644299079

 

La mayoría de los psicólogos y psicólogas creemos que el uso de los castigos (así como las recompensas) inhiben el desarrollo de la autodisciplina. A menudo, los padres y madres usan estas soluciones, pero al hacerlo, se les niega la oportunidad de crecimiento, de tomar decisiones incondicionales, de asumir responsabilidades. En lugar de aprender a analizar las diferentes situaciones, el niño/a tenderá a tener conductas dictadas por lo que podría ser la reacción del adulto: la recompensa o el castigo.

Muy diferente es el modelo educativo en el que se enfoca en comprender las consecuencias naturales o lógicas, motivando y explicando cada situación que se presenta. Con este método definitivamente más socrático, los niños/as aprenderán a tomar decisiones responsables y no forzadas y los ayudarán a ser independientes sin el uso de gritos, castigos o amenazas.

Los niños/as ya no actuarán por miedo al castigo. El uso de las consecuencias naturales llevará a los niños/as a tomar las decisiones correctas porque sabrán cuáles son las consecuencias de sus acciones. De esta manera, los niños/as tendrán la oportunidad de aprender del orden natural de las cosas.

Es esencial que los niños/as puedan ver la conexión entre la acción y las consecuencias para comprender el impacto que tienen sus decisiones, tanto sobre ellos mismos como sobre los demás.

Analizamos cuándo utilizar consecuencias naturales o lógicas.

En cuanto a las consecuencias naturales, es posible reemplazarlos con castigos con todo tipo de comportamiento.

Aquí hay algunos ejemplos para ayudarle a entender los métodos educativos.

  • Estás a punto de salir al parque y tu hijo/a se niega a ponerse los zapatos. Consecuencia natural: debe sentarse con usted en lugar de jugar porque no es seguro correr al patio de recreo sin zapatos
  • El niño/a corre por la casa. Consecuencia natural: un objeto se rompe porque es golpeado y para reembolsarlo se usará el dinero que ha guardado o su dinero de bolsillo semanal.
  • Durante la comida el niño/a tira toda la comida al suelo. Consecuencia natural: no podrás comer.
  • El niño/a no recoge su ropa interior. Consecuencia natural: no se podrá lavar y como consecuencia no la encontrará limpia.

Sin embargo, sucede que nos enfrentamos a situaciones que no tienen una consecuencia natural inmediata o que están muy lejos en el futuro para ser eficaces (por ejemplo, no querer lavarse los dientes llevará a una futura caries, pero no tiene consecuencias inmediatas)

En estos casos podemos confiar en las consecuencias lógicas creadas por los adultos.

Aquí hay algunos ejemplos de consecuencias lógicas:

  • El niño juega en el jardín y le pediste que prestara atención a las flores, pero todavía las pisotea. Consecuencia lógica: pedirle que entre. Si él no puede ser respetuoso con tu jardín, ni siquiera podrá jugar con él.
  • Tu hijo empuja a otro niño en el parque. Consecuencia lógica: explíquele a su hijo que no puede confiar en él y que se quedará con usted hasta que esté seguro de que jugará con calma y seguridad sin empujar a otros compañeros.
  • Tu hijo se enfada cada vez que tiene que recogerlo de la casa de un amigo. Consecuencia lógica: rechace la próxima invitación a jugar con amigos y explíquele a su hijo que ya no puede ir hasta que pueda jugar y abandonar la casa de su amigo con calma.

Elegir cómo educar a sus hijos es algo muy personal e incluso complicado. Esta es una excelente alternativa a los métodos tradicionales y sus hijos crecerán de manera independiente y podrán tomar las decisiones correctas.

Psicólogo Te Motivan

Hilera 8, Málaga

Carlos Casaleiz

650484484

Escríbeme ahora
Powered by