¿Cuáles son los prejuicios, estereotipos y temores sobre los psicólogos y la psicoterapia? Vamos a descubrirlo juntos.

 

Los problemas, los prejuicios y las ideas erróneas sobre acudir al psicólogo nos impiden pedir ayuda y resolver nuestros problemas de manera eficaz y rápida.

 

PREJUICIOS ACERCA DE LA PSICOLOGÍA

Una de las preguntas que formulo en la primera entrevista es siempre: “¿Qué crees que puedo hacer por ti?” Luego sigue: “¿Tienes alguna idea de cómo funciona la psicoterapia?” Cuando comenzamos algo nuevo, generalmente ya tenemos una idea de lo que será, una expectativa. Incluso si la situación es nueva, es posible que tal vez ya hayamos oído hablar de ella, la hayamos leído, la hayamos visto en la televisión.

Para mí, como profesional, es importante saber cuáles son las llamadas “teorías ingenuas” sobre la terapia, porque si no se las trata de manera efectiva, pueden crear problemas a lo largo del camino.

Cuando una idea no se basa en cierto conocimiento o experiencia directa, ya sea positiva o negativa, es un prejuicio. Los prejuicios son muy útiles porque nos ahorran tiempo, no requieren un análisis exhaustivo y sirven para protegernos de lo “nuevo” o “diferente” y, por lo tanto, son potencialmente amenazantes. Ninguno de nosotros es inmune. Todos tenemos nuestros prejuicios sobre cosas que no hemos experimentado y no sabemos.

A partir de esta premisa, es importante entender cómo superar estos prejuicios, para evitar que el intento de protección no termine convirtiéndose en una jaula. El primer paso es entender qué origen tiene un prejuicio específico.

Los prejuicios sobre cómo funciona la psicoterapia o, en general, sobre los psicólogos y sobre las enfermedades mentales, surgen del hecho de que siempre ha habido un estigma o una discriminación basada en el prejuicio, en comparación con los “locos”.

Las personas que tenían un problema psicológico, una enfermedad mental o simplemente comportamientos y actitudes consideradas excéntricas con el tiempo han sido rechazadas, aisladas y excluidas de la sociedad. Comprensible, por lo tanto, nadie quiere ser asociado a esta categoría!

LOS MIEDOS MAS POPULARES DEL PSICÓLOGO

1 – “El psicólogo es demasiado caro”

Érase una vez, cuando el único tipo de terapia era el psicoanálisis de Freud o Jung, era sin duda una cura reservada para personas muy ricas. El psicoanálisis tenía una frecuencia al menos tres sesiones por semana durante un tiempo que podría durar muchos años. Ahora hay varias pautas “breves” diseñadas para períodos de tiempo bien definidos, con una reunión a la semana y a precios bastante asequibles.

Ciertamente no es gratis. La remuneración de un psicólogo se refiere al servicio que se ofrece a la persona que solicita ayuda. Este servicio se basa en habilidades y profesionalismo que demoran años en desarrollarse y que siempre deben actualizarse, pero también en un espacio físico y mental reservado.

Se debe considerar entonces, que tener un problema  psicológico implica un costo para la persona. Puede ser económico; Pensemos en la ansiedad y la depresión que nos impiden trabajar. En otros casos, puede haber comportamientos específicos como ir de compras, comer en exceso o el juego compulsivo. Finalmente, siempre hay un costo relacional mental, emocional y, en muchos casos, incluso mayor.

Mirándolo desde esta perspectiva, la psicoterapia es una inversión que a largo plazo ahorra dinero y es útil a lo largo de nuestras vidas.

2 – “No puedo entender mi problema”

A menudo pensamos que lo que nos sucede solo puede ser comprendido por quienes lo han vivido. O quizás creemos que somos los únicos que tenemos ese problema. Especialmente cuando sufrimos, es común sentir que somos mal entendidos.

Un psicoterapeuta, gracias a su experiencia y los estudios que ha realizado y continúa realizando, es un experto en sufrimiento mental en un sentido general. A partir de esta premisa, se encuentra trabajando con la persona que pide ayuda y que se considera experta en el conocimiento específico de sí misma.

Juntos tendrán la tarea de aclarar el problema para encontrar una solución y resolverla si es posible, o aprender a manejar el problema, si realizar un cambio no es una opción viable.

3 – “Es solo para los locos”

Esta idea tan extendida deriva de la falta de conocimiento de la historia de cómo se desarrollaron las diferentes profesiones de los expertos en salud mental. Las teorías y técnicas de ayuda en el sufrimiento tienen poco o nada en común con los métodos que se utilizaron hasta hace 60 años. Sin embargo, incluso hoy en día, muchos creen que, por un lado, están los enfermos mentales, desequilibrados y peligrosos “estar encerrados” y, por otro lado, están los saludables, y todos los demás.

Por otro lado, alguien que se da cuenta de que tiene un sufrimiento psicológico es alguien que ha desarrollado una conciencia importante sobre sí mismo, sobre lo que está mal y sobre sus límites en su capacidad para ayudarse a sí mismo. Y, como si se tratara de una pregunta relacionada con la salud física, identificó al experto capaz de resolver el problema.

No sé que es la locura pero podría estar muy cerca del siguiente concepto. Para mí la locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.

4 – “Manipulará mis pensamientos”

A veces, el temor de ir a un psicólogo es que, además de poder leer los pensamientos más íntimos y secretos, también puede manipularlos y anular la voluntad de una persona, lo que hace que actúen como lo considere más correcto.

Es importante disipar este prejuicio. La única persona que puede conocer íntimamente a una persona es la persona misma. Lo que sucede en la psicoterapia es que aquellos que solicitan ayuda eligen, con total libertad y en la medida en que lo consideren más apropiado, confiar y compartir una parte muy íntima de sí mismos, con el objetivo de restaurar su propio bienestar. La terapia solo funciona de esta manera.

5 – “Me juzgará negativamente”

Muy a menudo las personas dejan de comenzar una psicoterapia porque, aunque sienten la necesidad, creen que el psicólogo las juzgará mal y condenará su comportamiento.

En realidad, aquellos que temen el juicio de los demás a menudo se sienten avergonzados de decir pensamientos y comportamientos que se juzgan íntimamente como incorrectos. En este caso, el trabajo en terapia consistirá en la aceptación de partes de uno mismo percibidas como “incómodas”.

El foco de atención en la terapia nunca es moral. La pregunta que el cliente y el terapeuta se preguntan constantemente es si los pensamientos, las emociones y los comportamientos que se llevan al examen son “funcionales”, en otras palabras, ventajosos para la persona. Si la respuesta es negativa, buscamos juntos formas de ver desde perspectivas más ventajosas.

Estos son los cinco primeros de diez preocupaciones generalizadas entre los clientes. Nos vemos la próxima semana para averiguar qué otros prejuicios existen alrededor de los psicólogos.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

×
Escríbeme ahora