Soy corredor y a menudo me encuentro hablando con personas como yo que comparten esta pasión y discutiendo la dureza de ciertos entrenamientos, la dificultad de mantener la coherencia en ellos, encajarlos entre los miles de compromisos diarios (trabajo, familia). Sin nombrarlo, cuando hablamos de todo esto, nos referimos a una capacidad del ser humano: la resiliencia psicológica.

Un maratón, además de ser una prueba atlética, implica la capacidad de aguantar, de afrontar las dificultades, de no dejarse abrumar por los problemas. Así, la propia forma en que todos reaccionan ante las complicaciones se convierte en uno de los factores clave para el éxito de las mismas o no.

Lo mismo sucede en situaciones de la vida cotidiana.

Cada uno puede medirse con respecto a su propia manera de responder a las dificultades:
¿abstenerse?
¿Invoca mala suerte?
¿Estás buscando coartadas?
¿Te sientes inadecuado?
¿Trabajas aún más duro?

Que quede claro que, para aquellos que no están entrenados mentalmente, las dificultades tienden a desmotivar: quieren darse por vencidos y rendirse.
Esto se aplica a todos.

Y es en este punto que entra en juego la resiliencia que, como escribí, concierne al aspecto motivacional de los individuos.

La resiliencia es la capacidad de mantener alta la motivación hacia un objetivo a pesar de los obstáculos y la adversidad.

Podemos describir la resiliencia como una capacidad del ser humano, que nos pertenece como especie y nos ha permitido evolucionar y para adaptarse a las más variadas condiciones climáticas, ambientales y sociales.

Sin embargo, a nivel individual, no es obvio estar en posesión de ella.

¿Qué significa eso? Significa que, aunque potencialmente todos estamos dotados de ella, no necesariamente se materializa si no se entrena y se estimula la resiliencia. En la carrera, como en cualquier otro deporte, a través de la práctica y el entrenamiento, aumenta la resiliencia.

La resiliencia no es solo una habilidad de los deportistas: es una habilidad útil para todos y sirve para afrontar las dificultades de la vida, los fracasos, las crisis que surgen inesperadamente, las dificultades, las caídas.

¿Cómo podemos entrenarlo? Bueno, el deporte es una metáfora muy útil para explicar lo que le pasa al hombre común sin que él se dé cuenta. ¿Cuántas veces te caíste y te levantaste? Cuantos fracasos? ¿Cuántas veces has tenido que hacerlo todo de nuevo?

La resiliencia (del latín resilere, rebotar) es la característica de las personas que, a pesar de estar heridas, no se consideran víctimas sino que afrontan el futuro con nuevo vigor planificador. En física indica las características de los materiales para recuperar su forma original después de sufrir una deformación. En psicología, de manera similar, indica la capacidad de las personas para superar las dificultades con vitalidad, elasticidad y energía.

Es por tanto esa capacidad de superar la adversidad, de afrontar factores de riesgo, de levantarse, tras una crisis, más fuerte que antes.

Y eso es lo que les pasa a todos, ¿no?
Quiero decir: caer, enfrentar una crisis, chocar con las adversidades de la vida.

¿Qué haces en estas situaciones?
¿Desiste? ¿Culpas al destino o la desgracia?
¿Está buscando coartadas y justificaciones?
¿O te sientes inadecuado y te culpas por no ser lo suficientemente bueno y capaz?
¿Cuál es tu locus de control?

Dirás: sí, pero ¿cuál es la alternativa?
¿Quieres aprender resiliencia?

Así que comencemos a describir cómo es un resiliente.

  • La persona resistente hace del optimismo su mejor característica;
  • es capaz de abordar los eventos negativos al experimentarlos como temporales y / o limitados a situaciones específicas;
  • es consciente de que tiene un buen control sobre su vida y el entorno que lo rodea;
  • es capaz de mantener una motivación constante hacia los objetivos marcados;
  • no le teme al cambio pero lo considera un desafío y una oportunidad de crecimiento, maduración y autodesarrollo;
  • frente a las derrotas, mantiene un alto nivel de confianza y esperanza.

Un buen psicólogo y un buen psicoterapeuta pueden ayudarte, a través del asesoramiento, a descubrir tu resiliencia y entrenarla.

Nosotros te ayudamos, llámanos 644 299 079

 

Casaleiz Psicología

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible