Las dificultades de la pareja en crisis y las razones más frecuentes

Estamos acostumbrados a dar a la palabra crisis un significado negativo, aunque el término (en latín CRISIS y en griego KRÌSIS) se refiere etimológicamente al concepto de elección, cuando separa una forma diferente de ser del anterior. En chino, la palabra crisis consiste en dos ideogramas: el primer “wei” significa problema, el segundo “ji” significa oportunidad. Incluso en nuestro lenguaje, la etimología de la palabra crisis sugiere un significado positivo: de hecho, contiene un aspecto vital que es el de la separación, y un aspecto del crecimiento, el de la elección.

Por lo tanto, la crisis no es un evento totalmente negativo, sino más bien un momento de transición que también puede ser una oportunidad para el crecimiento: indica una evolución, un cambio que a menudo connotamos negativamente.
Cuando hablamos de una crisis en la pareja, es necesario plantear que a menudo estos períodos de cambio se pueden resolver de forma independiente. El mundo “bueno” no es aquel en el que no existen los problemas, pero en el que las dificultades no nos abruman, pueden enfrentarse y, de alguna manera, resolverse. Es por eso que, en mi opinión, una pareja sin problemas es una especie de “no lugar”: son las dificultades las que ayudan a crecer y a aprender cómo comportarse en el futuro. Para decirlo en otras palabras: “El experto es quien ya cometió todos los errores”.

La crisis es cuando un problema se expande y dura con el tiempo mientras la pareja no puede arreglárselas. ¿Hay menos dinero? La pareja puede decidir apretarse el cinturón, preguntar a sus padres, vender algo, intentar cambiar de trabajo, etc.: esta es su realidad y si la entendemos, podemos estar más tranquilos.

Las razones de las crisis profundas y desestabilizadoras son las más complejas de tratar, generalmente son diferentes de las crisis fisiológicas que la pareja metaboliza o con las que coexiste.

Simplificando al máximo podemos dibujar 4 puntos sobre los cuales detenernos para abordar este tema

1) La presencia de familias de origen que interfieren excesivamente con la convivencia de la pareja. Esta eventualidad generalmente sucede o porque uno de los dos miembros nunca se ha liberado realmente de su familia, o cuando, debido a eventos particulares, la familia de origen interviene excesivamente en la pareja, lo que crea su malestar. Aquellos que aún no han abandonado por completo a su familia de origen, generalmente, cuando hablan con su pareja, se refieren a lo que piensan sus padres: “¿Vamos a Egipto? “No, mejor no, de lo contrario, mi madre me mata porque dice que hay terrorismo”.

2) la ruptura del pacto implícito: cada par basa su relación sobre una serie de condiciones que son claramente (“ay de ti si me traiciona”), mientras que otras permanecen “en silencio”, pero se da por sentado para el buen funcionamiento de la pareja (si no me respeta como mujer no te quiero al lado mía). Por lo tanto, un compañero puede traicionar a la pareja no solo físicamente con otra persona, sino también al perder las expectativas no expresadas que constantemente le alimentan. Consideremos, por ejemplo, la mujer que dice “que no se ha casado con ella sino con el trabajo” y por lo tanto se siente traicionada por su marido y se plantee la continuidad de la relación

3) Eventos de la vida que van más allá del umbral de la tolerancia o que son inesperados, como ocurre con el nacimiento de un niño con problemas de salud. Aquí debemos tener cuidado de no confundir el trauma con el estrés: el trauma es algo que no estamos preparados mentalmente”, mientras que el estrés es algo a lo que, por el contrario, estamos equipados. El hecho de que en el curso de nuestra cuando fallece personas de avanzada edad tiene sentido, pero cuando los niños tienen que salir en primer lugar, entonces es insoportable: no hay “hombros psíquicos” apto para soportar la fatalidad. El trauma es un terremoto que nos confunde porque sacude cosas que realmente deberían detenerse. Obviamente es una situación que se puede manejar, pero sigue siendo un evento que sacude al individuo, tiene un efecto devastador incluso en la pareja. El dolor de una persona a la que siempre me he aferrado no es fisiológico, sino traumático. Una enfermedad muy seria es un trauma. Un colapso económico grave es un trauma. Frente a estos eventos, puede ser que la pareja tenga sus dificultades y no las afronte.

4) La evolución de uno de los miembros de la pareja. Si una pareja evoluciona con el fin de distanciar a la otra debido al crecimiento de la conciencia, el ingenio o la madurez, el otro/a ya no lo reconoce: “No es la persona que me casé.” Si en cambio ambos evolucionan (no necesariamente en la misma dirección) es una cuestión diferente. Pero si cambia sólo uno de ellos puede ser un riesgo: en mi experiencia observo que hay más mujeres que dan este paso hacia adelante, con hombres que no reconocen estos cambios y desorientados, comienzan a realizar conductas “estúpida” para mantenerse al mismo nivel de su pareja. (y por tanto con resultados pobres y a menudo contraproducentes).

La disminución de la atracción sexual en la pareja generalmente no es motivo de crisis, pero es un efecto. Por lo general, la actividad sexual está estrechamente relacionada con el bienestar general de la pareja, por lo tanto, este componente (así como el de la comunicación) a menudo puede considerarse una prueba de fuego.
Algunas parejas se las arreglan para volver sobre sus pies por sí mismos, incluso frente a un trauma importante, otros deciden romper y tratar de pasar la página de forma individual, otros no tienen esta capacidad y entran en un punto muerto, en la que se encuentran descontentos e insatisfechos, incapaz de ir adelante o regresa
Este último es tal vez la situación más delicada y que resultan ser la tercera generación de pagar la factura de los problemas no resueltos: el estancamiento, lo que genera insatisfacción en uno de los dos miembros, es probable que empujarlo (consciente o inconscientemente) a involucrar excesivamente al niño en problemas que no le conciernen, con el riesgo de hacer que asuma el papel inconveniente de la pareja de reemplazo.

Psicólogo Te Motivan
Carlos Casaleiz
Hilera 8, Málaga

×
Escríbeme ahora