Emociones y redes sociales. Psicólogo Málaga Centro Te Motivan

 

Un estudio reciente realizado por Murphy Research, comisionado por la red social Snapchat, mostraría cómo el uso de Twitter causaría ansiedad y depresión, a diferencia de Snapchat que funcionaría bien.

Felicidad y redes sociales.

El objetivo del estudio fue comprender el impacto que las plataformas de compartir de nuestra vida privada tienen en nosotros los usuarios. De hecho, el estudio preguntó qué emociones sentían los participantes mientras se usaban las diferentes redes sociales. Aquellos en los que se ven o crean videos, como Snapchat, pero también Instagram y YouTube, harían que los usuarios se sientan más satisfechos que Facebook y Twitter: abrumados, culpables, aislados y solitarios.

La investigación, llevada a cabo en aproximadamente 1000 sujetos entre las edades de 13 y 44 años, mostraría que nuestro uso de las aplicaciones y las redes sociales no es accidental, porque tal vez en ese momento no tengamos una mejor manera de hacerlo y nos aburramos (incluso el aburrimiento, de todos modos es una emoción), pero debido a que nos guiamos por una razón específica, de la cual quizás no estamos enteramente conscientes, la de regular nuestras emociones.

Obviamente, el hecho de que el estudio fue encargado por una red social interesada, con razón, para convencernos de que pasar el mayor tiempo posible con nuestro móvil es bueno y correcto, nos pone en alerta con respecto a la bondad de estos resultados. Sin embargo, el estudio ofrece un interesante punto de partida para la reflexión.

Las emociones mueven el mundo, el nuestro.

Ajustar nuestras emociones es el motor de nuestra vida. Cualquier acción o gesto, aunque sea mínimo, tiene este propósito. Básicamente, lo que queremos es sentirnos bien y ser felices, especialmente en el momento presente, no mañana o dentro de diez años. Queremos sentirnos así hoy. Tratamos de organizar nuestras vidas, en consecuencia, para probar emociones positivas con la mayor frecuencia posible.

Para dar algunos ejemplos, es por esta razón que probablemente hacemos compras incluso cuando no deberíamos o no las necesitamos. Esta es la razón por la que pasamos la tarde jugando videojuegos, en lugar de estudiar lo que se espera de nosotros. Porque a corto plazo estamos bien y felices. Poco importa si nos sentimos ansiosos por nuestra cuenta en rojo o por qué tenemos un examen al día siguiente. De hecho, una perspectiva de regulación emocional, para evitar esa ansiedad, pasaríamos el resto del mes ahorrando dinero y el resto de la semana estudiando.

Usa las redes sociales conscientemente.

Las redes sociales están construidas para provocar emociones agradables en todos nosotros. Pensemos en “me gusta” o el emoticono representado por el pequeño corazón, es una gratificación. Una recompensa que recibimos por nuestras imágenes, nuestros pensamientos, nuestras acciones. Cuanto mayor es el número de “me gusta”, más nos sentimos recompensados. Cuanto más nos sentimos recompensados, más sentimos la necesidad. Este esquema también es el que da lugar a cualquier dependencia, de modo que al final lo que hacemos ya no se guía por el placer, sino por la necesidad de que ese placer se dispare dentro de nosotros.

Por estas razones, un estudio de este tipo también es interesante para nosotros los usuarios. Nos da la oportunidad de reflexionar sobre por qué las redes sociales son tan importantes para nosotros y si realmente debieran de serlo. Está claro que ejerce en última instancia una falsa ilusión de recompensa. Porque al final siempre vale la pena decir: mejor un huevo hoy que una gallina mañana.

¿O no?

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

 

Iniciar una psicoterapia. 10 miedos por los que no acudes al psicólogo y cómo superarlos.

 

¿Cuáles son los prejuicios, estereotipos y temores sobre los psicólogos y la psicoterapia? Vamos a descubrirlo juntos.

 

Los problemas, los prejuicios y las ideas erróneas sobre acudir al psicólogo nos impiden pedir ayuda y resolver nuestros problemas de manera eficaz y rápida.

 

PREJUICIOS ACERCA DE LA PSICOLOGÍA

Una de las preguntas que formulo en la primera entrevista es siempre: “¿Qué crees que puedo hacer por ti?” Luego sigue: “¿Tienes alguna idea de cómo funciona la psicoterapia?” Cuando comenzamos algo nuevo, generalmente ya tenemos una idea de lo que será, una expectativa. Incluso si la situación es nueva, es posible que tal vez ya hayamos oído hablar de ella, la hayamos leído, la hayamos visto en la televisión.

Para mí, como profesional, es importante saber cuáles son las llamadas “teorías ingenuas” sobre la terapia, porque si no se las trata de manera efectiva, pueden crear problemas a lo largo del camino.

Cuando una idea no se basa en cierto conocimiento o experiencia directa, ya sea positiva o negativa, es un prejuicio. Los prejuicios son muy útiles porque nos ahorran tiempo, no requieren un análisis exhaustivo y sirven para protegernos de lo “nuevo” o “diferente” y, por lo tanto, son potencialmente amenazantes. Ninguno de nosotros es inmune. Todos tenemos nuestros prejuicios sobre cosas que no hemos experimentado y no sabemos.

A partir de esta premisa, es importante entender cómo superar estos prejuicios, para evitar que el intento de protección no termine convirtiéndose en una jaula. El primer paso es entender qué origen tiene un prejuicio específico.

Los prejuicios sobre cómo funciona la psicoterapia o, en general, sobre los psicólogos y sobre las enfermedades mentales, surgen del hecho de que siempre ha habido un estigma o una discriminación basada en el prejuicio, en comparación con los “locos”.

Las personas que tenían un problema psicológico, una enfermedad mental o simplemente comportamientos y actitudes consideradas excéntricas con el tiempo han sido rechazadas, aisladas y excluidas de la sociedad. Comprensible, por lo tanto, nadie quiere ser asociado a esta categoría!

LOS MIEDOS MAS POPULARES DEL PSICÓLOGO

1 – “El psicólogo es demasiado caro”

Érase una vez, cuando el único tipo de terapia era el psicoanálisis de Freud o Jung, era sin duda una cura reservada para personas muy ricas. El psicoanálisis tenía una frecuencia al menos tres sesiones por semana durante un tiempo que podría durar muchos años. Ahora hay varias pautas “breves” diseñadas para períodos de tiempo bien definidos, con una reunión a la semana y a precios bastante asequibles.

Ciertamente no es gratis. La remuneración de un psicólogo se refiere al servicio que se ofrece a la persona que solicita ayuda. Este servicio se basa en habilidades y profesionalismo que demoran años en desarrollarse y que siempre deben actualizarse, pero también en un espacio físico y mental reservado.

Se debe considerar entonces, que tener un problema  psicológico implica un costo para la persona. Puede ser económico; Pensemos en la ansiedad y la depresión que nos impiden trabajar. En otros casos, puede haber comportamientos específicos como ir de compras, comer en exceso o el juego compulsivo. Finalmente, siempre hay un costo relacional mental, emocional y, en muchos casos, incluso mayor.

Mirándolo desde esta perspectiva, la psicoterapia es una inversión que a largo plazo ahorra dinero y es útil a lo largo de nuestras vidas.

2 – “No puedo entender mi problema”

A menudo pensamos que lo que nos sucede solo puede ser comprendido por quienes lo han vivido. O quizás creemos que somos los únicos que tenemos ese problema. Especialmente cuando sufrimos, es común sentir que somos mal entendidos.

Un psicoterapeuta, gracias a su experiencia y los estudios que ha realizado y continúa realizando, es un experto en sufrimiento mental en un sentido general. A partir de esta premisa, se encuentra trabajando con la persona que pide ayuda y que se considera experta en el conocimiento específico de sí misma.

Juntos tendrán la tarea de aclarar el problema para encontrar una solución y resolverla si es posible, o aprender a manejar el problema, si realizar un cambio no es una opción viable.

3 – “Es solo para los locos”

Esta idea tan extendida deriva de la falta de conocimiento de la historia de cómo se desarrollaron las diferentes profesiones de los expertos en salud mental. Las teorías y técnicas de ayuda en el sufrimiento tienen poco o nada en común con los métodos que se utilizaron hasta hace 60 años. Sin embargo, incluso hoy en día, muchos creen que, por un lado, están los enfermos mentales, desequilibrados y peligrosos “estar encerrados” y, por otro lado, están los saludables, y todos los demás.

Por otro lado, alguien que se da cuenta de que tiene un sufrimiento psicológico es alguien que ha desarrollado una conciencia importante sobre sí mismo, sobre lo que está mal y sobre sus límites en su capacidad para ayudarse a sí mismo. Y, como si se tratara de una pregunta relacionada con la salud física, identificó al experto capaz de resolver el problema.

No sé que es la locura pero podría estar muy cerca del siguiente concepto. Para mí la locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.

4 – “Manipulará mis pensamientos”

A veces, el temor de ir a un psicólogo es que, además de poder leer los pensamientos más íntimos y secretos, también puede manipularlos y anular la voluntad de una persona, lo que hace que actúen como lo considere más correcto.

Es importante disipar este prejuicio. La única persona que puede conocer íntimamente a una persona es la persona misma. Lo que sucede en la psicoterapia es que aquellos que solicitan ayuda eligen, con total libertad y en la medida en que lo consideren más apropiado, confiar y compartir una parte muy íntima de sí mismos, con el objetivo de restaurar su propio bienestar. La terapia solo funciona de esta manera.

5 – “Me juzgará negativamente”

Muy a menudo las personas dejan de comenzar una psicoterapia porque, aunque sienten la necesidad, creen que el psicólogo las juzgará mal y condenará su comportamiento.

En realidad, aquellos que temen el juicio de los demás a menudo se sienten avergonzados de decir pensamientos y comportamientos que se juzgan íntimamente como incorrectos. En este caso, el trabajo en terapia consistirá en la aceptación de partes de uno mismo percibidas como “incómodas”.

El foco de atención en la terapia nunca es moral. La pregunta que el cliente y el terapeuta se preguntan constantemente es si los pensamientos, las emociones y los comportamientos que se llevan al examen son “funcionales”, en otras palabras, ventajosos para la persona. Si la respuesta es negativa, buscamos juntos formas de ver desde perspectivas más ventajosas.

Estos son los cinco primeros de diez preocupaciones generalizadas entre los clientes. Nos vemos la próxima semana para averiguar qué otros prejuicios existen alrededor de los psicólogos.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

DISTORSIONES COGNITIVAS: QUÉ SON, QUÉ CAUSAN Y CÓMO EVITARLAS. Psicólogo Málaga Centro Te Motivan

 

¿Qué son las distorsiones cognitivas?

Las distorsiones cognitivas son simples recursos que nuestra mente usa para distorsionar la realidad y convencernos de que algo que aparentemente no es verdad es absolutamente real. Es importante señalar una cosa: distorsionar la realidad no es un hecho completamente negativo; Podemos considerarlo un proceso diario que nos ayuda a vivir el mundo y sus estímulos constantes con mayor ligereza.

¿Cuándo y entonces, las distorsiones cognitivas se convierten en algo que genera ansiedad?

Este mecanismo alimenta el pensamiento negativo y las emociones cuando se generaliza y desencadena pensamientos irracionales que son difíciles de manejar. Al principio, lo que nos convencemos a nosotros mismos parece ser racional y apropiado para la situación en la que nos encontramos, pero, en realidad, esto solo continúa haciéndonos sentir mal por nosotros mismos.

Distorsiones cognitivas y pensamientos disfuncionales: ¿cuándo ocurren?

Las distorsiones cognitivas disfuncionales ocurren cuando interpretamos el mundo que nos rodea y las situaciones que enfrentamos de una manera negativa e irracional: un ejemplo puede ser pensar en no poder hacer nada sin cometer errores o no ser totalmente capaz de hacer cualquier cosa después de un error. Nuestros pensamientos ejercen una gran influencia en la forma en que percibimos y vivimos nuestra vida diaria y nuestra actitud hacia los hechos.

Distorsiones cognitivas: características

– Están relacionados principalmente con algunos problemas psicológicos, de hecho, son más frecuentes en personas que tienen fobias o formas de ansiedad o depresión.

– Aunque están vinculados a problemas psicológicos, como mencioné anteriormente, son fenómenos completamente normales. Cada uno de nosotros puede ser puesto en distorsión cognitiva en todo momento. ¿A quién no le ha sorprendido un pensamiento catastrófico al menos una vez?

– Son difíciles de reconocer porque estamos tan acostumbrados a enfocarnos en nuestra propia visión de la vida que es difícil mover nuestra mirada y analizar nuestros pensamientos.

– Es posible controlar los pensamientos negativos y la ansiedad excesiva que resulta de un “uso desproporcionado”, con ayuda psicológica profesional y precisa.

Distorsiones y pensamientos cognitivos: ¿por qué se activan y qué se activan?

En nuestra forma personal de relacionarnos con los demás y con nuestro mundo interior, construimos creencias que nos guían a emprender un comportamiento en lugar en vez de otro, a tomar una decisión, a vivir y enfrentar problemas, etc.

 Cada persona interpreta el mundo de manera diferente de acuerdo con su propias creencias, y nos ayuda a dar sentido a todo aquello que nos rodea. Se forma en una edad temprana y se lleva a cabo de por vida.

 Puede suceder que después de una mala experiencia, una decepción, nuestra mente pueda construir creencias erróneas. Por ejemplo, puedes convencerte de que cada vez que la gente se ríe, es porque se burlan de nosotros. Cuando una distorsión cognitiva toma demasiado tiempo, ya no podemos distinguir cuándo ocurre realmente un evento o cuando solo es un producto de nuestra imaginación.

Distorsiones cognitivas: ¿qué emociones?

Los malos pensamientos, provocados por las distorsiones cognitivas, generalmente se traducen en emociones como la ira, la frustración, la tristeza, el autocontrol deficiente, la ansiedad, etc. Estas emociones (experimentadas negativamente) también pueden afectar y reflexionar sobre otras áreas de la vida de una persona, hasta el punto de dificultar las relaciones interpersonales.

Por ejemplo, si creemos (sin pruebas) que una persona está reaccionando agresivamente con nosotros, nuestra reacción será agresiva y defensiva y esta reacción terminará creando tensiones y conflictos.

Diferentes tipos de distorsiones cognitivas.

Gracias a numerosos psicólogos, incluido Aaron Beck, quien en 1976 concluyó que había una teoría detrás de las distorsiones cognitivas, y David Burns, quien popularizó la teoría anterior, ahora podemos distinguir 17 tipos de distorsiones cognitivas. A continuación, expongo las más comunes.

  1. SALTO A CONCLUSIONES: sin que la gente lo diga, sabemos cómo se sienten y qué hacen al deducirlo de su actitud. Ejemplo: mi novio me traiciona porque compró una camisa nueva.
  2. PENSAMIENTO CATASTRÓFICO: esperamos que ocurra algún desastre sin ninguna razón aparente.Ejemplo: estoy seguro de que aún no ha vuelto a casa porque tuvo un accidente.
  1. PENSAMIENTO POLARIZADO O PENSAMIENTO NEGRO Y BLANCO: se piensa que las cosas solo pueden ser de una u otra forma, buenas o malas. Ejemplo: si todos no se divierten en la fiesta, seré el peor organizador de fiestas de la historia.
  2. EXCLUSIÓN DE LO POSITIVO: es una forma extrema de pensamiento negativo que lleva al sujeto a filtrar lo que es positivo en lo que hace y lo convierte en negativo. Ejemplo: decir “es la suerte del principiante” después de ganar una carrera.
  3. RAZONAMIENTO EMOCIONAL: consiste en extraer consecuencias de las emociones que uno siente. Ejemplo: hablar en público es perjudicial para mi salud porque la situación crea ansiedad para mí.
  4. LEER EN PENSAMIENTO: es la tendencia a tratar de entender lo que piensa una persona. Ejemplo: Sé que él piensa que soy feo.
  5. MINIMIZAR: es subestimar la relevancia de los eventos positivos que nos suceden o de lo que hacemos. Ejemplo: todo lo que digo es insignificante.
  6. GENERALIZACIÓN: lo hacemos cuando nuestras deducciones se hacen en base a eventos que no son significativos. Ejemplo: todos los insectos son extremadamente peligrosos porque una avispa me atrapó cuando era joven.
  7. PERFECCIONISMO: es la tendencia a desear y tratar desesperadamente de hacer que todo salga como esperamos. Ejemplo: cada examen en el que no tengo un 10 es mediocre.
  8. PERSONALIZACIÓN: es una distorsión cognitiva que consiste en pensar que todo lo que otros dicen o hacen está relacionado con nosotros. Ejemplo: esa persona ciertamente ha cambiado de pavimento porque me vio.
  9. ABSTRACCIÓN SELECTIVA: solo se percibe un detalle (el negativo) extrayéndolo del contexto. Ejemplo: Me equivoqué dos veces cuando estaba pronunciando mi discurso y por esto nadie lo habrá entendido.

Cómo identificar distorsiones cognitivas y cómo desterrar pensamientos negativos

Hay algunas sugerencias de pensamiento disfuncional que pueden ayudarlo a combatir las distorsiones cognitivas y los pensamientos recurrentes que generan malestar y sufrimiento.

– Reflexione sobre sus pensamientos: llevar un diario es una buena manera de reconocer y familiarizarse con sus pensamientos disfuncionales y explorar estas “desviaciones”. La idea, detrás de este ejercicio, es racionalizar los malos pensamientos y detenerlos antes de que se conviertan en creencias limitantes y peligrosas.

– Hágase preguntas: es importante comenzar a cuestionar, cuestionar sus creencias disfuncionales. “¿Estoy seguro de que el otro lo dijo para lastimarme, o solo quería darme un consejo?”

– Trate de considerar el punto de vista de los demás: no todos tienen las mismas opiniones y entender cómo los demás ven las cosas, podría enriquecer su visión. Por ejemplo, de vez en cuando, intente preguntarse: “¿Cómo interpretaría esta situación mi amigo Antonio?”

– Busque fuentes de información válidas: es importante comparar nuestros pensamientos con las fuentes que tenemos disponibles para evitar caer en pensamientos catastróficos.

– Desarrolle su pensamiento crítico: nunca es demasiado tarde para pensar de una manera más analítica, de esta manera será conducido a la razón y excluirá cuál es la conclusión más simple. Por ejemplo, considere las ventajas y desventajas al tomar una decisión importante.

Elimine los pensamientos negativos y las distorsiones cognitivas: consejos para evitar que ganen

  1. RECUERDE QUE ES POSIBLE CAMBIAR LA MANERA QUE PIENSAS: las experiencias negativas que enfrentamos durante nuestra vida marcan e influyen en nuestra forma de percibir las cosas, no podemos cambiar el pasado, pero podemos cambiar nuestra actitud y la forma en la que afrontamos nuestra vida cotidiana. No podemos superar la distorsión cognitiva sin esfuerzo, solo con perseverancia y gran convicción. Puedes intentar ver el lado positivo enfocándote menos en lo que es negativo.
  2. ATENCIÓN A CÓMO TE HABLAS: la forma en que nos expresamos verbalmente tiene un gran impacto en nuestro comportamiento y nuestras creencias. Decir con demasiada frecuencia “qué vida tan terrible” nos lleva a asumir una actitud pesimista. Cambiar el modo en que nos expresamos es el primer paso para cambiar.
  3. CONFÍE EN SUS SERES QUERIDOS: tal vez pueda pensar que sus amigos o su familia no pueden entender cómo se siente. En cualquier caso, mantener relaciones interpersonales estables es una de las armas que tenemos para combatir las tensiones y preocupaciones. Hablar sobre nuestros problemas y lo que nos preocupa es esencial para sentirnos mejor y mantener alejados los pensamientos negativos.
  4. SI NECESITA AYUDA, CONFÍE EN UN PROFESIONAL: en algunos casos, incluso si intentamos seguir los consejos básicos, necesitamos la ayuda de un profesional. ¡No dude en ponerse en manos de un experto si lo necesita porque es posible mejorar sus condiciones de vida y debe intentarlo!

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

Ser eficiente y eficaz

Comencemos con el supuesto de que no podemos poner todo en una hoja de ruta, ¡pero es importante que también nos permitamos  un poco de respiro! No podemos pensar en tener todo bajo control: si nos atascamos en ser siempre perfectos y eficientes, lo que pensamos que es la solución se convierte en el problema.

Dicho esto, hoy me gustaría hablaros sobre cómo ser más eficaces . He identificado seis puntos en particular que quiero compartir con vosotros

Lo primero que quiero destacar es el del “contexto”, o el entorno en el que nos encontramos y que puede condicionar nuestra forma de actuar, nuestro comportamiento. Un ejemplo práctico: si quiero perder peso, no me será útil tener muchos dulces en casa. En este caso, eliminar los dulces, las tentaciones, significa cambiar el contexto y considerarlo como algo que se puede cambiar, lo que puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos.

Otro punto es la disciplina”. Como tal, la disciplina a menudo no es agradable o, en cualquier caso, no siempre nos da sensaciones favorables, sino que nos capacita para tolerar y avanzar.

En tercer lugar, la “programación”: es fundamental programar una hoja de ruta que nos ayude diariamente en nuestra dirección. Puedes planear la noche anterior, intentando hacer una especie de escalera para moverte de la mejor manera el día siguiente.( mis clientes saben de lo que hablo)

Cuarto, la “acción”, hacer cosas y no posponer para luego permanecer en un limbo que finalmente nos hace sentir bastante ineficaces.

Dejé para el final lo que creo que es más interesante, es tratar de “ganar” de vez en cuando: inserte en nuestra hoja de ruta algunos objetivos fácilmente alcanzables, para que pueda aumentar nuestra satisfacción y nuestra autoestima. Estos son los motores que nos mantendrán en marcha y continuarán con nuestros objetivos. Todo esto debe llevarse a cabo en un área de flexibilidad, en la que debemos tener en cuenta los eventos imprevistos y saber que también podemos ajustar nuestro plan, sin arreglarlo y sin ser demasiado rígidos.

 

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

Las emociones de los niños(as).

Los niños/as no deben ser sobreprotegidos, sino que deben ser ayudados a superar las dificultades. Educar pensando en proteger a los niños/as del dolor es una gran error porque es parte de la vida y es mejor ayudarlos a enfrentarse y hacer que se sientan capaces de hacerlo.

En terapia me encuentro con muchas personas que sufren ansiedad en gran parte debido a esto, porque no conocen sus propios recursos y creen que son mucho más frágiles de lo que son en realidad. Durante el crecimiento, uno debe tener la oportunidad de experimentar su propia fuerza, de hacerlo en soledad, desde una edad temprana, a partir de pequeñas acciones diarias. Y de equivocarse, sin sentirse tonto y juzgado. Quien cometa errores y quien está en el mundo se enfrenta al dolor, tarde o temprano.

La capacidad de estar con emociones difíciles (ira, miedo, ansiedad) es una cuestión irrelevante en nuestro sistema educativo y, en cambio, se debería dedicar muchas más horas porque es un tipo de aprendizaje fundamental para la vida. Hay personas que tienen responsabilidades de trabajo de alto nivel, pero que son absolutamente incapaces de lidiar con la ira o la ansiedad simplemente porque nadie le ha enseñado a crecer. Y todo esto crea alrededor de esta persona ambientes donde no se trabaja de forma serena.

Educar al niño/a para manejar emociones negativas significa animarlo a expresar, a estar cerca de él o ella y también sirve para hablarle de nuestra propia experiencia, las situaciones en la que nos hemos encontrado en dificultades y cómo hemos conseguido superarla. Luego, puede tratar de encontrar juntos una solución que sea buena para él o ella, y que lo haga sentir participativo y capaz.

De lo contrario, corremos el riesgo de generar generaciones en las que las habilidades y los logros (digitales y de otro tipo) sean más fuertes que la capacidad de estar con él/ella mismos/as, para bien o para mal.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

×
Escríbeme ahora