Crisis en pareja y terapia psicológica. 644 299 079

Como sucede con cualquier tipo de agregación social, la pareja nace, crece (y a veces «muere») en un ciclo evolutivo que, dependiendo de la pareja en juego, puede avanzar rápidamente (raramente) o encontrar obstáculos y bloqueos.

El encuentro entre los dos miembros de la pareja conduce al nacimiento de una relación sentimental que puede seguir un camino lineal o tortuoso y que, en muchos casos, conduce a la formación de una familia.

Desde un punto de vista psicológico, la pareja y la familia son conceptos complejos. Mientras tanto, el matrimonio no es (o ya no es) la condición necesaria para dar una estructura psicológica a la familia. En cambio, adquiere un papel secundario con respecto al sentido de pertenencia y el intercambio de un proyecto de vida común.

Además, la formación de una pareja desde un punto de vista cultural adquiere significados, valores y expectativas que involucran no solo a las parejas sino también a las familias de origen, amigos y varios familiares. De hecho, uno de los problemas que frecuentemente genera conflictos en la pareja es la relación con sus respectivas familias de origen. Los suegros y los cónyuges demasiado intrusivos, incluso los hijos, la incapacidad de dividirse y definir su papel dentro de la nueva familia, son problemas críticos que conducen a roturas, a veces, incurables.

Tareas de la pareja


Una de las primeras tareas de los miembros es precisamente la de «pensar en uno mismo como pareja» y actuar en consecuencia, es decir:

– necesita separarse de la familia de origen, lo que no significa romper relaciones y lazos emocionales, sino delimitar una nueva frontera donde la nueva familia tendrá sus propias reglas, necesidades, planes y donde la familia de origen tendrá que aprender a respetar los espacios y la autonomía de la nueva familia formada;

– el compañero/a debe ser el único interlocutor para cualquier discusión sobre las reglas de la pareja y solo con ella será necesario negociar y definir estas reglas. Será importante, por lo tanto, mantener fuera de estas discusiones a aquellas familias de origen que deseen intervenir sobre los méritos y proporcionar consejos e indicaciones sobre cómo relacionarse con la otra pareja y tendrá que resistir la tentación (o hábito) de buscar el apoyo de los miembros de su familia en discusiones, incluso acaloradas, con su pareja;

– Es importante aceptar a la pareja como algo distinto de uno mismo: uno a menudo supone que uno quiere cambiar al otro o espera que el otro cambie de acuerdo con las expectativas de uno. Esto no significa que dentro de una relación de pareja sana y adecuada uno no pueda madurar y cambiar, pero ciertamente debe abandonar la idea completamente irracional de que: «Si él / ella realmente me amara, cambiaría para mí»; o: «¡Gracias a mi amor cambiará!».

– es necesario aprender métodos de comunicación correctos: los conflictos a menudo permanecen vivos y continuos debido a mecanismos de comunicación disfuncionales y agresivos. Es el caso de ese compañero que, para hacer que el otro se sienta culpable, se enfurruña durante días; o que, enfadado, usa tonos agresivos, insultos y sarcasmo; o, finalmente, eso no expresa clara y explícitamente sus solicitudes pensando y pretendiendo que: «¡Él / ella debe hacerlo espontáneamente de lo contrario si le pregunto que no tendría el mismo valor!»

Los problemas anteriores son comunes a todas las parejas: cuando la crisis se apodera de una pareja, todas las áreas de la vida en común se convierten en el pretexto para librar una guerra: opciones económicas, relaciones sexuales, crecimiento y educación de los niños, trabajo y elección del destino para las vacaciones. Las peleas. luego, se convierten en la manera de golpear al otro y lastimarlo. Los fenómenos de escalada se activan de modo que cada golpe (acción) del compañero corresponderá a otra (reacción) destinada a causar aún más daño. Los conflictos se radicalizan y la crisis se vuelve crónica: meses y, a veces, años de enfrentamientos vehementes terminan afectando la capacidad de la pareja para crecer y superar las dificultades.

¿Qué hacer?


En todas estas situaciones, lo que a menudo es insuperable es la fuerte resistencia de los miembros de la pareja a admitir sus responsabilidades y asumir la carga del cambio de primera mano. Por lo tanto, es útil responder algunas preguntas destinadas a cuestionar el modelo de culpa (es su culpa porque …):
– ¿Le estoy pidiendo que cambie su forma de ser?
– Si lo estoy haciendo, ¿qué estoy dispuesto a cambiar?
– ¿Lo estoy acusando / culpando?
– Si lo estoy haciendo, ¿estoy dispuesto a asumir la responsabilidad de haber contribuido, por mi parte, a esta situación?
¿Estamos dispuestos a estar uno al lado del otro para resolver problemas o queremos seguir enfrentándonos para mostrar quién tiene la razón?

¿Cómo resolver conflictos?

 

Cada relación de pareja necesita encontrar su propio equilibrio. Desde este punto de vista, el conflicto une todas las relaciones humanas y en sí mismo no es negativo ni peligroso. Si se aborda y maneja bien, representa un momento de crisis que puede ayudar a los miembros de la pareja a una mejor comprensión mutua y, por lo tanto, a la aceptación del otro.

Cuando esto no sucede y la pareja continúa culpándose mutuamente y se insultan mutuamente, es esencial contactar a un psicólogo para una consulta de pareja donde puedan aprender a resolver conflictos de manera constructiva. El asesoramiento en pareja (o terapia de pareja) se convierte así en ese contexto protegido donde puede observar cosas con diferentes ojos y puede cuestionar su visión de los problemas.

El objetivo será entonces asumir la responsabilidad de cambiar las cosas definiendo problemas juntos y, juntos, enfrentándolos y resolviéndolos.

 

Casaleiz Psicología

644 299 079

¿Me estás psicoanalizando? Casaleiz Psicología 644 299 079

«¿Pero me estás psicoanalizando ahora?» Contexto: restaurante, aunque puede suceder en diferentes contextos: en un viaje con amigos, en el bar con conocidos … en la vida personal, en definitiva.

«¿Me estás psicoanalizando?»

Esta pregunta viene al pelo, de alguien en la mesa que a veces tiene los ojos tensos y preocupados, a veces desafiante. Y esta es la única observación que realmente hago. Por lo demás … no, ¡no te estoy psicoanalizando!

¿Por qué no te estoy psicoanalizando?

Razón 1

En primer lugar, porque no me ocupo del psicoanálisis. El psicoanálisis es una forma muy específica de hacer psicología y no es lo que he elegido.

Culturalmente, sucede en varias áreas que palabras muy específicas se usan por error para indicar algo más general. Un ejemplo; Siempre he llamado Danone a los yougures. Dadone fue el nombre del primer producto creado con estas características y, en el discurso común de mi familia y las amistades de mi infancia, este nombre se ha mantenido y se ha generalizado a todos los yogures. Se encuentran derivaciones similares para la palabra Nutella para «crema de chocolate».

Por lo tanto, no todo es psicoanálisis.

Razón 2

Estamos en un restaurante y no estoy trabajando. Como si dijera, no estoy acostumbrado a trabajar horas extras y estoy disfrutando el momento en una restaurante contigo. No estoy pensando en términos de construcciones psicológicas, conexiones, coherencias e inconsistencias y, menos aún, de tecnicismos o diagnósticos. En ese momento estoy viviendo mi tiempo libre.

Estoy hablando contigo, sin trabajar.

Porque entiendo muy bien tu pregunta

Sin embargo, mientras lo haces, entiendo completamente tu pregunta y sospecha de que te estoy psicoanalizando.

Tienes una experiencia diaria de ti mismo y conoces aspectos íntimos y secretos de ti mismo a los que otros no tienen acceso. Algunas narrativas sociales han hecho circular la idea de que el psicólogo, mirándote y hablando contigo, descubrirá estos aspectos íntimos y secretos y la consecuencia es que un psicólogo en tu mesa tiene un aire sospechoso. Algunos quieren proteger su intimidad y tolerarán mal la presencia de un psicólogo en el grupo, otros sienten curiosidad por explorarlo y, por lo tanto, están felices de tener un experto en psique en la mesa.

En ambos casos, sin saberlo, encontrarse con una psicóloga espera que los secretos salgan a la luz. Si eres de la tribu de aquellos que quieren protegerlos para que no te vean, estarás a la defensiva; Si eres de la tribu de los curiosos, incluso puedes esperar un poco que el psicólogo te revele algo.

En ambos casos, puede surgir la pregunta: «¿Me estás psicoanalizando?». En el primer caso, habrá sido una cuestión recuperar el control y defenderse mejor, en el segundo, provocar las reflexiones del psicólogo.

Exposición y juicio

Se pillado en el acto es algo que incluso a los niños no les gusta mucho. Puedes imaginar, por lo tanto, cuán perturbadora es la creencia de que el psicólogo capta el acto cuando menos lo esperas, incluso en un restaurante. La exposición y el juicio no son agradables y creer que esto está sucediendo conduce a la autodefensa.

No es muy diferente de cenar con un peluquero y saber que llevas meses sin ponerte el tinte,tienes el pelo sucio o necesitas un corte de pelo. Tal vez te preguntes qué piensa el peluquero solo que, allí, la diferencia radica en el hecho de que ya conoces la solución para el cabello largo o sucio. En cambio, con respecto a los problemas emocionales, relacionales, de pensamiento y de comportamiento, uno se siente más vulnerable y menos preparado. Entonces, la posible opinión del psicólogo crea más asombro.

La buena noticia es que no hay exposición o juicio porque el psicólogo, mientras termina de masticar la ensalada, probablemente esté pensando en sus sabores o en lo buena que es . La excelente noticia es que el psicólogo está obligado a no juzgar de todos modos, incluso en la consulta. No es su trabajo.

Quieres conocerte en los aspectos más íntimos de ti mismo

Sin embargo, si tu pregunta proviene del deseo de saber más acerca de ti, puede explorar las partes de ti que despiertan curiosidad en el contexto correcto, con tu psicólogo. Cuando esté en un restaurante con tu amigo que es psicólogo disfruta el tiempo con él. Porque él está allí contigo como amigo,no como psicólogo.

Y, si aún no somos amigos y te gusta mi forma de trabajar, ¡puedes apoyarte en mí!
Puede solicitar información en: consulta@casaleizpsicologo.es

Perdón y Reconciliación.

Perdón y Reconciliación.

¿Qué no es perdón?

– Perdonar no significa olvidar, porque si olvidamos el error inmediatamente no habría necesidad de perdonar.

– Perdonar no es justificar porque esto implicaría decir que la acción que hemos sufrido es un acto legal por parte de quienes lo llevaron a cabo e incluso en este caso no habría necesidad de perdonar.

– Perdonar no significa cancelar el error inmediatamente y volver a la situación anterior, esto significaría cancelar por completo la acción de aquellos que nos causaron dolor y esto significaría decir que el perdón está dotado de una especie de poder mágico, pero no es así, con El perdón borra las consecuencias que conlleva el mal sufrido, como el resentimiento, el deseo de venganza, pero el dolor que se siente no puede ser cancelado.

¿Qué es el perdón?

Para perdonar, primero es necesario reconocer que usted ha sufrido una acción injusta o inmoral y está sujeto al libre albedrío de la persona que lo cometió.

El perdón es un acto unilateral que la víctima hace porque quiere liberarse de una relación con el culpable dominado por emociones negativas como el resentimiento y el odio, dándose la esperanza de poder curar las heridas infligidas injustamente por el culpable. Además, la persona ofendida al hacerlo también le da a quienes le causaron sufrimiento la oportunidad de liberarse de una imagen de sí mismo como una persona culpable, portador de una deuda con la víctima. Esto libera a ambas personas y es dentro de esta área de libertad que se puede abrir el camino hacia la «reconciliación».

Reconciliacion

Es importante tener en cuenta que puede haber perdón sin reconciliación y que este último es un proceso diádico que involucra tanto a la víctima como al culpable de primera mano.

De hecho, para que tenga lugar la reconciliación, es necesario que la víctima y el culpable estén motivados para reparar su relación mutua y que traduzcan sus intenciones en actos concretos, en comportamientos e intercambios, como para sanar la relación. La reconciliación establece el resultado de una serie de intercambios interactivos entre el individuo ofendido y la persona responsable del acto, a través del cual los dos llegan a recomponer, gracias a un esfuerzo conjunto, su relación mutua.

 

Casaleiz Psicología

Don Cristian 19,4º B

644 299 079

El humor la mejor vacuna para el miedo

El humor la mejor vacuna para el miedo

Ansiedad, aprensión y miedo: la psicosis por coronavirus está arrasando España. Estar constantemente informado es sinónimo de inteligencia y cultura personal, pero a menudo puede crear una dosis de estrés más alta que la que nuestro cuerpo puede eliminar.

Por lo tanto, la ironía viene al rescate, la única arma disponible para la defensa psicológica capaz de dejar de lado la negatividad para dejar espacio a algunas sonrisas, viendo la situación desde una perspectiva cómica. En la web y redes sociales los memes de humor se están haciendo virales (un fotomontaje, un video, una frase). Algunos de ellos son muy ingeniosos y realmente hacen que rebajemos nuestro nivel de estrés con las risas que provocan.

Unos de los mejores memes ha sido el del papel higiénico. Producto que se ha convertido en un artículo de lujo y que los ciudadanos aprecian  más que a una buena pata de jamón.  Reíros y seguid riendo, porque el humor es la mejor vacuna para el miedo.

Carlos Casaleiz

Psicólogo

644 299 079

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible