644299079

Las personas tienden a resistirse al cambio.

Lo hacemos por miedo, debido a la falta de hábito para involucrarnos o por ignorancia. Además, incluso las abuelas de antes repetían a menudo: «Quien deja el viejo camino por el nuevo, nunca sabe lo que encuentra».
Olvidamos que, de hecho, el cambio ocurre continuamente en nosotros y alrededor de nosotros, aunque no nos demos cuenta.

Sin embargo, hay una manera muy simple y efectiva de aprender, al contrario, de cambiar nuestros viejos patrones mentales, nuestras estructuras de pensamiento rígidas, y en última instancia nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo en general.

Cuántas veces comenzamos algo con una energía fuerte y una gran motivación, pero después de unos días o unas pocas semanas, perdemos tanto energía como motivación y volvemos a nuestros viejos hábitos, anulando siempre el cambio inicial que habíamos emprendido.

BJ Fogg, un psicólogo e investigador de la Universidad de Stanford, argumenta que el problema radica en el hecho de que generalmente nos fijamos objetivos demasiado ambiciosos con un riesgo de fracaso demasiado alto y una posterior desmotivación que se hace cargo cuando, precisamente, el objetivo no es alcanzado. Fogg, por lo tanto, sostiene que con objetivos menos ambiciosos y más manejables es posible obtener, en cambio, excelentes resultados.

Lehan Stemmet, investigador del Instituto de Tecnología de Manukau (Auckland), argumenta que para cambiar los comportamientos establecidos con el tiempo, no es necesario actuar de manera radical (arriesgando el fracaso como argumentaba Fogg), sino actuar con pequeños hábitos: cambiar los pequeños hábitos lleva a cambios más radicales a través del mecanismo de las pequeñas gratificaciones. Necesitamos pequeños éxitos que nos gratifiquen, que envíen el mensajea nuestro cerebro que somos capaces que podemos hacerlo y transmitirnos el sentimiento (comprobado por los hechos) de que somos capaces de cambiar, en pequeñas cosas para después cambiar las grandes.

De hecho, estos pequeños cambios en los hábitos tienen una fuerza tal que, con el tiempo, generan cambios más profundos en el comportamiento general.

Por otro lado, ¿a quién de ustedes comenzó a correr cuando comenzó a caminar? Ninguno. Pero todos ustedes (incluyéndome a mí) pasaron por la conciencia de que pudimos pararnos sin caernos, así que avanzamos unos pasos sin cansarnos y luego alargamos la distancia gradualmente, aumentamos el tiempo y, finalmente, corremos, incluso si no nunca lo habíamos hecho antes.

Fogg ha diseñado un programa llamado Tiny Habits que explica y ayuda a cambiar los hábitos pequeños. Su lema es: «Cuando aprendes el método de Tiny Habits, puedes cambiar tu vida para siempre».

Ah, lo olvidé: es importantísimol «recompensar» cada vez que se logra un éxito. Sin esta gratificación, sin el reconocimiento propio de nuestro valor, nuestro compromiso y nuestra capacidad para tener éxito, nuestro cerebro no memorizará esa actitud subyacente que puede resumirse en el lema: «Soy capaz de cambiar».

Será precisamente esta aptitud aprendida, para consolarnos y apoyarnos en el momento en que la vida nos enfrentará con esos momentos de crisis y nos impulsará a cambiar ese algo de nosotros mismos que ya no funciona y ya no nos sirve.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Escríbeme ahora
Powered by