Relaciones 2.0: entre la búsqueda y el escape de los lazos emocionales

«… Afirman que su deseo, propósito, sueño o pasión es» establecer relaciones «pero, de hecho, tal vez no les interese principalmente cómo evitar que sus relaciones se condensen y coagulen». Esta cita de «Liquid Love» de Bauman introduce una serie de reflexiones que serán el tema de esta contribución.
Un fenómeno psicológico y social, muy evidente hoy en día, que podría identificarse en la búsqueda espasmódica de una relación. Esta relación se fantasea como la «solución» que puede satisfacer los diferentes deseos de la persona y que de alguna manera completa el cuadro de vida, conformado por objetivos y tareas sociales a los que todos deben responder diariamente. Las relaciones, sin embargo, se encuentran en un nuevo contexto de transformación, en el que entran en juego cada vez más los métodos virtuales de comunicación y encuentro entre sí.

¿Cómo han cambiado los lazos con el tiempo?

El uso de las redes sociales permite a las personas conectarse entre sí sin crear vínculos duraderos, ya que todos parecen caracterizarse por una cierta inestabilidad. Esto último refleja la inestabilidad emocional y psicológica de las personas, que por un lado buscan la cercanía y el contacto «real» con el otro, por otro lado, se asustan por el compromiso y la necesidad de elegir entre las diferentes alternativas. Una vez que se toma una decisión para establecer un vínculo de amor, la posibilidad de vivir otras relaciones se excluye automáticamente.
Erich Fromm, en su obra «El arte de amar», explica que «la satisfacción en el amor individual no se puede lograr sin la capacidad de amar al prójimo con humildad, fe y coraje», pero esto es bastante difícil. en «una cultura en la que estas cualidades son raras, la adquisición de la capacidad de amar está condenada a seguir siendo un éxito excepcional». El amor, por tanto, según esta lectura, expondría al riesgo, a la fragilidad ya la necesidad de valentía, ya que elegir amar significaría en cierto sentido «dar un salto en la oscuridad».

Parecería que en la sociedad actual la lógica del consumismo, del deseo ilimitado de poseer, son aspectos que caracterizan no solo la realidad material sino, en ocasiones, también la afectiva.

En realidad, el deseo requiere tratamientos prolongados, la posibilidad de comprometer, a veces incluso de una forma dolorosa, requiere, además, posponer su satisfacción. Esta característica choca con una realidad a menudo caracterizada por la velocidad y la aceleración, en la que se prefiere la gratificación inmediata y el escape de las emociones negativas, visto como una carga para ser liberado rápidamente.
Las redes sociales, así como las formas de comunicación presentes en la actualidad, permiten precisamente esta rapidez en las relaciones humanas y la presencia constante del otro, con quien se puede «contactar» en cualquier momento a voluntad y para satisfacer sus necesidades. Esta «proximidad virtual» ha ido sustituyendo paulatinamente al compromiso real en la relación, lo que produce una mayor presión y constancia en el enfrentamiento cara a cara.
Suele suceder que para terminar una conversación o incluso un vínculo emocional, basta con pulsar un botón, cancelar y cerrar los contactos sin ninguna implicación, casi asépticamente.
Esta posibilidad permite a las personas autoexcluirse y protegerse del impacto negativo de sus elecciones y sus consecuencias, separándose emocionalmente y reingresando a la velocidad del rayo en otra «charla», en otra dimensión interpersonal que prefigura un mecanismo bulímico, en que, sin embargo, termina teniendo el mismo «sabor».

¿Cuáles son las repercusiones de estas experiencias interpersonales en la psique de la persona?

En la nueva sociedad contemporánea surge la necesidad de una escucha profunda y competente, de personas capaces de reconocer las potencialidades internas de cada uno.
Las relaciones sociales tienen un profundo significado psicológico personal: así como el individuo influye en el mundo externo en el que vive, el entorno influye en nuestro mundo interno a través de un intercambio profundo, donde la relación adquiere un valor inestimable. La capacidad de entablar una relación con el otro se puede definir como una habilidad indispensable para enfrentar nuevos contextos caracterizados por desafíos e inseguridades sociales cada vez mayores.

Los aspectos relacionales están estrictamente interconectados con el bienestar psicológico según lo declarado por varios estudios en los últimos años. De hecho, es más probable que las personas se sientan positivas cuando están en compañía (Berscheid & Reis, 1998) y la sensación de bienestar aumenta cuando se experimenta cierto grado de cercanía e intimidad con las personas (Diener, 1984). Además, la percepción de poder recibir apoyo social de la red que rodea a cada uno está vinculada a una mayor posibilidad de experimentar emociones positivas (Kawachi y Berkman, 2001).

Por el contrario, las personas tienden a experimentar emociones negativas cuando están solas (Diener, 1984) y los estudios han demostrado que la ausencia de contactos significativos podría inducir sentimientos de soledad, conduciendo a la depresión en los casos más graves . Finalmente, los lazos emocionales también contribuirían al bienestar de las personas, en la comparación entre personas solteras y personas que viven en una relación satisfactoria (Easterline, 2003),
Más allá de estos datos, siempre es necesario enfatizar las vivencias subjetivas de la persona y la posibilidad de crear el propio equilibrio. De hecho, muchos factores convergen en la creación de bienestar psicológico, entre ellos el cuidado de los aspectos relacionales que difieren en el sentimiento de cada persona en función de las vivencias personales y sus características.
En este sentido, la escucha y la empatía pueden ser dos habilidades de gran utilidad que se deben «entrenar» constantemente en todos los contextos, para hacerlas cada vez más efectivas y enriquecidas de significado.

 

Carlos Casaleiz

Psicólogo

Las malas caras en pareja. 644 299 079

Uno de los comportamientos más absurdos y al mismo tiempo trágicos que ocurre dentro de la pareja son las malas caras. Por lo general, sigue el ejemplo de los acontecimientos cotidianos, de importancia relativa, como una distracción (ella tiene un vestido nuevo y él no se da cuenta); una falta de atención hecha sin mala fe (él y ella van juntos a una cena con amigos y durante la noche dirige su atención a los demás y no a su pareja).

En resumen, todas esas ocasiones en las que sentimos que tenemos derecho a sentirnos ofendidos.

En este punto, esperaríamos una buena y fuerte discusión. Una pelea. Y en cambio: nada. Lo que sigue a la ofensa sufrida es el silencio total. ¡La guerra fría dentro de las paredes de la casa!

Y es un silencio defendido enérgicamente y hacia el cual incluso preguntas como: «¿Ha sucedido algo? ¿Hay algo mal?» obtienen la misma respuesta habitual: «¡Nada!».

Las malas caras

Esta actitud (las malas caras, de hecho) sigue una decepción probada hacia la pareja y se basa en la obstinación de no explicar las razones. ¿Por qué? Por la creencia compartida por la mayoría de la gente de que: «Amar a una persona significa entenderlo sin tener que explicarlo todo».

¿Pero es una creencia realista? Obviamente no.
Sin embargo,es lo primero que aprendemos cuando llegamos al mundo.

En ese momento de nuestra vida hay alguien que nos cuida, nos cuida sin necesidad,nosotros bebé, de expresar  claramente nuestras necesidades. Así, se forma en nosotros la creencia de que el otro nos entiende como si nos estuviera leyendo en el pensamiento.

Cuando nos convertimos en adultos, tenemos la convicción de que el ser querido debe entendernos precisamente al leernos en pensamiento; que la pregunta: «¿pasa algo malo?» ¡Es superfluo porque nuestro compañero debe saber lo que está mal!

Aún así, podría objetarse, especialmente al comienzo de la relación, realmente nos parece que el ser querido nos comprende sin pronunciar una palabra; existe tal armonía que es suficiente mirarnos a los ojos para entenderse. En realidad, lo que sucede, especialmente al comienzo de cada historia o en situaciones especiales y particulares, es una especie de ilusión y autoconfianza de que este es el caso. Porque, como buenos románticos, nos gusta cultivar la idea de que: «Amar a una persona significa comprenderlo sin tener que explicarlo todo».

Los adultos, por otro lado, son extremadamente complejos. Fingir que alguien nos comprende sin necesidad de explicación es equivalente a fingir que alguien comprende el mecanismo de la fisión nuclear simplemente mirando una planta de energía desde el exterior.

¿Qué podemos hacer?

Por un lado, el compañero malhumorado debe entrar en la perspectiva de explicarle al otro lo que siente y piensa. utilice la expresión: «Enseñe al otro lo que somos».

Por otro lado, aquellos que tienen malas caras deben tener en cuenta que la pareja no permanece en silencio por una forma de hostilidad hacia él sino, simplemente, por temor a no ser entendido por él.

Ambos, por lo tanto, deben tomarse la molestia y el tiempo para explicar al otro quiénes son, en su propia y evidente extrañeza, complejidad y, ¿por qué no? – Locura.

Casaleiz Psicología

Crisis en pareja y terapia psicológica. 644 299 079

Como sucede con cualquier tipo de agregación social, la pareja nace, crece (y a veces «muere») en un ciclo evolutivo que, dependiendo de la pareja en juego, puede avanzar rápidamente (raramente) o encontrar obstáculos y bloqueos.

El encuentro entre los dos miembros de la pareja conduce al nacimiento de una relación sentimental que puede seguir un camino lineal o tortuoso y que, en muchos casos, conduce a la formación de una familia.

Desde un punto de vista psicológico, la pareja y la familia son conceptos complejos. Mientras tanto, el matrimonio no es (o ya no es) la condición necesaria para dar una estructura psicológica a la familia. En cambio, adquiere un papel secundario con respecto al sentido de pertenencia y el intercambio de un proyecto de vida común.

Además, la formación de una pareja desde un punto de vista cultural adquiere significados, valores y expectativas que involucran no solo a las parejas sino también a las familias de origen, amigos y varios familiares. De hecho, uno de los problemas que frecuentemente genera conflictos en la pareja es la relación con sus respectivas familias de origen. Los suegros y los cónyuges demasiado intrusivos, incluso los hijos, la incapacidad de dividirse y definir su papel dentro de la nueva familia, son problemas críticos que conducen a roturas, a veces, incurables.

Tareas de la pareja


Una de las primeras tareas de los miembros es precisamente la de «pensar en uno mismo como pareja» y actuar en consecuencia, es decir:

– necesita separarse de la familia de origen, lo que no significa romper relaciones y lazos emocionales, sino delimitar una nueva frontera donde la nueva familia tendrá sus propias reglas, necesidades, planes y donde la familia de origen tendrá que aprender a respetar los espacios y la autonomía de la nueva familia formada;

– el compañero/a debe ser el único interlocutor para cualquier discusión sobre las reglas de la pareja y solo con ella será necesario negociar y definir estas reglas. Será importante, por lo tanto, mantener fuera de estas discusiones a aquellas familias de origen que deseen intervenir sobre los méritos y proporcionar consejos e indicaciones sobre cómo relacionarse con la otra pareja y tendrá que resistir la tentación (o hábito) de buscar el apoyo de los miembros de su familia en discusiones, incluso acaloradas, con su pareja;

– Es importante aceptar a la pareja como algo distinto de uno mismo: uno a menudo supone que uno quiere cambiar al otro o espera que el otro cambie de acuerdo con las expectativas de uno. Esto no significa que dentro de una relación de pareja sana y adecuada uno no pueda madurar y cambiar, pero ciertamente debe abandonar la idea completamente irracional de que: «Si él / ella realmente me amara, cambiaría para mí»; o: «¡Gracias a mi amor cambiará!».

– es necesario aprender métodos de comunicación correctos: los conflictos a menudo permanecen vivos y continuos debido a mecanismos de comunicación disfuncionales y agresivos. Es el caso de ese compañero que, para hacer que el otro se sienta culpable, se enfurruña durante días; o que, enfadado, usa tonos agresivos, insultos y sarcasmo; o, finalmente, eso no expresa clara y explícitamente sus solicitudes pensando y pretendiendo que: «¡Él / ella debe hacerlo espontáneamente de lo contrario si le pregunto que no tendría el mismo valor!»

Los problemas anteriores son comunes a todas las parejas: cuando la crisis se apodera de una pareja, todas las áreas de la vida en común se convierten en el pretexto para librar una guerra: opciones económicas, relaciones sexuales, crecimiento y educación de los niños, trabajo y elección del destino para las vacaciones. Las peleas. luego, se convierten en la manera de golpear al otro y lastimarlo. Los fenómenos de escalada se activan de modo que cada golpe (acción) del compañero corresponderá a otra (reacción) destinada a causar aún más daño. Los conflictos se radicalizan y la crisis se vuelve crónica: meses y, a veces, años de enfrentamientos vehementes terminan afectando la capacidad de la pareja para crecer y superar las dificultades.

¿Qué hacer?


En todas estas situaciones, lo que a menudo es insuperable es la fuerte resistencia de los miembros de la pareja a admitir sus responsabilidades y asumir la carga del cambio de primera mano. Por lo tanto, es útil responder algunas preguntas destinadas a cuestionar el modelo de culpa (es su culpa porque …):
– ¿Le estoy pidiendo que cambie su forma de ser?
– Si lo estoy haciendo, ¿qué estoy dispuesto a cambiar?
– ¿Lo estoy acusando / culpando?
– Si lo estoy haciendo, ¿estoy dispuesto a asumir la responsabilidad de haber contribuido, por mi parte, a esta situación?
¿Estamos dispuestos a estar uno al lado del otro para resolver problemas o queremos seguir enfrentándonos para mostrar quién tiene la razón?

¿Cómo resolver conflictos?

 

Cada relación de pareja necesita encontrar su propio equilibrio. Desde este punto de vista, el conflicto une todas las relaciones humanas y en sí mismo no es negativo ni peligroso. Si se aborda y maneja bien, representa un momento de crisis que puede ayudar a los miembros de la pareja a una mejor comprensión mutua y, por lo tanto, a la aceptación del otro.

Cuando esto no sucede y la pareja continúa culpándose mutuamente y se insultan mutuamente, es esencial contactar a un psicólogo para una consulta de pareja donde puedan aprender a resolver conflictos de manera constructiva. El asesoramiento en pareja (o terapia de pareja) se convierte así en ese contexto protegido donde puede observar cosas con diferentes ojos y puede cuestionar su visión de los problemas.

El objetivo será entonces asumir la responsabilidad de cambiar las cosas definiendo problemas juntos y, juntos, enfrentándolos y resolviéndolos.

 

Casaleiz Psicología

644 299 079

¿Es realmente posible cambiar los malos hábitos? Casaleiz Psicología 644 299 079

¿Ha estado tratando de dejar de fumar o gastar dinero en cosas que no necesita durante años o para detener otros comportamientos que le causan molestias pero que no puede eliminar?

Los malos hábitos suelen estar muy arraigados y son difíciles de eliminar.

No es solo una cuestión de fuerza de voluntad y autocontrol. Los malos hábitos consolidados responden a algunas necesidades básicas y nos permiten obtener sensaciones que deseamos intensamente, incluso si traen consigo muchas consecuencias negativas, por esta razón luchamos tanto para dejarlos ir.

Para perderlos, es importante cambiar el patrón mental que es la base de la fijación.

Estos son los primeros pasos básicos para cambiar los malos hábitos:

  • Escucharte. Trate de entender qué necesidad está tratando de satisfacer. El primer paso fundamental para cambiar un mal hábito es pensar en las razones que lo empujan a ponerlo en práctica.
  • Busque una forma alternativa y más saludable de satisfacer esa necesidad. Recuerde que si alimenta una necesidad, es importante, y no puede pretender no alimentarla e ignorarla. Volverá y, en poco tiempo, se encontrará recuperando los comportamientos habituales. Libera tu mente y da espacio a toda tu creatividad, piensa si se le ocurren otras formas más saludables de satisfacer esa necesidad.
  • Fíjese una meta concreta y alcanzable. Quiero perder peso o gastar menos dinero es un objetivo demasiado general, tienes que cuantificar cuánto quiere perder peso o ahorrar. Recuerde siempre que el objetivo debe ser realista y alcanzable, de lo contrario está destinado a fracasar.
  • Dése un tiempo razonable. Establezca una cantidad de tiempo razonable para alcanzar su objetivo y luego haga un balance de lo que funcionó o falló. Finalmente, recalibre su objetivo para hacerlo más realista.
  • Continúe paso a paso: debe ir en pequeños pasos y aumentar gradualmente el nivel de dificultad.
  • Piense en el día en que ya no tendrá su mal hábito tan odiado, concéntrese en las emociones y sentimientos positivos que siente y en todas las mejoras que podrían ocurrir en su vida.
  • Busque un entrenador, un aliado que pueda estimularlo sin prejuicios y que pueda celebrar sus éxitos con usted, una especie de entrenador que lo alienta a no darse por vencido.
  • Rompa los automatismos. Los hábitos a menudo están vinculados a automatismos y rutinas. ¡Cambia, cambia, cambia! Desde el camino que va a trabajar hasta la organización de su día. Haz pequeños cambios, ponte a prueba, demuestra que la rutina puede romperse,
  • Reconozca sus grandes éxitos. ¡Dése un premio que recuerde que lo hizo y que cambiar es agotador pero siempre posible!

 

Casaleiz Psicología

644 299 079

¿Me estás psicoanalizando? Casaleiz Psicología 644 299 079

«¿Pero me estás psicoanalizando ahora?» Contexto: restaurante, aunque puede suceder en diferentes contextos: en un viaje con amigos, en el bar con conocidos … en la vida personal, en definitiva.

«¿Me estás psicoanalizando?»

Esta pregunta viene al pelo, de alguien en la mesa que a veces tiene los ojos tensos y preocupados, a veces desafiante. Y esta es la única observación que realmente hago. Por lo demás … no, ¡no te estoy psicoanalizando!

¿Por qué no te estoy psicoanalizando?

Razón 1

En primer lugar, porque no me ocupo del psicoanálisis. El psicoanálisis es una forma muy específica de hacer psicología y no es lo que he elegido.

Culturalmente, sucede en varias áreas que palabras muy específicas se usan por error para indicar algo más general. Un ejemplo; Siempre he llamado Danone a los yougures. Dadone fue el nombre del primer producto creado con estas características y, en el discurso común de mi familia y las amistades de mi infancia, este nombre se ha mantenido y se ha generalizado a todos los yogures. Se encuentran derivaciones similares para la palabra Nutella para «crema de chocolate».

Por lo tanto, no todo es psicoanálisis.

Razón 2

Estamos en un restaurante y no estoy trabajando. Como si dijera, no estoy acostumbrado a trabajar horas extras y estoy disfrutando el momento en una restaurante contigo. No estoy pensando en términos de construcciones psicológicas, conexiones, coherencias e inconsistencias y, menos aún, de tecnicismos o diagnósticos. En ese momento estoy viviendo mi tiempo libre.

Estoy hablando contigo, sin trabajar.

Porque entiendo muy bien tu pregunta

Sin embargo, mientras lo haces, entiendo completamente tu pregunta y sospecha de que te estoy psicoanalizando.

Tienes una experiencia diaria de ti mismo y conoces aspectos íntimos y secretos de ti mismo a los que otros no tienen acceso. Algunas narrativas sociales han hecho circular la idea de que el psicólogo, mirándote y hablando contigo, descubrirá estos aspectos íntimos y secretos y la consecuencia es que un psicólogo en tu mesa tiene un aire sospechoso. Algunos quieren proteger su intimidad y tolerarán mal la presencia de un psicólogo en el grupo, otros sienten curiosidad por explorarlo y, por lo tanto, están felices de tener un experto en psique en la mesa.

En ambos casos, sin saberlo, encontrarse con una psicóloga espera que los secretos salgan a la luz. Si eres de la tribu de aquellos que quieren protegerlos para que no te vean, estarás a la defensiva; Si eres de la tribu de los curiosos, incluso puedes esperar un poco que el psicólogo te revele algo.

En ambos casos, puede surgir la pregunta: «¿Me estás psicoanalizando?». En el primer caso, habrá sido una cuestión recuperar el control y defenderse mejor, en el segundo, provocar las reflexiones del psicólogo.

Exposición y juicio

Se pillado en el acto es algo que incluso a los niños no les gusta mucho. Puedes imaginar, por lo tanto, cuán perturbadora es la creencia de que el psicólogo capta el acto cuando menos lo esperas, incluso en un restaurante. La exposición y el juicio no son agradables y creer que esto está sucediendo conduce a la autodefensa.

No es muy diferente de cenar con un peluquero y saber que llevas meses sin ponerte el tinte,tienes el pelo sucio o necesitas un corte de pelo. Tal vez te preguntes qué piensa el peluquero solo que, allí, la diferencia radica en el hecho de que ya conoces la solución para el cabello largo o sucio. En cambio, con respecto a los problemas emocionales, relacionales, de pensamiento y de comportamiento, uno se siente más vulnerable y menos preparado. Entonces, la posible opinión del psicólogo crea más asombro.

La buena noticia es que no hay exposición o juicio porque el psicólogo, mientras termina de masticar la ensalada, probablemente esté pensando en sus sabores o en lo buena que es . La excelente noticia es que el psicólogo está obligado a no juzgar de todos modos, incluso en la consulta. No es su trabajo.

Quieres conocerte en los aspectos más íntimos de ti mismo

Sin embargo, si tu pregunta proviene del deseo de saber más acerca de ti, puede explorar las partes de ti que despiertan curiosidad en el contexto correcto, con tu psicólogo. Cuando esté en un restaurante con tu amigo que es psicólogo disfruta el tiempo con él. Porque él está allí contigo como amigo,no como psicólogo.

Y, si aún no somos amigos y te gusta mi forma de trabajar, ¡puedes apoyarte en mí!
Puede solicitar información en: consulta@casaleizpsicologo.es

Counseling de pareja: el problema es el problema. Casaleiz Psicología Málaga 644 299 079

El counseling de pareja es un camino que puede durar desde una reunión hasta un número ilimitado de reuniones (acordadas) y tiene como objetivo ayudar a la pareja en caso de crisis relacionada con eventos de la vida (duelos, nacimientos, matrimonio y convivencia, transferencia, cambio de trabajo, enfermedades …)

El problema es …

 

«… lo que él / ella hace …»

«… lo que él / ella dice …»

Más o menos los encuentros de la pareja, en primera instancia, son un momento para descargar las frustraciones acumuladas y aprovechar la oportunidad para desahogar emociones y pensamientos con respecto a la relación. La forma adoptada es, a menudo, la crítica y la acusación del otro.

Por qué el otro es criticado

La crítica puede tener una función protectora de las propias convicciones y de la propia integridad. Poder comunicar que El/Ella tiene la culpa, permite descargar parte de las propias o la totalidad de las responsabilidades. La crítica ofrece, aparentemente, un rostro y un nombre al problema porque el problema es el/ella que, con su comportamiento, causa dificultades y fricciones en la pareja.

El problema es el problema

 

David Epston, un sabio exponente de la terapia narrativa, utiliza este útil aforismo clarificador:

El problema no es la persona, el problema es el problema.

¿Qué significa eso?

Epston tiene la intención de recordar que el problema es algo que va más allá de la persona, que es un medio a través del cual ocurre el problema. El problema va más allá de la relación de pareja porque la relación es un medio a través del cual se presenta el problema.

¿Entonces, cuál es el problema?

La respuesta es: ¡el problema son todos los problemas posibles!

Es decir, cualquier aspecto de la relación, de las personas, del comportamiento que causa dificultades puede definirse como un problema.

Una pareja podría reconocer el problema en la falta de comunicación, en una sexualidad demasiado o muy poco frecuente, en el poco tiempo para dedicar, en asuntos económicos …

El problema no es la pareja que gasta demasiado, que no siente deseo sexual, que habla poco … el problema es gastar demasiado, la falta de deseo sexual, la cuestión económica.

El problema es la forma en que ambos viven y se enfrentan a gastar demasiado, la falta de deseo sexual, la cuestión económica. El problema, en lugar de ser interno para la persona se vuelve externo, observable, solucionable.

Dale un nombre al problema

 

Dar un nombre al problema significa definir o esbozar, limitar la dificultad de la pareja. Imagínate que para una pareja el problema es el momento de estar juntos.

El punto de partida es explorar cómo y cuándo surge el problema del tiempo para estar juntos, cómo intentamos resolverlo, qué funcionó y qué no, qué estás dispuesto a tratar de hacer y qué sería útil poner en juego para tener éxito.

Cuando el nombre es diferente

¡En el asesoramiento en pareja, no se dice que el nombre que da a una persona es el que da a la otra!

Sí, puede suceder que un compañero diga que el problema es el momento de estar juntos y el otro que el problema es que no tiene tiempo para sí mismo. ¡Oh, oh! ¿Y ahora qué?

Hay más posibilidades. Puede trabajar al mismo tiempo con los dos problemas diferentes mediante la comprensión de las razones detrás de las solicitudes y hacer que su mundo perceptivo y las necesidades sean más accesibles para su pareja. En este caso, la dirección que se toma es superar la dicotomía inicial y reconocer que está impulsada por un sistema de valores. La pareja puede descubrir que las comparten y, por lo tanto, que las soluciones son compatibles, o no.

Se puede trabajar con el elemento común: en este ejemplo, el tiempo. ¿Qué significa tiempo para los miembros de la pareja? ¿Cómo creen que se debe vivir? ¿Cómo influyen sus historias individuales en su idea de cómo se debe vivir el tiempo? Una vez más, la dirección son los valores individuales y su eventual reparto de pareja para co-crear una forma de vivir.

O puedes trabajar con desacuerdo. ¿El desacuerdo con el problema del tiempo, también ocurre en otras áreas de sus vidas? ¿Cuál? En este caso, el trabajo cambia al problema jerárquicamente «más alto».

Para estar junto o para separarse

El camino de pareja no tiene un final predeterminado. El propósito siempre estará determinado por la pareja, por lo que emerge en los intercambios, por la nueva conciencia que puede invitarlos a reconstruir y restaurar el estilo de la pareja o cerrar una relación en la que se prolonga los desencuentros.

La atención se centra en el respeto por la historia del otro y sus puntos de vista.

La terapia de pareja requiere coraje, aceptación, disposición para escuchar. Estoy de acuerdo, no es para todos. Pero quién lo hace … se brinda una valiosa oportunidad para el crecimiento personal y relacional.

¿Crees que un Counseling de pareja podría ser útil para ti?

Escríbeme a consulta@casaleizpsicologo.es

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escríbeme ahora. Te contestaré lo antes posible