¿Existe la pareja perfecta? 644 299 079

¿Pareja perfecta o amor maduro?

Desde pequeños estábamos acostumbrados a creer en el príncipe azul: estábamos acostumbrados a ver el amor como nuestro salvavidas. Hoy la mayoría de nosotros tenemos una idea muy específica del amor, que se considera el centro de nuestra vida.

Esto no está mal: está mal creer que una pareja debe ser perfecta para ser feliz.

Está mal creer que hay una persona perfecta para nosotros.

La perfección no existe cuando se trata de personas y sentimientos.

Para el éxito de una relación de pareja no se debe esperar la perfección del otro y un idilio para siempre, pero el compromiso, la responsabilidad, el «sacrificio» y la adaptación son fundamentales.

 

¿Qué nos atrae?

En general, se cree que para estar juntos tenemos que ser iguales, pero no siempre funciona así. Muchas veces nos atraen personas totalmente diferentes a nosotros y no es de extrañar: la persona indicada para nosotros no es nuestra fotocopia, la que siempre nos hace tomar las mejores decisiones; la persona adecuada para nosotros es en realidad la que nos ayuda a desafiar nuestros límites siendo diferentes a nosotros.

Si lo pensamos bien, estar junto a una persona similar a nosotros no ayudaría a hacer grandes cambios en nuestra vida, estar en cambio con una persona diferente puede llevarnos a enfrentarnos a situaciones diferentes: es precisamente el caso de decir que los opuestos muchas veces se atraen y esto puede suceder no solo porque nos atrae la idea de tener una relación con una persona diferente a nosotros, sino también porque nos atrae el riesgo y la curiosidad por descubrir cosas nuevas y, cuando nuestro cerebro advierte de situaciones de riesgo, no puede que sentirse atraído por ella, desatando una gran pasión.

¿Existe la pareja perfecta?

La pareja perfecta no existe; Sin embargo, existen parejas maduras que se caracterizan por un amor sano, estable, en el que el compromiso y la empatía están presentes. Por otro lado, para crecer, el amor necesita precisamente esto: un compromiso constante que debe ir acompañado de cuidado y atención.

Como todos sabemos, en un primer momento la pareja pasa por la fase de enamoramiento en la que prima el aspecto físico y las sensaciones corporales y sexuales. Sin embargo, a medida que avanza, otras cosas y dinámicas también adquieren valor.

Nos damos cuenta de que para estar con una persona es necesario salir de la perspectiva del ego para entrar en la de nosotros.

De lo contrario, ¿por qué estamos hablando de parejas?

Evidentemente es fundamental poder mantener un equilibrio entre lo que son tus espacios individuales y los comunes, sin olvidar que la pareja no tiene que resolver nuestros problemas, sino compartir nuestras batallas y experiencias personales con nosotros.

¿Cuándo madura una relación?

En este punto es necesario destacar los ingredientes que pueden ayudarnos a tener una relación sana y madura.

En primer lugar, solo puede haber aceptación: hablar de esto significa precisamente afirmar que la perfección no existe. La aceptación, de hecho, presupone aceptar al otro con sus limitaciones y defectos: sólo así podemos estar cómodos con otra persona: aceptándolo y sintiéndonos aceptados.

Otro ingrediente importante sólo puede ser el respeto: un respeto que, sin embargo, debe ser mutuo y que debe basarse en una sólida estima por el otro: sólo estimando y respetando al otro podemos asegurar que nuestra relación de amor crecer más y más fuerte.

Solo respetando los valores del otro, sus características, podemos crecer juntos, sin anular a los que nos rodean.

En la base de todo esto debe haber una comunicación efectiva y empática: por supuesto, en las parejas es legítimo tener peleas, insatisfacciones, pero si todo se maneja a través de una comunicación efectiva, solo se puede fortalecer la relación.

Si los conflictos se gestionan a través de la escucha activa, poniéndose en la piel del otro, la relación solo puede beneficiarse de ellos: por tanto, no se necesitan críticas ni resentimientos: hay que saber hablar entre ellos, pero sobre todo saber escucharse.

Ser cómplices: esto tampoco puede y no debe faltar: la complicidad en la pareja es fundamental.

En una relación es importante que los dos individuos puedan compartir emociones positivas y negativas, sabiendo que pueden contar el uno con el otro no solo en los momentos felices, sino también en los oscuros. La complicidad, para ser considerada como tal, debe incluir ingredientes como apoyo, comprensión y consideración del otro.

Pero sobre todo compartir: una pareja madura también debe saber compartir, vivir actividades, situaciones juntos: todo esto solo puede permitirles conocerse mejor y sobre todo dar nuevos insumos y estímulos a la propia relación.

Creatividad, vida y energía: sí, porque una pareja también necesita esto para ser madura y feliz.

No perfecto, pero si satisfechos.

 

Casaleiz Psicología

Viaje a la emoción del miedo. Casaleiz Psicólogo Málaga

Otra emoción fundamental con valor adaptativo es el miedo. Esta emoción advierte a la persona de un posible peligro para que pueda enfrentarlo o huir como reacción.

También fisiológicamente, el cuerpo asume una posición más alerta y atenta gracias al aumento de la frecuencia cardíaca, la respiración, la liberación de adrenalina, oxitocina (amor y miedo) y cortisol (estrés).

Hoy el problema relacionado con las experiencias de miedo se refiere a cuando estos se manifiestan de forma aparentemente descontextualizada, exagerada o sin una razón lógica: por ejemplo lo que ocurre en las fobias.

Aquí, en estos casos, el miedo ya no es un recurso adaptativo amistoso, sino que se vuelve disfuncional. Un verdadero obstáculo para nuestras oportunidades de vida en el mundo al afectar todas las áreas de nuestra vida, desde las relaciones hasta el trabajo.

Además del escape / ataque, existen otras modalidades relacionadas con el miedo en la naturaleza:

  • congelación (inmovilidad física mientras piensa en una estrategia para salvarse del peligro)
  • fingir estar muerto.

En el mundo actual, los equivalentes de estas dos modalidades se pueden encontrar en las vivencias de eventos traumáticos (abuso, violencia, guerras).

El miedo suele estar relacionado con un peligro real y se diferencia de la ansiedad en que esta última está vinculada a pronósticos negativos sobre eventos importantes o experimentados como peligrosos (por ejemplo, realizar un examen en la Universidad).

Del miedo a la fobia

El miedo se convierte en fobia cuando existe un miedo exagerado a un evento que en realidad no representa un peligro real. Por ejemplo, la melisofobia o el miedo a las abejas no representa un peligro real si no eres alérgico y si hay una sola abeja, ¡pero ciertamente la situación cambia si eres alérgico y si terminas dentro de una colmena!

El factor discriminatorio entre miedo y fobia radica precisamente en esto: la evitación de lo que asusta hasta el punto de limitar la vida sin que exista un peligro real.

Hay muchas fobias y miedos desproporcionados y desmotivados y para superarlos es importante hablar de ellos con un psicólogo . Sobre todo porque, en algunos casos, esconden correlaciones con hechos traumáticos pasados ​​y en otras situaciones reemplazan otras ansiedades con raíces mucho más profundas.

Sin embargo, no olvidemos que una cierta cantidad de miedo en la vida cotidiana es saludable y podemos aceptarlo para convertirlo en un recurso amigable.

Si necesita ayuda, no dude en ponerse en contacto conmigo.

 

Casaleiz Psicología

Relaciones 2.0: entre la búsqueda y el escape de los lazos emocionales

«… Afirman que su deseo, propósito, sueño o pasión es» establecer relaciones «pero, de hecho, tal vez no les interese principalmente cómo evitar que sus relaciones se condensen y coagulen». Esta cita de «Liquid Love» de Bauman introduce una serie de reflexiones que serán el tema de esta contribución.
Un fenómeno psicológico y social, muy evidente hoy en día, que podría identificarse en la búsqueda espasmódica de una relación. Esta relación se fantasea como la «solución» que puede satisfacer los diferentes deseos de la persona y que de alguna manera completa el cuadro de vida, conformado por objetivos y tareas sociales a los que todos deben responder diariamente. Las relaciones, sin embargo, se encuentran en un nuevo contexto de transformación, en el que entran en juego cada vez más los métodos virtuales de comunicación y encuentro entre sí.

¿Cómo han cambiado los lazos con el tiempo?

El uso de las redes sociales permite a las personas conectarse entre sí sin crear vínculos duraderos, ya que todos parecen caracterizarse por una cierta inestabilidad. Esto último refleja la inestabilidad emocional y psicológica de las personas, que por un lado buscan la cercanía y el contacto «real» con el otro, por otro lado, se asustan por el compromiso y la necesidad de elegir entre las diferentes alternativas. Una vez que se toma una decisión para establecer un vínculo de amor, la posibilidad de vivir otras relaciones se excluye automáticamente.
Erich Fromm, en su obra «El arte de amar», explica que «la satisfacción en el amor individual no se puede lograr sin la capacidad de amar al prójimo con humildad, fe y coraje», pero esto es bastante difícil. en «una cultura en la que estas cualidades son raras, la adquisición de la capacidad de amar está condenada a seguir siendo un éxito excepcional». El amor, por tanto, según esta lectura, expondría al riesgo, a la fragilidad ya la necesidad de valentía, ya que elegir amar significaría en cierto sentido «dar un salto en la oscuridad».

Parecería que en la sociedad actual la lógica del consumismo, del deseo ilimitado de poseer, son aspectos que caracterizan no solo la realidad material sino, en ocasiones, también la afectiva.

En realidad, el deseo requiere tratamientos prolongados, la posibilidad de comprometer, a veces incluso de una forma dolorosa, requiere, además, posponer su satisfacción. Esta característica choca con una realidad a menudo caracterizada por la velocidad y la aceleración, en la que se prefiere la gratificación inmediata y el escape de las emociones negativas, visto como una carga para ser liberado rápidamente.
Las redes sociales, así como las formas de comunicación presentes en la actualidad, permiten precisamente esta rapidez en las relaciones humanas y la presencia constante del otro, con quien se puede «contactar» en cualquier momento a voluntad y para satisfacer sus necesidades. Esta «proximidad virtual» ha ido sustituyendo paulatinamente al compromiso real en la relación, lo que produce una mayor presión y constancia en el enfrentamiento cara a cara.
Suele suceder que para terminar una conversación o incluso un vínculo emocional, basta con pulsar un botón, cancelar y cerrar los contactos sin ninguna implicación, casi asépticamente.
Esta posibilidad permite a las personas autoexcluirse y protegerse del impacto negativo de sus elecciones y sus consecuencias, separándose emocionalmente y reingresando a la velocidad del rayo en otra «charla», en otra dimensión interpersonal que prefigura un mecanismo bulímico, en que, sin embargo, termina teniendo el mismo «sabor».

¿Cuáles son las repercusiones de estas experiencias interpersonales en la psique de la persona?

En la nueva sociedad contemporánea surge la necesidad de una escucha profunda y competente, de personas capaces de reconocer las potencialidades internas de cada uno.
Las relaciones sociales tienen un profundo significado psicológico personal: así como el individuo influye en el mundo externo en el que vive, el entorno influye en nuestro mundo interno a través de un intercambio profundo, donde la relación adquiere un valor inestimable. La capacidad de entablar una relación con el otro se puede definir como una habilidad indispensable para enfrentar nuevos contextos caracterizados por desafíos e inseguridades sociales cada vez mayores.

Los aspectos relacionales están estrictamente interconectados con el bienestar psicológico según lo declarado por varios estudios en los últimos años. De hecho, es más probable que las personas se sientan positivas cuando están en compañía (Berscheid & Reis, 1998) y la sensación de bienestar aumenta cuando se experimenta cierto grado de cercanía e intimidad con las personas (Diener, 1984). Además, la percepción de poder recibir apoyo social de la red que rodea a cada uno está vinculada a una mayor posibilidad de experimentar emociones positivas (Kawachi y Berkman, 2001).

Por el contrario, las personas tienden a experimentar emociones negativas cuando están solas (Diener, 1984) y los estudios han demostrado que la ausencia de contactos significativos podría inducir sentimientos de soledad, conduciendo a la depresión en los casos más graves . Finalmente, los lazos emocionales también contribuirían al bienestar de las personas, en la comparación entre personas solteras y personas que viven en una relación satisfactoria (Easterline, 2003),
Más allá de estos datos, siempre es necesario enfatizar las vivencias subjetivas de la persona y la posibilidad de crear el propio equilibrio. De hecho, muchos factores convergen en la creación de bienestar psicológico, entre ellos el cuidado de los aspectos relacionales que difieren en el sentimiento de cada persona en función de las vivencias personales y sus características.
En este sentido, la escucha y la empatía pueden ser dos habilidades de gran utilidad que se deben «entrenar» constantemente en todos los contextos, para hacerlas cada vez más efectivas y enriquecidas de significado.

 

Carlos Casaleiz

Psicólogo

¿Me estás psicoanalizando? Casaleiz Psicología 644 299 079

«¿Pero me estás psicoanalizando ahora?» Contexto: restaurante, aunque puede suceder en diferentes contextos: en un viaje con amigos, en el bar con conocidos … en la vida personal, en definitiva.

«¿Me estás psicoanalizando?»

Esta pregunta viene al pelo, de alguien en la mesa que a veces tiene los ojos tensos y preocupados, a veces desafiante. Y esta es la única observación que realmente hago. Por lo demás … no, ¡no te estoy psicoanalizando!

¿Por qué no te estoy psicoanalizando?

Razón 1

En primer lugar, porque no me ocupo del psicoanálisis. El psicoanálisis es una forma muy específica de hacer psicología y no es lo que he elegido.

Culturalmente, sucede en varias áreas que palabras muy específicas se usan por error para indicar algo más general. Un ejemplo; Siempre he llamado Danone a los yougures. Dadone fue el nombre del primer producto creado con estas características y, en el discurso común de mi familia y las amistades de mi infancia, este nombre se ha mantenido y se ha generalizado a todos los yogures. Se encuentran derivaciones similares para la palabra Nutella para «crema de chocolate».

Por lo tanto, no todo es psicoanálisis.

Razón 2

Estamos en un restaurante y no estoy trabajando. Como si dijera, no estoy acostumbrado a trabajar horas extras y estoy disfrutando el momento en una restaurante contigo. No estoy pensando en términos de construcciones psicológicas, conexiones, coherencias e inconsistencias y, menos aún, de tecnicismos o diagnósticos. En ese momento estoy viviendo mi tiempo libre.

Estoy hablando contigo, sin trabajar.

Porque entiendo muy bien tu pregunta

Sin embargo, mientras lo haces, entiendo completamente tu pregunta y sospecha de que te estoy psicoanalizando.

Tienes una experiencia diaria de ti mismo y conoces aspectos íntimos y secretos de ti mismo a los que otros no tienen acceso. Algunas narrativas sociales han hecho circular la idea de que el psicólogo, mirándote y hablando contigo, descubrirá estos aspectos íntimos y secretos y la consecuencia es que un psicólogo en tu mesa tiene un aire sospechoso. Algunos quieren proteger su intimidad y tolerarán mal la presencia de un psicólogo en el grupo, otros sienten curiosidad por explorarlo y, por lo tanto, están felices de tener un experto en psique en la mesa.

En ambos casos, sin saberlo, encontrarse con una psicóloga espera que los secretos salgan a la luz. Si eres de la tribu de aquellos que quieren protegerlos para que no te vean, estarás a la defensiva; Si eres de la tribu de los curiosos, incluso puedes esperar un poco que el psicólogo te revele algo.

En ambos casos, puede surgir la pregunta: «¿Me estás psicoanalizando?». En el primer caso, habrá sido una cuestión recuperar el control y defenderse mejor, en el segundo, provocar las reflexiones del psicólogo.

Exposición y juicio

Se pillado en el acto es algo que incluso a los niños no les gusta mucho. Puedes imaginar, por lo tanto, cuán perturbadora es la creencia de que el psicólogo capta el acto cuando menos lo esperas, incluso en un restaurante. La exposición y el juicio no son agradables y creer que esto está sucediendo conduce a la autodefensa.

No es muy diferente de cenar con un peluquero y saber que llevas meses sin ponerte el tinte,tienes el pelo sucio o necesitas un corte de pelo. Tal vez te preguntes qué piensa el peluquero solo que, allí, la diferencia radica en el hecho de que ya conoces la solución para el cabello largo o sucio. En cambio, con respecto a los problemas emocionales, relacionales, de pensamiento y de comportamiento, uno se siente más vulnerable y menos preparado. Entonces, la posible opinión del psicólogo crea más asombro.

La buena noticia es que no hay exposición o juicio porque el psicólogo, mientras termina de masticar la ensalada, probablemente esté pensando en sus sabores o en lo buena que es . La excelente noticia es que el psicólogo está obligado a no juzgar de todos modos, incluso en la consulta. No es su trabajo.

Quieres conocerte en los aspectos más íntimos de ti mismo

Sin embargo, si tu pregunta proviene del deseo de saber más acerca de ti, puede explorar las partes de ti que despiertan curiosidad en el contexto correcto, con tu psicólogo. Cuando esté en un restaurante con tu amigo que es psicólogo disfruta el tiempo con él. Porque él está allí contigo como amigo,no como psicólogo.

Y, si aún no somos amigos y te gusta mi forma de trabajar, ¡puedes apoyarte en mí!
Puede solicitar información en: consulta@casaleizpsicologo.es

Si no cambias estás destinado a desaparecer. Casaleiz Psicología 644 299 079

Si no cambias estás destinado a desaparecer. Casaleiz Psicología 644 299 079

Si tuvieras la posibilidad de pedir un deseo, un solo deseo para cambiar un aspecto de su vida que no va como a ti te gustaría, ¿Qué cambiarías?

¿El trabajo?, ¿La pareja? ¿Los compañeros de trabajo? ¿Algo de tu propio cuerpo? ¿Quizás perder unos kilos? ¿Quizás ganarlos? ¿Aumentar tu cuenta corriente? Etc.

A lo largo de mi vida me he hecho muchísimas veces esta pregunta, pero las respuestas han ido cambiando, dependiendo de la etapa de mi vida.

Cuando era pequeño, era tener los privilegios de los mayores, en la etapa del instituto, me hubiera gustado ser mas popular y gustarle a las chicas, terminando la universidad, me hubiera gustado trabajar rápidamente para no encontrarme con la dificultad del acceso al mercado de trabajo, por todo ello, como veis, me he pasado la primera parte de mi vida, luchando para cambiar todo aquello que no me iba bien, desde mis deseos a mis características interpersonales, e incluso quería cambiar los problemas macroeconómicos.

Cuando comencé a trabajar como psicólogo, me di cuenta que la gente para conseguir un cambio, utilizan tres estrategias. Estas estrategias se utilizan muy sutilmente y en dosis pequeñas e incluso pueden aportar, a veces, algunos beneficios, parecen como si fueran las tres únicas cartas con las que podemos jugar cuando tenemos un problema. Pero también me di cuenta, que aparte de no resolver nada, mantienen y agudizan el problema.

La primera de las estrategias es lamentarse. Nos quejamos por todo, que hay crisis, que no hay trabajo, que si el gobierno, que el vecino, que si hace calor, que si hace frio, que si hay tráfico, que si nosotros lo hubiéramos hecho de otra manera, etc.

Conozco mucha gente que cae en la trampa de la queja, el problema es que, si le concedes mucho espacio mental a la queja, ésta te paraliza y se derrama como una mancha de tinta en tu camisa. “Me acuerdo de una clienta que se quejaba por todo, que no tenia trabajo, que no tenia amigos, que sus padres no la entendían, etc.” La queja se había instalado en su cotidianidad, como veis lamentarse, para todos nosotros es una gran tentación, porque con un pequeño esfuerzo podemos obtener grandes resultados. Asumir el rol de la víctima, que la escuchan, que la reconfortan, que la ayudan tiene un refuerzo secundario y esto a veces, gusta, pero tened en cuenta que podéis lamentaros, de día o de noche, gritando o con voz suave, sólo o con amigos, podéis lamentaros con o sin razón. Todos tenemos razones para lamentarnos de la manera que sea, pero lo cierto es, que todo esfuerzo que realices para lamentarte difícilmente cualquier cosa alrededor tuyo cambiará, de hecho, estaremos sesgados a ver únicamente aquello que nos fastidia, aquello que no va bien. Si la estrategia que utilizas cuando las cosas no van como te gustaría, es la queja, presupones que la solución vendrá dada de una persona “B” que vendrá a salvarte la piel, si es así “suerte”.

Segunda estrategia. Otra estrategia cuando las cosas no van bien es la de imponer nuestros deseos, en la base de esta estrategia hay un factor cultural que presupone que, si algo no va bien, es suficiente con cambiarlo, podemos manipular a nuestro gusto todo aquello que nos rodea: Ejemplo, ¿no te gusta tu nariz? Voy al cirujano. ¿Te sientes decaído? Para que seguir con el sufrimiento, te tomas una pastillita y lo resolvemos fácil. ¿Tu marido te molesta? Divorciarte. ¿Tu hijo no te hace caso? Pégale. ¿Si alguien de la familia no está bien? Mándalo al psicólogo, para eso lo estudié para intentar encajar todas vuestras exigencias.

Internamente esta estrategia emerge de una manera importante en las relaciones de pareja: Me acuerdo en una sesión de pareja, en la que cada uno, según uno mismo, tendrá que cambiar la pareja para resolver su futuro:

-El: Eres tú la que no me entiende, parece que hablo en chino.

-Ella: No eres tú el que no entiende nada de lo que te pido, siempre vas a tu aire.

-El: Eres tú la que no te das cuenta de todo lo que hago por ti.

-Ella: No, eres tú el que no sabes escuchar.

Y así podíamos estar hasta el infinito, pero si te das cuenta, las frases siempre empiezan por la misma palabra “TU”, porque tenemos que demostrar encarecidamente las carencias de la otra persona. Tenemos que demostrarle los problemas que tiene para restituir la felicidad que nos ha secuestrado. Pero la verdad es, que, con este tipo de verbalización, con este tipo de comunicación, aunque la mayoría de las veces creamos que van a solucionar el problema, difícilmente consigamos cambiar algo importante en la relación, es decir, aquello que no va bien en la relación, porque en vez, de quitar los nudos que hay en la base de la relación, tendemos a ser cada vez mas rígidos y a tirar cada vez mas de nuestra cuerda.

Si la estrategia que utilizas cuando las cosas no van bien, es la de imponer tus deseos y esperar que los demás se modifiquen por las consecuencias, piénsalo un par de veces antes, tendrás una vida de resistencia y hostilidad.

Tercera estrategia: Cuando las cosas no van de la forma que queremos, una de las estrategias es, simular que no existe, como una avestruz que mete la cabeza en la tierra, en la base de esta estrategia está el temor de afrontar las propias necesidades, y en vez de afrontarlas, las apagamos, la apagamos por el bien común, y así nunca nos posicionaremos, por tanto no conseguiremos nunca definir nuestra propia identidad, y viviremos a merced de las necesidades de los demás. Me acuerdo de un niño de padres separados, que intentaba contentar a ambos progenitores, evitando trasladar sus necesidades. La relación con los padres era buena, pero a costa de nunca decir NO, y de no mostrar sus necesidades personales. De esta manera, entendía que será aceptado por los dos. Si la estrategia que utilizas cuando las cosas no van bien, es la de apagar tus necesidades, antes o después, tu cuerpo empezará a hablar por ti, y en lugar de contentar a todo el mundo, comenzaras a descontentar a todos.

Lamentarse, imponer el propio deseo o simular que no existen, son tres estrategias que no cambian absolutamente nada.

El único secreto para cambiar a los demás es cambiar uno mismo, si cambio yo, los demás se verán obligados a adecuarse al nuevo cambio, a modificarse. Porque las cosas no cambian, somos nosotros los que cambiamos. El primer cambio que tenemos que hacer va en la dirección que elegimos. Elige tú como causa de las cosas que no van bien, que no van como te gustaría. Si me digo, no encuentro trabajo por culpa de la crisis, ¿Qué tengo que hacer? Nada. Sin embargo, si me digo, ¿Qué puedo mejorar? Puede haber un margen de cambio. Cambio de mejora en la situación. Se te abrirán muchas puertas delante tuya, ya que comienzas a asumir tu propia responsabilidad, por ejemplo, haciendo cursos, aprendiendo idiomas, buscando otras ofertas de trabajo, etc. Puedes trabajar sobre ti para convertirte en único, porque recuerda, la vida es para quien la hace, quien no la hace, la sufre. Si en una relación de pareja, le digo al otro que el problema es suyo, lo estoy alejando, sin embargo, si la solución parte de ti, la situación cambiará. Y la pregunta sería, ¿Qué puedo hacer yo para mejorar su día a día? ¿Qué puedo hacer yo para mejorar la relación? Ahora las cosas cambiaran, pero no por casualidad, si no porque eres tú quien las has cambiado. Primero, ibas en busca de sus deficiencias, y ahora buscas sus necesidades, para después forzarte a cubrir estas necesidades. Se crea un espacio mental en el que cada uno cuida del otro, en vez de hacer la guerra.

¿Qué decides tú?

Carlos Casaleiz.

Psicólogo.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible