CÓMO LIBRARSE DE LA NECESIDAD DE APROBACIÓN

“Encontrarse a uno mismo mientras buscas la aprobación de los demás, significa el asesinato de uno mismo”.

Richelle E. Goodrich.

 

Normalmente esto sucede: obtenemos la aprobación de los demás, los hacemos felices por un momento y nos sentimos mejor con nosotros mismos. Parece lo mejor que se puede hacer, y es algo que podemos seguir haciendo durante mucho tiempo, engañándonos a nosotros mismos de que nos hará felices. De hecho, funciona. Evitamos que nos desaprueben y de vez en cuando disfrutamos de esa hermosa palmadita en el hombro.

Pero llega un momento en que la búsqueda constante de aprobación comienza a convertirse en un problema: el comportamiento que nos pareció desde el principio una fuente de realización se convierte en una fuente de frustración después de un tiempo.

Cuando apuntamos urgentemente a complacer a otras personas, buscamos la aprobación de nosotros mismos en fuentes externas. Y cada vez que recibimos la aprobación del mundo exterior en lugar de darnos esa aprobación, nos ponemos en condiciones de sufrir. Estamos comprometidos a vivir una vida que no queremos particularmente, pero que se adapta a lo que otros esperan de nosotros. No nos arriesgamos a hacer algo que pueda hacer que otros no nos aprecien. Hacemos lo que se espera de nosotros. Hacemos lo que otros quieren para nosotros. A cambio, obtenemos su aprobación. El punto es que la aprobación de los demás la mayoría de las veces lo obtenemos razonando a expensas de nuestro «verdadero yo», de lo que somos o quiénes queremos ser auténticamente. Cuando buscamos la aprobación de otros, perdemos la oportunidad de aprender a aprobarnos nosotros mismos, incluso si otros no lo hacen.

Cómo la búsqueda de aprobación nos impide comprender quiénes somos

Buscar la aprobación de los demás significa evitar explorar y tratar de hacer cosas importantes para nosotros. Al comportarnos como otros esperan, nos mantenemos dentro de nuestra zona de confort y esto evita una gran ansiedad que probablemente tendríamos dificultades para manejar. Necesitar aprobación puede llevarnos a rechazar oportunidades potenciales porque estamos demasiado ansiosos y creemos que nuestro desempeño debe ser perfecto. Puede suceder que nos detengamos incluso antes de comenzar por miedo a fallar.

Por eso es esencial comprender cómo nuestra necesidad de aprobación nos impide hacer cosas importantes por nosotros. Una vez que entendemos esto, somos libres de crear lo que queremos en nuestra vida sin agotarnos pensando en lo que otros piensan de nosotros.

Que importante es conocernos

Cuando la aceptación por parte de otros afecta nuestra forma de decidir dónde y cómo pasar nuestro tiempo, perdemos la conciencia de lo que es importante para nosotros, lo que nos motiva y lo que nos hace felices. A menudo nos sentimos obligados a hacer cosas que realmente odiamos hacer. Si este es tu caso, bueno, es hora de cortarlo. Comencemos haciendo preguntas como, ¿qué me gusta? ¿Qué me mantiene despierto por la noche? ¿Cómo prefiero pasar el tiempo? Comenzamos a escuchar lo que realmente queremos para nuestra vida y alineamos nuestras acciones con nuestros valores, principios y objetivos. Cuando vivimos consistentemente con lo que nos gusta, nuestra vida se vuelve más simple.

En lugar de tomar decisiones basadas en lo que piensan los demás, comenzamos a tomar decisiones basadas en lo que es adecuado para nosotros. Cuando tomamos decisiones conscientes sobre cómo pasar nuestro tiempo y comprometernos a hacer lo que es valioso para nosotros, ese es el momento en que comenzamos a dar forma a nuestra vida. Contrariamente a la creencia popular, no es necesario estar o parecer constantemente ocupado para tener éxito. Ser exitoso solo tiene que ver con ser feliz, nada más.

¡Di adiós a la necesidad de aprobación!

Todo comienza con la decisión de encontrar la fuerza para hacer lo correcto para nosotros. Cuando empecemos a hacerlo, aún sentiremos la necesidad de buscar la validación de otras personas, pero será cada vez menos gratificante. Comenzaremos a ser más conscientes de nosotros mismos y a prestar atención a los comportamientos que nos hacen sentir bien con nosotros mismos, independientemente de cómo reaccionen los demás.

Se trata de comenzar a ser honestos con nosotros mismos y con los demás. Cuando nos comprometemos a hacer algo, realmente evaluamos si lo estamos haciendo porque es adecuado para nosotros o porque queremos obtener la aprobación y / o evitar la desaprobación de alguien.

Tomemos un tiempo antes de decir sí a una nueva tarea o compromiso. Retrocedamos, sentémonos y preguntémonos: ¿lo estoy haciendo porque es realmente necesario e importante para mí o lo estoy haciendo porque agrada a los demás?

No es fácil comenzar a tomar decisiones que puedan ser mal vistas por otros. Probablemente, cuando comenzamos a hacerlo, comenzamos a buscar la aprobación de otros por alguna buena razón; En algunas situaciones, probablemente parecía la opción más fácil y menos dolorosa de hacer. Bajo ciertas circunstancias, no obtener la aprobación de otras personas puede tener consecuencias severamente negativas. Sin embargo, al evitar chocar con aquellos que no nos aprueban, vivimos una vida «incompleta», lo que inevitablemente nos hará dudar de nuestro valor como personas.

 

Carlos Casaleiz

Psicólogo

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible