Problemas de Autoestima

La autoestima se puede definir como el conjunto de juicios evaluativos que el individuo tiene de sí mismo.

Se deriva de un proceso interactivo de evaluaciones que el individuo hace, a sabiendas y sin saberlo, confrontando el entorno.

Esta evaluación se basa en la capacidad de las personas para observarse a sí mismas y, por lo tanto, para conocerse a sí mismas.

Esta capacidad permite a las personas expresar una opinión general sobre sí mismas, atribuyendo un valor positivo o negativo a los diversos elementos que las caracterizan.

Al contrario de lo que generalmente se cree, la autoestima no es una característica tan estable de la persona. De hecho, cambia día a día, hora por hora, en función de los eventos que nos brinda el mundo y de la importancia que tienen para nosotros.

La autoestima es el resultado del conjunto de dos elementos:

  1. El primero deriva de la comparación entre los resultados que obtiene el individuo y sus expectativas.
  2. El segundo elemento es el resultado de las interacciones con otros y pretende ser una evaluación de lo que la gente cree que la gente piensa de nosotros.

Estas dos evaluaciones, una individual y otra social, generan la autoestima general de la persona, donde para cada individuo los dos elementos adquieren diferentes pesos. La autoevaluación también se deriva de la relación entre lo que somos (yo real) y lo que creemos que deberíamos ser (yo ideal). Cuanto mayor sea la discrepancia percibida entre estos dos elementos, menor será nuestra autoestima.

La autoestima, por lo tanto, deriva de los resultados de nuestras experiencias en comparación con nuestras expectativas ideales. En algunos casos puede generar formas de insatisfacción aguda, mientras que en otros puede ser un estímulo para el crecimiento, alentando a la persona a establecer metas para lograr. Para reducir la discrepancia entre el elemento ideal y real del ser, la persona puede actuar de dos maneras diferentes: puede cambiar el tamaño de sus aspiraciones, acercando el ser ideal al percibido, o puede tratar de mejorar sus habilidades reales.

EL PAPEL DEL AUTOESTIMA EN EL BIENESTAR PSICOLÓGICO

 

En la vida diaria, la autoestima juega un papel fundamental, influyendo en la forma en que la persona enfrenta los desafíos de la vida cotidiana. Tener una autoestima sólida es el resultado de una diferencia limitada entre el yo real y el yo ideal. Significa saber cómo reconocer de manera realista sus fortalezas y debilidades, estar motivado para mejorar sus debilidades y estar satisfecho con sus fortalezas.

Tener una autoestima estable implica una mayor apertura, autonomía y confianza en las propias habilidades. Estas personas perseveran en las actividades que les apasionan y en alcanzar una meta que les importa a pesar de la adversidad. Se las arreglan para atesorar los fracasos sin dejarse caer, lanzándose a nuevas empresas confiadas en el éxito.

 

BAJA AUTOESTIMA

 

La desmotivación, la desconexión y la falta de interés acompañan la baja autoestima. En estos casos, la atención de la persona se dirige exclusivamente a sus debilidades, mientras que sus recursos son ignorados. Esta forma de autoevaluación lleva a las personas con baja autoestima a huir de las situaciones por miedo al fracaso o al rechazo de otros.

De hecho, la negativa de los demás se convierte en una fuente de gran dolor, ya que confirma la insuficiencia de la persona al agregar una imagen propia ya negativa. Somos más vulnerables, menos autónomos, nos rendimos fácilmente a la hora de alcanzar un objetivo, sobreestimamos las dificultades y no confiamos en nuestras propias habilidades.

Estas son personas que luchan por abandonar los sentimientos de decepción y amargura asociados con los fracasos y las críticas. De hecho, son personas muy sensibles a la incomodidad, que les dura más tiempo, lo que les lleva a meditar sobre los fracasos y a criticarse amargamente. Para evitar su incomodidad, las personas con baja autoestima suelen inclinarse por agradar a los demás para obtener juicios positivos. Sin embargo, esto sucede a expensas de lo que les gustaría, ya que se vuelven excesivamente complacientes y la incapacidad de imponerse y ser respetados los lleva a sentimientos de frustración.

Alternativamente, pueden aislarse para evitar cualquier tipo de confrontación social y no sufrirla. A la larga, sin embargo, estas estrategias conducen paradójicamente a fortalecer la idea de ser inadecuado y sin valor, exacerbando el sufrimiento. En un intento de amortiguar su sensación de insuficiencia, las personas con baja autoestima, por lo tanto, utilizan estrategias que no son efectivas, lo que hace que el problema resurja aún más intensamente.

 

QUE OFRECEMOS

 

Carlos Casaleiz Psicólogo Málaga ofrece un servicio de consultoría y soporte psicológico  que tiene como objetivo resolver el problema. Mi consulta está ubicada en el centro de Málaga, en Calle Don Cristian 19,4º B. A través del camino psicológico es posible profundizar el autoconocimiento, reformular las evaluaciones y mejorar las áreas de mejora, a fin de resaltar los recursos de la persona y encontrar estrategias efectivas para enfrentar al mundo y a los demás respetando a sí mismos.

Política de Privacidad

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!!!