Los Pequeños Dictadores.Violencia en las familias.

La violencia que ejercen los hijos hacia sus padres, la denominada violencia filio-parental, no ha tenido demasiada atención hasta la fecha. Esto unido a la falta de investigación y de consenso sobre su definición, han contribuido a aumentar el desconocimiento de este fenómeno.

Las definiciones han sido varias y han ido variando a medida que la investigación avanzaba, avance que a veces se hace complicado debido a que este fenómeno pertenece al ámbito privado.
En nuestro contexto se comenzó a tener referencias hace 11 años, con algunos manuales específicos sobre el tema de la violencia que ejercen los hijos hacia sus padres como, » el Síndrome del Emperador» ( Garrido,2005), y » el Pequeño Dictador»( Urra,2006).
Sin embargo aunque existen muchas propuesta de definición, creo que la siguiente definición de Aroca puede aglutinar a todas ellas. Aroca (2010, citado en Aroca y Alba, 2012):

» la VFP se da cuando el hijo/a causa daño, prejuicio y/o sufrimiento a sus progenitores de forma reiterada, por medio de la violencia psicológica, económica y/o física para conseguir lo que desea.»

¿Pero esto no es nuevo, no?

Efectivamente, si es cierto que aunque actualmente este fenómeno despierta mucho interés, las agresiones de hijos hacia padres no es un fenómeno nuevo. Siempre ha existido pero rara vez salía a la luz y normalmente este tipo de conducta se asociaba a patología, era una forma de descargar la responsabilidad en el diagnóstico. Actualmente y como consecuencia de la judicialización de este fenómeno, hemos tomado conciencia del mismo, dándonos cuenta que esta violencia existe incluso en familias » normalizada» sin problemas patológicos, delictivo, ni conductas desviada de la norma. Todo esto hace pensar que a pesar de no ser un fenómeno nuevo de violencia intra-familiar lo que ha cambiado es el modelo de VFP, en el que la violencia ha pasado de ser una circunstancia o un elemento más de una problemática mayor a constituirse en el foco central del problema (Pereira y Bertino, 2009).

¿Cuáles son las causas por las que un hijo/a ejerza este tipo de violencia sobre sus progenitores?

Podemos encontrar varios antecedentes de la VFP como pueden ser los factores psicológicos , sociodemográficas y, sociales. así mismo, existen varios modelos explicativos y otras tantas variables que la explicaría la VFP, pero no tendría cabida en este artículo , por tanto ,me ceñiré a los siguientes predictores :

1. Estilo Educativo.

Entendiéndose este conjunto de pautas y prácticas de crianza, cuyo objetivo es la socialización y educación de los hijos, donde interactúan rasgos de personalidad, experiencias pasadas y características personales, tanto parentales como filiales, que se contextualizan dentro de un sistema intra, meso y macrofamiliar inmerso, a su vez, en un marco transcultural e histórico determinados. Actualmente nos encontramos con estilos educativos más permisivos y negligente.

Respecto a la VFP y en la investigación realizada por Ibabe et al. (2007) se ha encontrado una correlación alta en los estilos permisivo-liberal: sobreprotector y sin normas consistentes; al estilo autoritario con violencia intrafamiliar y, por último, al estilo negligente-ausente, señalando que los tres estilos comportan sus respectivos factores de riesgo que facilitarían el desarrollo de la violencia a ascendientes.

Cottrell y Monk (2004) concluyen de su estudio que, en las primeras etapas de crianza de los hijos maltratadores, los padres y madres eran «excesivamente controladores», y cuando aquellos necesitaban ser más autónomos, los progenitores querían seguir ejerciendo ese control, lo que provocó la violencia del hijo contra ellos en su intento de autoafirmación. En esas circunstancias, se intensificaba el enfrentamiento parento-filial y los hijos usaban un comportamiento violento para obtener la sensación de poder sobre sus vidas. Estas conclusiones las comparten otros autores vinculados a la terapia familiar sistémica (Pereira, Bertino y Romero, 2009; Pérez y Pereira, 2006).

2. La estructura familiar

Estudios realizados por Gray, Ramsey y Klaus (1982) encontraron que variables como el tamaño de la familia y la presencia de los progenitores en el hogar, correlacionaba de forma poca significativa con conductas antisociales en los niños. Sin embargo hallaron una mayor correlación en las relaciones que mantienen sus miembros, independientemente de la estructura familiar. Por otro lado se encontró relación con la estructura familiar de la monoparentelidad y el inadecuado desarrollo y ajuste emocional y psicosocial(Lipsey y Derzon, 1998; Reiss y Roth, 1993).
Por otra parte, si revisamos investigaciones de violencia filio-parental, algunas determinan la monoparentelidad como un factor de riesgo (Agnew y Huguley, 1989; Evans y Warren- Sohlerg, 1988; Laurent y Derry,1999). Además, Stewart et al. (2007) sugiriendo que esa violencia puedeser cada vez más común debido al gran aumento de familias monoparentales (el 15% de todas las familias con hijos a cargo en Australia, en 2003, lo son) y al desarrollo de una cultura consumista que anima a los niños a exigir que sus padres y madres satisfagan sus deseos.

3. Estatus Socioeconómico de las Familias.

Si bien ha existido y existe mucha controversia al respecto y no hay consenso al respecto. Hay estudios que afirman que un nivel bajo socioeconómico predice la VFP, mientras otros estudios cuestionan este resultado. en el estudio realizado en España en 2008 por la Asociación Altea se estudiaron a 148 familias comparadas con 106 familias de nuestro entorno como son, Alemania, Italia Portugal o Polonia. Del análisis concluyó que el 63% de dichas familias poseían una situación económica suficiente y estable; y no aparecieron diferencias significativas entre familias con una economía ajustada o de clase baja (16%) y familias con una economía holgada o de clase alta (14%). Por tanto, las familias que sufren la violencia filio-parental tienen, mayoritariamente, una situación económica suficiente o pertenecen a la clase media.

Toma importancia la prevención, a través de programas psicosociales, de sensibilización, para evitar en la medida de lo posible la Violencia Filio-Parental y sus consecuencias en los padres y en la inadecuada integración social, escolar y laboral de estos jóvenes.

Carlos Casaleiz
Psicólogo

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible