Cómo vencer los celos: 7 formas de romper el ciclo

El “poder” de los celos

La mayoría de las personas se sienten a veces un poco ‘celoso, especialmente cuando se tiene fuertes sentimientos de atracción y amor hacia el otro cónyuge, y un poco de celos a veces ayuda a crear dinamismo en la relación. Pero si una chispa puede iluminar una habitación, un incendio amenaza con quemar la tierra.

¿Qué hay detrás de los celos?

Manejar a un compañero celoso puede ser extremadamente difícil. A menudo estamos profundamente enamorados de una persona, pero sus acusaciones pueden ser tan increíblemente dolorosas que destruyen por completo lo que alguna vez fue una relación pacífica y amorosa.

En la base de los celos está el miedo a la pérdida y el abandono. A menudo, la pareja celosa teme que la relación termine, temerosa de perder la autoestima o perder la “cara” con sus amigos.

Es el miedo lo que crea sentimientos de inseguridad.

Cuando el miedo disminuye, lo mismo ocurre con los celos. Los celos genera más emociones como la ira, el odio a los “rivales” de amor, asco (a veces por sí mismos) y la desesperación.

Entonces, ¿por qué debería una persona estar celosa?

Por supuesto, si tu pareja tiene relaciones sexuales con otras personas, entonces los celos están absolutamente justificados. Y tal vez toda la relación debería ser reevaluada. Pero en este caso uno se siente excesivamente celoso sin pruebas reales que se refieran a la falta de honestidad o infidelidad de un compañero.

Antes que nada, reconoce tus celos. Cuando damos un nombre a los celos, pierde su poder, porque dejamos de avergonzarnos de él.
Aprende de tus celos Podemos usar los sentimientos de celos como inspiración para crecer. Por ejemplo, si nos sentimos celosos cada vez que nuestro compañero se va, es posible que nos gustaría hacer lo mismo. En lugar de estar celoso, llama a algunos amigos y organiza una velada.

 

Cómo vencer los celos, recuperar el autocontrol

1) Puede parecer trivial, pero ¿qué tal comenzar a creer en tu pareja?

Sí, créalo en la palabra. La confianza es la base de cada relación. Es muy ofensivo para su pareja que siempre dude de la palabra o las intenciones de su comportamiento. El interrogatorio constante puede ser muy destructivo incluso en una relación que ha durado mucho tiempo.

A veces puede desconfiar de la pareja, pero es importante encontrar la fuerza para comportarse como si yo le creyera. Si tienes que verificar que realmente fue allí donde dijiste que eras, deja de hacerlo y comienza a ceder a los sentimientos que te muestra.

2) Es más fácil decirlo que hacerlo, pero deja de compararte con los demás.

Para algunos (no para todos) los celos dependen de la baja autoestima. “¿Cómo puedes amarme? ¡No entiendo cómo alguien puede sentirse atraído por alguien como yo! ”

Deberíamos evitar preguntarnos por qué alguien nos ama. Si él o ella te ama, depende de una cualidad indefinible que poseas y no puede explicarse. Así que deja de intentar “entender” la razón por la que te puede gustar.

3) Podría ser un pensamiento terrible, pero prepárate para aceptarlo.

Incluso aquellos con alta autoestima pueden experimentar celos intensos si tienden a querer ser el centro de atención. Las personas consideran al socio como su propiedad y tienden a no querer compartir esta ‘propiedad’. Como dejar que tu pareja sonría o socialice con otra persona. Se comportan un poco como un niño mimado.

Pero las personas no son objetos o juguetes que deben ser monitoreados constantemente. Si quieres amar a alguien correctamente, debes estar dispuesto a perderlo.
La ira, el miedo y los celos alejan el amor que necesita un poco de coraje para crecer. Puede tener miedo de perder a su ser querido (y tal vez tenga miedo de cómo se sentirá más adelante), pero si realmente desea usar su imaginación, piense en lo “peor” que podría pasar y se sentirá mejor.

                                  Intenta escribir 10 maneras positivas de reconstruir tu nueva vida si tu relación termina. Imagina cómo podrías vivir sin tu pareja.

El miedo es ciertamente más fuerte cuando sentimos que no tenemos otra posibilidad, por lo que evitamos basar toda nuestra vida en una sola persona.

4) No juegues con los sentimientos.

Los celos son terriblemente incómodos. La gente a veces se siente mejor comportándose de tal manera que pone celosa a su pareja. Evita hacerlo coquetear con otros hombres o mujeres frente a la pareja, diciendo lo atractivo, divertido, ingenioso que es un colega o amigo; o hablar sobre los amantes del pasado te ayuda a humillarte.

5) Evita confundir la fantasía con la realidad.

Los celos a menudo se derivan de un uso destructivo de la fantasía. Así que evita escuchar demasiado a tu imaginación.

Piénsalo: su pareja llega a casa más tarde de lo que pensaba. Entonces comienzas a imaginarte que hizo un aperitivo con esa “bella” persona que trabaja en su oficina o con esa persona muy sensual que viste al pasar en el gimnasio.

Te enfadas, estás enfadado, asustado, pero no tienes pruebas de que lo que imaginaste sea real.

Tan pronto como llegas a casa, reaccionas de una manera “extraña”, muy frío o, por el contrario, te enojas y pierdes el control. Tu compañera a su vez se pone a la defensiva y se enoja.

Cuando se sienta muy enojado / tratando de desechar sus pensamientos, describa en detalle qué imágenes está haciendo su compañero mientras está afuera sin usted. Te ayudará a racionalizar.

Cuando dejas de ser emocional solo porque has imaginado algo, da un paso adelante y trata de recuperar el control de los celos.

6) Afloje el agarre.

Si tu pareja quiere pasar el fin de semana con sus amigos, déjala ir. Mantenerlo “encarcelado” solo servirá para construir el deseo de escapar de su posesividad. Déjalo libre (lo cual no significa poner tus pies en tu cabeza). Si sales juntos, déjalo hablar con el colega atractivo (ten en cuenta que tal vez encuentren a su colega menos atractivo de lo que imaginas). Si sospechas que quiere ponerte celoso, envíale un cortocircuito mostrándote relajado.

7) Usa tu imaginación para sentirte mejor, no peor.

Pruebe este ejercicio: cierre los ojos y relájese. Ahora piensa en el escenario que te pone más celoso. Imagina al compañero con otra persona? ¿Lo ves hablando y riendo con alguien más?

Ahora, respira profundo y concentrado tratando de relajar las diferentes partes del cuerpo,

imagina verte calmado, relajado, desinteresado en este tipo de situaciones. Muestre a la pareja mientras hace todas las cosas que lo ponen celosa y obsérvese a sí mismo que no responde con celos, sino con calma y desapego.

Cuanto más puedas hacer este ejercicio, menos celos harán que pierdas el control.

 

Casaleiz Psicólogo Málaga

×
Escríbeme ahora