«¿Pero me estás psicoanalizando ahora?» Contexto: restaurante, aunque puede suceder en diferentes contextos: en un viaje con amigos, en el bar con conocidos … en la vida personal, en definitiva.

«¿Me estás psicoanalizando?»

Esta pregunta viene al pelo, de alguien en la mesa que a veces tiene los ojos tensos y preocupados, a veces desafiante. Y esta es la única observación que realmente hago. Por lo demás … no, ¡no te estoy psicoanalizando!

¿Por qué no te estoy psicoanalizando?

Razón 1

En primer lugar, porque no me ocupo del psicoanálisis. El psicoanálisis es una forma muy específica de hacer psicología y no es lo que he elegido.

Culturalmente, sucede en varias áreas que palabras muy específicas se usan por error para indicar algo más general. Un ejemplo; Siempre he llamado Danone a los yougures. Dadone fue el nombre del primer producto creado con estas características y, en el discurso común de mi familia y las amistades de mi infancia, este nombre se ha mantenido y se ha generalizado a todos los yogures. Se encuentran derivaciones similares para la palabra Nutella para «crema de chocolate».

Por lo tanto, no todo es psicoanálisis.

Razón 2

Estamos en un restaurante y no estoy trabajando. Como si dijera, no estoy acostumbrado a trabajar horas extras y estoy disfrutando el momento en una restaurante contigo. No estoy pensando en términos de construcciones psicológicas, conexiones, coherencias e inconsistencias y, menos aún, de tecnicismos o diagnósticos. En ese momento estoy viviendo mi tiempo libre.

Estoy hablando contigo, sin trabajar.

Porque entiendo muy bien tu pregunta

Sin embargo, mientras lo haces, entiendo completamente tu pregunta y sospecha de que te estoy psicoanalizando.

Tienes una experiencia diaria de ti mismo y conoces aspectos íntimos y secretos de ti mismo a los que otros no tienen acceso. Algunas narrativas sociales han hecho circular la idea de que el psicólogo, mirándote y hablando contigo, descubrirá estos aspectos íntimos y secretos y la consecuencia es que un psicólogo en tu mesa tiene un aire sospechoso. Algunos quieren proteger su intimidad y tolerarán mal la presencia de un psicólogo en el grupo, otros sienten curiosidad por explorarlo y, por lo tanto, están felices de tener un experto en psique en la mesa.

En ambos casos, sin saberlo, encontrarse con una psicóloga espera que los secretos salgan a la luz. Si eres de la tribu de aquellos que quieren protegerlos para que no te vean, estarás a la defensiva; Si eres de la tribu de los curiosos, incluso puedes esperar un poco que el psicólogo te revele algo.

En ambos casos, puede surgir la pregunta: «¿Me estás psicoanalizando?». En el primer caso, habrá sido una cuestión recuperar el control y defenderse mejor, en el segundo, provocar las reflexiones del psicólogo.

Exposición y juicio

Se pillado en el acto es algo que incluso a los niños no les gusta mucho. Puedes imaginar, por lo tanto, cuán perturbadora es la creencia de que el psicólogo capta el acto cuando menos lo esperas, incluso en un restaurante. La exposición y el juicio no son agradables y creer que esto está sucediendo conduce a la autodefensa.

No es muy diferente de cenar con un peluquero y saber que llevas meses sin ponerte el tinte,tienes el pelo sucio o necesitas un corte de pelo. Tal vez te preguntes qué piensa el peluquero solo que, allí, la diferencia radica en el hecho de que ya conoces la solución para el cabello largo o sucio. En cambio, con respecto a los problemas emocionales, relacionales, de pensamiento y de comportamiento, uno se siente más vulnerable y menos preparado. Entonces, la posible opinión del psicólogo crea más asombro.

La buena noticia es que no hay exposición o juicio porque el psicólogo, mientras termina de masticar la ensalada, probablemente esté pensando en sus sabores o en lo buena que es . La excelente noticia es que el psicólogo está obligado a no juzgar de todos modos, incluso en la consulta. No es su trabajo.

Quieres conocerte en los aspectos más íntimos de ti mismo

Sin embargo, si tu pregunta proviene del deseo de saber más acerca de ti, puede explorar las partes de ti que despiertan curiosidad en el contexto correcto, con tu psicólogo. Cuando esté en un restaurante con tu amigo que es psicólogo disfruta el tiempo con él. Porque él está allí contigo como amigo,no como psicólogo.

Y, si aún no somos amigos y te gusta mi forma de trabajar, ¡puedes apoyarte en mí!
Puede solicitar información en: consulta@casaleizpsicologo.es

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible