644299079

Reglas en la adolescencia: cómo hacerlas cumplir. Psicólogo Centro Te Motivan

El mayor esfuerzo para los padres es hacer cumplir las reglas, si los niños/as en cuestión son adolescentes, la fatiga se convierte en una batalla diaria.

Esta batalla comienza en la mañana cuando te levantas, con recomendaciones sobre la escuela, cómo comportarse y cómo terminar la velada:

– «Pon la habitación en orden antes de ir a la cama»

– «Deja de estar conectado a ese móvil»

– «Es posible que nunca coopere, esta casa no es un hotel!»

Probablemente todos los días se encuentre enumerando deberes y reglas que su hijo/a debería respetar, y al día siguiente rehaga la lista inútil e idéntica del día anterior.

Todo inútil.

Debes saber que la adolescencia en sí misma es un período de confrontación, y es impensable creer que un niño que está tratando de volar lejos de su nido está respetando las reglas.

Sin embargo, las reglas son fundamentales para crecer, estructuran la psique del niño/a, le dan la posibilidad de poder elegir el camino correcto en su viaje hacia la independencia.

Entonces, ¿qué puedes hacer para hacerte oír?

1er consejo: ¡su hijo/a adolescente no necesita padres autoritarios sino autoritativos!

Déjeme explicarle: las reglas deben ser compartidas y no impuestas, porque es necesario que comprendan si un determinado comportamiento es correcto o incorrecto.

2do consejo: tu hijo/a necesita consistencia!

Después de compartir ciertas reglas con su hijo/a, estas deben aplicarse siempre y no dependiendo de su estado de ánimo, su cansancio.

Debe ser claro para su hijo/a realiza un comportamiento incorrecto este sea valorado de forma objetiva, no puede depender de la hora del día ni del padre o madre que tenga enfrente.

Seguramente usted querrá que su hijo/a sea capaz de distinguir lo bueno de lo malo, saber cómo distinguir los comportamientos negativos de los positivos, saber la diferencia entre ser un individuo correcto o incorrecto.

Entonces, puede decir que ha desempeñado efectivamente el papel de educador/a, cuando su hijo/a implementará las enseñanzas recibidas en cada situación diaria y no solo en presencia de su control, o por temor al castigo.

Y para lograr esto, su hijo/a debe tener claros los objetivos educativos de esas reglas, de modo que no las viva como reglas impuestas, tanto que se respeten incluso en su ausencia.

Para lograr esto, debe aprender a comunicarse con su hijo/a, para que pueda entender las reglas e interiorizarlas, y si las rompe, sabe que puede hablar en voz baja al respecto, asumiendo las consecuencias con responsabilidad, pero sin tragedia ni culpa.

Aquí hay algunas actitudes y frases que SERÍA CONVENIENTE EVITAR :

1) No base todo en el autocontrol. Su hijo/a debe pensar que puede expresar lo que siente.

Déjelo hablar, déjele que le diga lo que piensa acerca de cierta regla.

2) No se comunique con su hijo/a usando imperativos categóricos: «Debe o no debe …»

Es como pedirle al niño/a que se adhiera a las órdenes y expectativas que tienen que ver con lo que piensa y quiere y no con sus emociones o sentimientos.

Nunca le contará sobre su transgresión si la educación se vive como un moralista.

3) No sea juez/a absoluto. La frase recurrente de los chicos/as es: «mis padres piensan que siempre tienen la razón».

La comunicación se interrumpe, su hijo/a experimentará frustración de que todo lo que diga será inútil.

4) No siempre dé su opinión primero sobre las cosas que suceden, escuche lo que su hijo/a piensa de esa situación.

Pregúntele por qué no puede o no quiere seguir esa regla.

5) Recuérdele siempre que lo está escuchando, evitando juicios sumarios sobre lo que sucedió.

En esta o en situaciones similares, intente junto con su hijo/a resaltar las emociones que está sintiendo en esa situación, esta actitud crea las condiciones para una alianza y permitirá que el niño/a se pueda comunicar.

Póngase de acuerdo sobre cuáles deberían ser las reglas más importantes a seguir, las que su familia considera básicas para crear valores sólidos.

Haga que su hijo/a se considere parte de su proyecto educativo, esto facilitará el cumplimiento de las reglas y, si se rompen, hará que su castigo sea más «justo».

Los padres y madres deben ser los primeros en aclarar qué reglas son importantes y esenciales para el crecimiento evolutivo de sus hijos/as, y ser modelos de ejemplos coherentes a través de actitudes que reproducen prácticamente lo que enseñan con palabras.

Durante mis sesiones veo padres perdidos que a menudo me dicen:

– «Es muy difícil hacer lo que nos dices, y nos damos cuenta de que a menudo cometemos errores, ¿cómo podemos hacerlo?»

El trabajo de crianza de los hijos/as es uno de los más hermosos que puede haber, pone en juego tu mundo interior y te hace entrar en una relación con las personas a las que estás más apegado: tus hijos/as.

¿Tiene las herramientas para hacer este trabajo extenuante pero fantástico para protegerse de cometer errores?

No siempre

Sin embargo, conocer estas herramientas le permite estar más al tanto de sus acciones y cómo pueden afectar las vidas de sus hijos/as.

Si lo sabe, puede comprender en qué se equivocó y recuperarse, estableciendo acciones reparadoras; por el contrario, si actúa sobre la ola de emociones, puede cerrar definitivamente la comunicación con su hijo/a.

Entonces un niño/a desobediente será el último de tus problemas.

Continúe siguiéndome en el blog y será más fácil adquirir las herramientas para lidiar con un período tan complejo como la adolescencia de su hijo/a, y si lo desea, puede escribirme a info@centrotemotivan.es

Psicólogo Te Motivan

Hilera 8 , Málaga

Carlos Casaleiz

650484484

 

Premios y castigos vs consecuencias naturales o lógicas: cómo educar mejor a su hijo/a.

 

La mayoría de los psicólogos y psicólogas creemos que el uso de los castigos (así como las recompensas) inhiben el desarrollo de la autodisciplina. A menudo, los padres y madres usan estas soluciones, pero al hacerlo, se les niega la oportunidad de crecimiento, de tomar decisiones incondicionales, de asumir responsabilidades. En lugar de aprender a analizar las diferentes situaciones, el niño/a tenderá a tener conductas dictadas por lo que podría ser la reacción del adulto: la recompensa o el castigo.

Muy diferente es el modelo educativo en el que se enfoca en comprender las consecuencias naturales o lógicas, motivando y explicando cada situación que se presenta. Con este método definitivamente más socrático, los niños/as aprenderán a tomar decisiones responsables y no forzadas y los ayudarán a ser independientes sin el uso de gritos, castigos o amenazas.

Los niños/as ya no actuarán por miedo al castigo. El uso de las consecuencias naturales llevará a los niños/as a tomar las decisiones correctas porque sabrán cuáles son las consecuencias de sus acciones. De esta manera, los niños/as tendrán la oportunidad de aprender del orden natural de las cosas.

Es esencial que los niños/as puedan ver la conexión entre la acción y las consecuencias para comprender el impacto que tienen sus decisiones, tanto sobre ellos mismos como sobre los demás.

Analizamos cuándo utilizar consecuencias naturales o lógicas.

En cuanto a las consecuencias naturales, es posible reemplazarlos con castigos con todo tipo de comportamiento.

Aquí hay algunos ejemplos para ayudarle a entender los métodos educativos.

  • Estás a punto de salir al parque y tu hijo/a se niega a ponerse los zapatos. Consecuencia natural: debe sentarse con usted en lugar de jugar porque no es seguro correr al patio de recreo sin zapatos
  • El niño/a corre por la casa. Consecuencia natural: un objeto se rompe porque es golpeado y para reembolsarlo se usará el dinero que ha guardado o su dinero de bolsillo semanal.
  • Durante la comida el niño/a tira toda la comida al suelo. Consecuencia natural: no podrás comer.
  • El niño/a no recoge su ropa interior. Consecuencia natural: no se podrá lavar y como consecuencia no la encontrará limpia.

Sin embargo, sucede que nos enfrentamos a situaciones que no tienen una consecuencia natural inmediata o que están muy lejos en el futuro para ser eficaces (por ejemplo, no querer lavarse los dientes llevará a una futura caries, pero no tiene consecuencias inmediatas)

En estos casos podemos confiar en las consecuencias lógicas creadas por los adultos.

Aquí hay algunos ejemplos de consecuencias lógicas:

  • El niño juega en el jardín y le pediste que prestara atención a las flores, pero todavía las pisotea. Consecuencia lógica: pedirle que entre. Si él no puede ser respetuoso con tu jardín, ni siquiera podrá jugar con él.
  • Tu hijo empuja a otro niño en el parque. Consecuencia lógica: explíquele a su hijo que no puede confiar en él y que se quedará con usted hasta que esté seguro de que jugará con calma y seguridad sin empujar a otros compañeros.
  • Tu hijo se enfada cada vez que tiene que recogerlo de la casa de un amigo. Consecuencia lógica: rechace la próxima invitación a jugar con amigos y explíquele a su hijo que ya no puede ir hasta que pueda jugar y abandonar la casa de su amigo con calma.

Elegir cómo educar a sus hijos es algo muy personal e incluso complicado. Esta es una excelente alternativa a los métodos tradicionales y sus hijos crecerán de manera independiente y podrán tomar las decisiones correctas.

Psicólogo Te Motivan

Hilera 8, Málaga

Carlos Casaleiz

650484484

Mindfulness School Proyect: » Alumnado menos estresados y más concentrados, se lucha incluso contra el Bullying.

Los primeros en comenzar a utilizar el MiSP fueron las escuelas en el Reino Unido. Era el comienzo de la década de 2000 cuando en algunas aulas de la escuela primaria británica se asomaba un programa nunca antes visto. Junto a los de matemáticas, gramática y ciencia, se inició un programa de masajes, que el alumnado se hacía entre ellos, durante el horario escolar, como una herramienta para reducir el estrés, aumentar la concentración y, sobre todo, aprender a respetar y compartir. Un método, dicen los expertos, también útil para combatir el acoso escolar. De niño a niño, entre pares. Un programa revolucionario que en menos de veinte años se ha adoptado en más de 30 países de todo el mundo, recuerda la Asociación de masaje en las escuelas, la asociación internacional que capacita a instructores de todo el mundo. Desde Chile hasta Australia, pasando por Francia, Bélgica e Italia, donde recientemente, especialmente en el norte, los masajes entre niños han ingresado a las primeras escuelas.

En España he intentado informarme al respecto pero no he podido obtener resultado. Quiero decir, que no existe o yo no he sido capaz encontrar este  programa en las escuelas españolas. Para impartir este programa es necesario ser instructor . Según los responsable del programa, no se puede improvisar instructores, se deben conocer las técnicas y la forma de hablar y mostrar a los niños cómo realizar el masaje. «El programa prevé que los instructores en las escuelas formarán a los maestros, quienes se convertirán en el espejo desde el cual los niños aprenden:» Los maestros muestran a los niños cómo hacer masajes y son los niños que los replican «. por otro lado, durante el entrenamiento para convertirse en instructor de MiSP, se brindan conocimientos teóricos e información sobre estudios para apoyar el programa, como el fluencia del masaje en el cerebro y el sistema nervioso. Esto permitirá que los instructores respondan a las preguntas del profesorado y padres interesados ​​en obtener más información sobre el programa.

El programa MiSP, nacido de dos pioneros del masaje infantil a finales de los años setenta (la sueca Mia Elmsäter y la canadiense Sylvie Hétu), en su fórmula más tradicional proporciona que los niños trabajen juntos. Como primer paso, el niño que hace el masaje pregunta al compañero si puede hacerlo: «La idea detrás del masaje es ante todo enseñarle respeto a los niños: responder a la petición de un niño es obviamente igual de aceptable que decir sí. Es el niño el que elige libremente «. La experiencia, sin embargo, muestra que en algunos encuentros casi todos los niños están entusiasmados con el masaje en la escuela: «El masaje se realiza en la ropa, en la espalda, en los brazos, en la cabeza, de una manera no invasiva y generalmente dura alrededor de quince minutos, durante los cuales la pareja intercambia los roles, y el niño que previamente hizo los masajes, si lo desea, los recibe «.

Cuándo hacer masajes

El momento ideal para realizar masajes, recomendado por Misa, es la llegada a la escuela al comienzo del día: el despertador, el paso en el tránsito, a menudo son una fuente de estrés para los niños: comenzar el día con el momento del masaje puede ayudarlos a sobrellevar mejor el día. «Pero la idea de que el masaje es relajante es limitante – dice Christmas. Los estudios realizados sobre el tema, combinados con la evidencia de nuestra experiencia, muestran que los beneficios de este programa van más allá: ayudan a desarrollar el respeto hacia uno mismo y los otros, libertad de elección, reducir la violencia, intimidación, ayudar a aprender sus limitaciones espaciales, corporales, emocionales y sociales, reducir la hiperactividad sin contar que también pueden ser una herramienta valiosa en el aprendizaje, fomentando la concentración , sociabilidad, imaginación, armonía, apoyando así el papel del maestro. «El programa, también incluye actividades de contacto y movimiento que pueden incorporarse al estudio de todas las materias escolares, del alfabeto a los números, a las matemáticas, a la geografía, a la ciencia, a los idiomas y al arte.

 

Un programa adaptable.

Diseñado para escuelas, el programa de masaje se puede aplicar en todos los contextos en los que se encuentran los niños, como campamentos de verano o incluso dentro de la misma familia, con medidas para incluir a todos los niños, incluso aquellos con necesidades. especial: «El contacto es una forma de interacción necesaria para todos los niños, pero algunos responden de manera diferente. En algunos puede ser necesario controlar la presión ejercida o realizar los movimientos sin contacto o con el uso de elementos transitorios como bolas» .

 

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8

¿ Es justo prohibir el uso del móvil en las escuelas?

Esta mañana leyendo el periódico he visto una noticia sobre la prohibición en Francia de los teléfonos móviles en el aula. Este tema siempre ha creado controversia en nuestro país y no es raro escuchar, en debates, opiniones a favor de la utilización de este aparato y seguidamente argumentaciones en contra. No hay un consenso sobre la utilización o no de los móviles en los centros educativos, pero me voy a mojar y os voy a dar mi opinión.

 

En nuestro país no existe una norma específica que regule el uso del móvil en las escuela. Es el centro el que establece o no la prohibición. Todo esto siempre ha sido  una fuente de debate entre los estudiantes y profesores y también dentro de la comunidad educadora. Sin más  el Consejo Escolar de Cataluña aprobó un documento a nivel autonómico en el que instaba a integrar los móviles en las aulas. “Se basaban en que el móvil tiene muchas posibilidades didácticas y que estos dispositivos son un elemento fundamental de socialización para los niños, igual que los adultos, por lo que la escuela no puede apartarse de esta realidad”, explica Guillermo Bautista, profesor e investigador de Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).( Fuente el Independiente).

Incluso algunos expertos en educación están en contra de la retirada de los teléfonos móviles en las aulas argumentando que «prohibir no es educar.»

Expertos en Educación,

contra la retirada de móviles en el aula como en Francia.

 

 

Sin embargo hay otras escuelas que no toleran el uso de los teléfonos móviles en los centros. Me doy cuenta de que a veces la actitud de estas escuelas pueden parecer pasada de moda y rígida, pero desde mi punto de vista (la de un adulto /psicólogo/padre) creo que la prohibición está absolutamente motivada. Ciertamente, un niño de 12-14 años no tiene las responsabilidades ni la necesidad de estar 24 horas disponible a sus amigos: es difícil explicarle a un adolescente, que la intimidad es un lujo y que esta no debe perderse jamás. En mi época, era muy complicado que nuestro padres supieran , en cada momento, dónde nos encontrábamos y esto obligó a nuestros padres a trabajar nuestro sentido de la responsabilidad para estar tranquilos incluso en momentos en que no estábamos a mano. Pero volvamos a los niños y la escuela de hoy. Es probable que la posibilidad de recibir y posiblemente enviar mensajes sea una fuerte distracción capaz de afectar de manera absolutamente negativa la atención y el aprendizaje, así como la actitud de participación activa y constructiva en las lecciones. Creo que, más bien, debería alentarse el hábito de ocuparse de una cosa a la vez, de una manera no superficial, pero dedicándose con entusiasmo y compromiso. Por no mencionar el hecho de que el acceso a la red (o la colaboración de otras personas) a través del teléfono móvil podría comprometer la capacidad de evaluar rigurosamente el rendimiento del alumno. A todo esto se agrega la posibilidad (y los riesgos relacionados) de subir fotos y videos con todos los problemas relacionados con la privacidad. Sin embargo, si tengo que ser sincero, entre todas las razones, lo más cercano a mi corazón es tratar de combinar la (maravillosa) posibilidad de ubicar a los individuos en una indefinida y vasta situación espacio-temporal (la de la red). De la capacidad de vivir el momento, el momento irrepetible, el «aquí y ahora», donde las cosas suceden y tienen que ver con las personas presentes, en carne y hueso y real «100%».

Por supuesto, algunas de las razones que llevan a prohibir el uso de teléfonos móviles por los estudiantes pueden y deben extenderse a los adultos que trabajan en la escuela, especialmente los maestros (sujeto a ciertas situaciones de «emergencia» que pueden conducir a una cierta derogación ). Como alumnos, es necesario que estén presentes al 100% en la clase, a las necesidades de los alumnos y a la situación en el aula.

 

La mayoría de los chicos y chicas usan el teléfono móvil en horas extra escolares «demasiado» en términos de tiempo. Están acostumbrados a escribir de manera incorrecta y, en muchos casos, dificulta las relaciones humanas. El teléfono móvil según estudios realizados por médicos, psicólogos y sociólogos es a menudo un lastre para el crecimiento de muchos niños/as.

Los móviles se usan para distraerles mientras se terminan la papilla, pero así no aprenden a concentrarse

 

En conclusión, por tanto, estoy totalmente de acuerdo con la norma que prohíbe el uso de teléfonos móviles en la escuela(en Francia) y espero que esta regla, comprendido y interiorizado, puede estimular actitudes más equilibradas para uso actual del móvil que a menudo hay fuera de la escuela. ¿Quién no ha visto, en una pizzería, a un par de personas que, sentadas una frente a la otra, no intercambian una palabra porque están ocupadas con el monitor de su móvil? ¿O las personas que visitan ciudades, museos, etc, están más ocupados publicando una foto recién hecha en WhatsApp que no de abrir sus sentidos a lo que están viendo / experimentando? Espero que la escuela entrene adultos del futuro que puedan «moverse» en una realidad prácticamente expansiva, amplia y estimulante, con posibilidades de comunicación múltiples, pero también individuos y ciudadanos presentes y atentos a la realidad (comenzando por el más cercano) que los rodea.

 

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8

 

¿Los hijos de parejas homosexuales son más propensos a desarrollar trastornos mentales? La palabra la tiene la Ciencia.

Homogeneitorialidad: ¿cómo crecerán los hijos de parejas homosexuales? La palabra la tiene la ciencia.

A mediados de los años setenta del siglo pasado, la Asociación Psiquiátrica Americana y la Asociación Americana de Psicología eliminaron la homosexualidad de la lista de trastornos mentales, un proceso que en realidad terminó a fines de la década de 1980. En 1990, la Organización Mundial de la Salud a su vez eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades. La razón de esta elección fue que no había evidencia de que la orientación homosexual se asociara con angustia psicológica o trastornos mentales.

Si nos centramos en las familias con padres homosexuales, nos damos cuenta de que la homogeneidad a menudo es poco tolerada, y es una condición que a veces genera indignación en la opinión pública. El principal sesgo es la creencia de que los hijos de padres homosexuales tienen más probabilidades de desarrollar trastornos psicológicos y de verse obligados a desarrollar su identidad de género. La creencia que subyace a este prejuicio es que la salud mental del niño es inevitable por tener padres heterosexuales. Pero, ¿es realmente así? Para responder, es necesario dar voz a los numerosos estudios realizados, dejándolos para que nos iluminen y determinen nuestras opiniones sobre el tema.

Este artículo presentará los resultados de algunas investigaciones más representativas sobre el tema. Homogeneitorialidad:

¿Las parejas homosexuales son buenos padres?

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge comparó a 41 familias con padres homosexuales, 40 familias con padres lesbianas y 49 familias con padres heterosexuales.

Los resultados revelaron diferencias entre los tipos de familias. Sin embargo, estas diferencias indicaron un funcionamiento más positivo en familias con padres homosexuales.

Los padres homosexuales mostraron niveles más bajos de depresión y estrés relacionados con la paternidad que los padres heterosexuales.

Los padres homosexuales mostraron más calidez y más interacciones con sus hijos. Además, mostraron menos agresividad educativa y mayor sensibilidad. No hubo diferencias entre padres homosexuales y madres lesbianas.

Con respecto a los niños, hubo más problemas de externalización (ira, comportamiento agresivo, etc.) entre los hijos de padres heterosexuales.

Anteriormente, otro estudio de EE. UU.

En 2010 ya se había señalado en otro estudio que los padres homosexuales no diferían de los heterosexuales en cuanto a las habilidades de crianza y la adaptación psicológica de sus hijos.

Finalmente, vale la pena mencionar los resultados de un gran estudio, publicado en 2015 y realizado en una gran muestra de 44188 sujetos.

La investigación investigó el tiempo pasado con los niños en parejas homosexuales y heterosexuales, y señaló que en las familias con dos madres el tiempo dedicado a los niños aumentó en un 40% en comparación con las familias con padres heterosexuales. El tiempo dedicado a los niños se refiere a actividades útiles para el sano crecimiento físico y mental del niño. Además de los mencionados, hay muchos otros estudios que han llegado a los mismos resultados. Como lo destacó la Asociación Americana de Psicología en su informe de 2005 sobre las familias homosexuales, la investigación no encontró ninguna razón para creer que las madres lesbianas o los padres homosexuales son padres inadecuados.

En contraste, los resultados de la investigación sugieren que los padres del mismo sexo son tan propensos como las familias tradicionales a proporcionar al niño un entorno familiar de apoyo.

¿Cómo crecerán los hijos de padres homosexuales?

Podemos partir de una revisión de los estudios sobre el tema, llevada a cabo por algunos investigadores escandinavos.

Los estudiosos concluyen que, de acuerdo con la investigación realizada entre 1978 y 2000, los hijos de padres homosexuales presentan un desarrollo psicológico típico.

Las mismas conclusiones provienen de una discusión más reciente, publicada en 2008. Un estudio reciente de investigadores australianos sobre un gran número de sujetos incluso ha encontrado que los hijos de padres del mismo sexo tienen puntajes más altos que varias medidas de bienestar psicológico y salud.

general.

Sin embargo, debe enfatizarse que crecer en un contexto social estigmatizador o con prejuicios puede interferir negativamente con el desarrollo psicológico saludable del niño.

Esto fue confirmado por un estudio que comparaba los hijos de parejas lesbianas que residían en los Países Bajos y los Estados Unidos. Los niños holandeses tenían menos problemas emocionales y parecían más a gusto. Este resultado probablemente se deba a la mayor apertura de los Países Bajos hacia las parejas homosexuales. Uno de los principales argumentos en contra de la homogeneidad se refiere al riesgo de que el niño crezca con mayores restricciones con respecto a su identidad de género.

Pero, ¿está científicamente establecido que los hijos de parejas del mismo sexo son más propensos a ser homosexuales?

En 2004, un equipo de investigadores de EE. UU. Comparó a 44 adolescentes con padres homosexuales y 44 adolescentes con padres heterosexuales.

Los resultados indicaron que ni la adaptación psicosocial ni la escolaridad ni la orientación sexual están influenciadas por el sexo de los padres. Este estudio confirma los resultados de muchas investigaciones previas, como la llevada a cabo en 1996 por Golombok y Tasker sobre hijos de madres lesbianas y la de 1997 por Brewaeys y colaboradores. El estudio del sociólogo Mark Regnerus de 2012 merece una mención especial, que ha causado un gran revuelo. Al estudiar cerca de 3,000 sujetos, los hallazgos difirieron fuertemente de estudios previos, retratando a los hijos de parejas homosexuales como más propensos a cometer suicidio, desempleo y traición. Sin embargo, esta investigación, que ha tenido una amplia resonancia entre los medios y entre las asociaciones anti-homosexuales, ha sido duramente criticada por otros investigadores por la metodología utilizada, considerada inadecuada y poco creíble. Para dar un ejemplo, Regnerus había elegido el grupo de hijos de padres homosexuales preguntando a sus hijos si el padre o la madre habían tenido relaciones sexuales con otras personas del mismo sexo. De ser así, el encuestado se uniría al grupo de hijos de padres homosexuales. Es fácil ver que esta forma de recopilar datos es falaz. De hecho, en la muestra se incluyeron, por ejemplo, presos heterosexuales que habían tenido relaciones sexuales con otros hombres en prisión, o una prostituta que a veces ofrecía relaciones con otras mujeres.

La propia Universidad de Texas, a la que pertenece Regnerus, se ha distanciado recientemente de los resultados del sociólogo.

Conclusiones.

De este breve análisis podemos concluir que la opinión común, que cree que los hijos de padres homosexuales son más propensos a desarrollar problemas psicológicos o confusión con respecto a la orientación sexual, no está respaldada por datos científicos.

Los hijos de padres homosexuales tendrán relaciones con el grupo de pares y con adultos de ambos sexos comparables a los de los hijos de parejas tradicionales. Como también enfatizó la Academia Estadounidense de Pediatría, no es la orientación sexual de los padres la que determina la adaptación psicológica del niño, sino la calidad de la relación de crianza y la disponibilidad de recursos sociales y económicos. Como podemos ver, estas son características que son absolutamente transversales a la orientación de género. Por otro lado, sabemos que el bienestar de los hijos de parejas homosexuales puede verse negativamente influenciado por el estigma y los prejuicios presentes en muchas sociedades occidentales.

Para explorar más a fondo el alcance de los estudios científicos sobre homogeneidad, sugiero que lea el libro reciente Homogenitoriality.

Familias con padres homosexuales o lesbianas: estudios e investigaciones.

El texto representa una revisión actualizada sobre homogeneidad, que presenta estudios cuantitativos y cualitativos sobre el tema.

Una lectura fundamental, por lo tanto, ir más allá de los estereotipos e ideologías y formar una opinión razonada sobre este tema, tan debatido en la sociedad contemporánea.

Psicólogo Te Motivan

Hilera 8, Málaga

10 razones para no dar un móvil a los niños

¿Cuándo es correcto comprar un teléfono móvil para tu hijo/a? Hacerlo demasiado pronto no es bueno.

 

Hoy en día la tecnología pertenece a nuestras vidas, es una parte integral, tanto es así que es esencial dar consejos para limitar un poco la dependencia de nuestro móvil o tablet. Pero, ¿qué sucede cuando los pequeños se enfrentan a la tecnología? ¿Correcto o incorrecto darles un teléfono móvil a los niños?

A continuación os cuento 10 buenas razones para no comprar un móvil para niños demasiado pequeños: pueden jugar con los suyos, pero solo con moderación y sin exageración. ¡Demasiado siempre es malo!

1. Cambiar la relación padre-hijo

La conectividad del teléfono móvil puede reemplazar el vínculo entre padres e hijos, que pierden una relación fundamental en un momento de crecimiento.

2. Limita su creatividad

Con un fácil acceso a cualquier tipo de juego, la creatividad y la imaginación son limitadas, por lo que su desarrollo motor.

3. Puede causar trastornos del sueño

Especialmente si el teléfono  se usa en la habitación o justo antes de acostarse.

4. No les da a los niños tiempo para reflexionar

E incluso para comprender las consecuencias de sus acciones: con un móvil todo sucede rápidamente.

5. Impide su habilidad para aprender

Es una herramienta dañina para el desarrollo socio-económico del niño.

6. Causa adicción

Y esto podría poner en riesgo el desarrollo del niño.

7. Tiene un impacto negativo en la salud mental del niño

A menudo, a través de la red, los niños son intimidados y sin la debida vigilancia pueden enfrentar muchos problemas.

8. Induce la obesidad indirectamente

El tiempo pasado en el móvil se resta de un poco de actividad física saludable

9. Causa problemas de comportamiento

Más de dos horas al día también pueden causar problemas de atención.

10. Desensibilizar a los niños a la violencia

En los juegos, en los chats, en Internet, los niños están tan expuestos a la violencia que ya no la consideran malvada.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

 

Escríbeme ahora
Powered by