Homogeneitorialidad: ¿cómo crecerán los hijos de parejas homosexuales? La palabra la tiene la ciencia.

A mediados de los años setenta del siglo pasado, la Asociación Psiquiátrica Americana y la Asociación Americana de Psicología eliminaron la homosexualidad de la lista de trastornos mentales, un proceso que en realidad terminó a fines de la década de 1980. En 1990, la Organización Mundial de la Salud a su vez eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades. La razón de esta elección fue que no había evidencia de que la orientación homosexual se asociara con angustia psicológica o trastornos mentales.

Si nos centramos en las familias con padres homosexuales, nos damos cuenta de que la homogeneidad a menudo es poco tolerada, y es una condición que a veces genera indignación en la opinión pública. El principal sesgo es la creencia de que los hijos de padres homosexuales tienen más probabilidades de desarrollar trastornos psicológicos y de verse obligados a desarrollar su identidad de género. La creencia que subyace a este prejuicio es que la salud mental del niño es inevitable por tener padres heterosexuales. Pero, ¿es realmente así? Para responder, es necesario dar voz a los numerosos estudios realizados, dejándolos para que nos iluminen y determinen nuestras opiniones sobre el tema.

Este artículo presentará los resultados de algunas investigaciones más representativas sobre el tema. Homogeneitorialidad:

¿Las parejas homosexuales son buenos padres?

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge comparó a 41 familias con padres homosexuales, 40 familias con padres lesbianas y 49 familias con padres heterosexuales.

Los resultados revelaron diferencias entre los tipos de familias. Sin embargo, estas diferencias indicaron un funcionamiento más positivo en familias con padres homosexuales.

Los padres homosexuales mostraron niveles más bajos de depresión y estrés relacionados con la paternidad que los padres heterosexuales.

Los padres homosexuales mostraron más calidez y más interacciones con sus hijos. Además, mostraron menos agresividad educativa y mayor sensibilidad. No hubo diferencias entre padres homosexuales y madres lesbianas.

Con respecto a los niños, hubo más problemas de externalización (ira, comportamiento agresivo, etc.) entre los hijos de padres heterosexuales.

Anteriormente, otro estudio de EE. UU.

En 2010 ya se había señalado en otro estudio que los padres homosexuales no diferían de los heterosexuales en cuanto a las habilidades de crianza y la adaptación psicológica de sus hijos.

Finalmente, vale la pena mencionar los resultados de un gran estudio, publicado en 2015 y realizado en una gran muestra de 44188 sujetos.

La investigación investigó el tiempo pasado con los niños en parejas homosexuales y heterosexuales, y señaló que en las familias con dos madres el tiempo dedicado a los niños aumentó en un 40% en comparación con las familias con padres heterosexuales. El tiempo dedicado a los niños se refiere a actividades útiles para el sano crecimiento físico y mental del niño. Además de los mencionados, hay muchos otros estudios que han llegado a los mismos resultados. Como lo destacó la Asociación Americana de Psicología en su informe de 2005 sobre las familias homosexuales, la investigación no encontró ninguna razón para creer que las madres lesbianas o los padres homosexuales son padres inadecuados.

En contraste, los resultados de la investigación sugieren que los padres del mismo sexo son tan propensos como las familias tradicionales a proporcionar al niño un entorno familiar de apoyo.

¿Cómo crecerán los hijos de padres homosexuales?

Podemos partir de una revisión de los estudios sobre el tema, llevada a cabo por algunos investigadores escandinavos.

Los estudiosos concluyen que, de acuerdo con la investigación realizada entre 1978 y 2000, los hijos de padres homosexuales presentan un desarrollo psicológico típico.

Las mismas conclusiones provienen de una discusión más reciente, publicada en 2008. Un estudio reciente de investigadores australianos sobre un gran número de sujetos incluso ha encontrado que los hijos de padres del mismo sexo tienen puntajes más altos que varias medidas de bienestar psicológico y salud.

general.

Sin embargo, debe enfatizarse que crecer en un contexto social estigmatizador o con prejuicios puede interferir negativamente con el desarrollo psicológico saludable del niño.

Esto fue confirmado por un estudio que comparaba los hijos de parejas lesbianas que residían en los Países Bajos y los Estados Unidos. Los niños holandeses tenían menos problemas emocionales y parecían más a gusto. Este resultado probablemente se deba a la mayor apertura de los Países Bajos hacia las parejas homosexuales. Uno de los principales argumentos en contra de la homogeneidad se refiere al riesgo de que el niño crezca con mayores restricciones con respecto a su identidad de género.

Pero, ¿está científicamente establecido que los hijos de parejas del mismo sexo son más propensos a ser homosexuales?

En 2004, un equipo de investigadores de EE. UU. Comparó a 44 adolescentes con padres homosexuales y 44 adolescentes con padres heterosexuales.

Los resultados indicaron que ni la adaptación psicosocial ni la escolaridad ni la orientación sexual están influenciadas por el sexo de los padres. Este estudio confirma los resultados de muchas investigaciones previas, como la llevada a cabo en 1996 por Golombok y Tasker sobre hijos de madres lesbianas y la de 1997 por Brewaeys y colaboradores. El estudio del sociólogo Mark Regnerus de 2012 merece una mención especial, que ha causado un gran revuelo. Al estudiar cerca de 3,000 sujetos, los hallazgos difirieron fuertemente de estudios previos, retratando a los hijos de parejas homosexuales como más propensos a cometer suicidio, desempleo y traición. Sin embargo, esta investigación, que ha tenido una amplia resonancia entre los medios y entre las asociaciones anti-homosexuales, ha sido duramente criticada por otros investigadores por la metodología utilizada, considerada inadecuada y poco creíble. Para dar un ejemplo, Regnerus había elegido el grupo de hijos de padres homosexuales preguntando a sus hijos si el padre o la madre habían tenido relaciones sexuales con otras personas del mismo sexo. De ser así, el encuestado se uniría al grupo de hijos de padres homosexuales. Es fácil ver que esta forma de recopilar datos es falaz. De hecho, en la muestra se incluyeron, por ejemplo, presos heterosexuales que habían tenido relaciones sexuales con otros hombres en prisión, o una prostituta que a veces ofrecía relaciones con otras mujeres.

La propia Universidad de Texas, a la que pertenece Regnerus, se ha distanciado recientemente de los resultados del sociólogo.

Conclusiones.

De este breve análisis podemos concluir que la opinión común, que cree que los hijos de padres homosexuales son más propensos a desarrollar problemas psicológicos o confusión con respecto a la orientación sexual, no está respaldada por datos científicos.

Los hijos de padres homosexuales tendrán relaciones con el grupo de pares y con adultos de ambos sexos comparables a los de los hijos de parejas tradicionales. Como también enfatizó la Academia Estadounidense de Pediatría, no es la orientación sexual de los padres la que determina la adaptación psicológica del niño, sino la calidad de la relación de crianza y la disponibilidad de recursos sociales y económicos. Como podemos ver, estas son características que son absolutamente transversales a la orientación de género. Por otro lado, sabemos que el bienestar de los hijos de parejas homosexuales puede verse negativamente influenciado por el estigma y los prejuicios presentes en muchas sociedades occidentales.

Para explorar más a fondo el alcance de los estudios científicos sobre homogeneidad, sugiero que lea el libro reciente Homogenitoriality.

Familias con padres homosexuales o lesbianas: estudios e investigaciones.

El texto representa una revisión actualizada sobre homogeneidad, que presenta estudios cuantitativos y cualitativos sobre el tema.

Una lectura fundamental, por lo tanto, ir más allá de los estereotipos e ideologías y formar una opinión razonada sobre este tema, tan debatido en la sociedad contemporánea.

Psicólogo Te Motivan

Hilera 8, Málaga

×
Escríbeme ahora