Salir de la crisis. Optimismo vs Realismo

Salir de la crisis. Optimismo vs Realismo

Hay una buena historia que me viene a la mente cada vez que me encuentro inmerso en una situación negativa de la que no sé cómo salir y no sé cuándo terminará. Esta historia me ayuda, porque me recuerda la mejor actitud mental para intentar salir, no sólo ileso, sino también en algunos casos reforzado.

Se llama «La paradoja de Stockdale» y toma su nombre de Jim Stockdale, un oficial del ejército estadounidense que fue a pelear la guerra en Vietnam. Fue capturado y encarcelado durante ocho años.

Ocho años es mucho tiempo: 8 cumpleaños, 8 navidades, 8 privaveras, 8 aniversarios de bodas. Ocho años durante los cuales sufrió aproximadamente 20 torturas antes de que pudiera ser liberado. Sin embargo, Stockdale ha sobrevivido y su historia tiene algunas cosas importantes que enseñarnos, que también nosotros podemos extrapolar y adaptar a nuestra situación.

1. Esperanza.

Como primera lección, Stockdale dijo que durante todo este período nunca perdió la esperanza de algún día poder salir de ese infierno. Personalmente, creo que la esperanza es algo casi mágico, energizante, y ninguno de nosotros debería perder la relación con esta dimensión. Todos tenemos que cultivar esperanzas, tenemos que confiar. A menudo, sin embargo, desesperamos y dejamos todo, ya que son grandes tentaciones.

Para esperar, en cambio, necesitas dedicación, perseverancia, compromiso. Así que espero en el futuro, espero que tarde o temprano entendamos cómo salir de esta situación. Al final, se trata de tener fe, pero no tanta fe en un sentido religioso: fe en el mañana, en lo desconocido, en el futuro. Fe que tarde o temprano esta historia tendrá un final feliz.

2. Atención al optimismo.

La segunda cosa que Stockdale nos enseña es que notó que cuanto más optimista era la persona, menos posiblidades tenía de sobrevivir al cautiverio. Esto parece una contradicción con lo que se acaba de decir, pero en realidad no lo es.

Aquellos que durante el cautiverio de Vietnam, de hecho, no pudieron sobrevivir, fueron los que dijeron: «Vamos, que para la próxima Navidad estaremos fuera». Y luego no sucedió, luego dijeron: «Vamos, todos saldremos para la próxima Pascua, lo lograremos». Pero todavía nada, y luego: «Tal vez sea la próxima Navidad, la próxima Pascua», pero en realidad su expectativa optimista sobre el futuro fue rápidamente ignorada.

Ahora, una actitud positiva de este tipo es el hijo, en mi opinión, de un pensamiento positivo ingenuo, que probablemente a corto plazo ayudó a los soldados a defenderse de la brutalidad de ese presente, pero a largo plazo en realidad no hizo más que aumentar su frustración.Los soldados que defendieron esta filosofía, en otras palabras, no miraron la brutalidad de la situación a la cara y, al final, una decepción tras otra, se dejaron hundir en la apatía, dejándose morir.

Entonces, cuando enfrentamos una crisis y no sabemos cuándo salir de ella o cuándo terminará, tal vez también deberíamos considerar el punto de vista de Stockdale. En otras palabras, no debemos perder el contacto con la realidad, no debemos negar que estamos viviendo una situación terrible, pero al mismo tiempo no debemos perder la esperanza de poder salir de ella.

Por otro lado, ver la realidad tal como es,es la mejor manera de tomar nota de lo que está sucediendo y, por lo tanto, tomar las contramedidas correctas. Es el primer paso para tomarnos de la mano y comenzar a fortalecernos en nuestros puntos débiles, cuidarnos y convertirnos en mejores seres humanos.

En resumen, en estas situaciones de crisis, el optimismo como un fin en sí mismo también puede ser muy peligroso. Lo que no significa entonces enfrentar la realidad con pesimismo, sino con un realismo saludable. Sí, porque para comenzar a modificar la realidad y hacerla girar a nuestro favor, lo primero que debe hacer es mirarla a la cara, sin dorar la píldora.

Para usar las palabras de Stockdale: “Nunca debemos confundir la confianza de que al final tendremos lo mejor, que nunca se pierde, con la disciplina necesaria para enfrentar los momentos difíciles de nuestra vida, los aspectos más brutales de la realidad, sean cuales sean «.

En pocas palabras, queridos amigos, esta es la receta de Stockdale: debemos aceptar la realidad, pero oponernos a nuestro destino.

 

Casaleiz Psicología

644 299 079

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible