DISTORSIONES COGNITIVAS: QUÉ SON, QUÉ CAUSAN Y CÓMO EVITARLAS. Psicólogo Málaga Centro Te Motivan

 

¿Qué son las distorsiones cognitivas?

Las distorsiones cognitivas son simples recursos que nuestra mente usa para distorsionar la realidad y convencernos de que algo que aparentemente no es verdad es absolutamente real. Es importante señalar una cosa: distorsionar la realidad no es un hecho completamente negativo; Podemos considerarlo un proceso diario que nos ayuda a vivir el mundo y sus estímulos constantes con mayor ligereza.

¿Cuándo y entonces, las distorsiones cognitivas se convierten en algo que genera ansiedad?

Este mecanismo alimenta el pensamiento negativo y las emociones cuando se generaliza y desencadena pensamientos irracionales que son difíciles de manejar. Al principio, lo que nos convencemos a nosotros mismos parece ser racional y apropiado para la situación en la que nos encontramos, pero, en realidad, esto solo continúa haciéndonos sentir mal por nosotros mismos.

Distorsiones cognitivas y pensamientos disfuncionales: ¿cuándo ocurren?

Las distorsiones cognitivas disfuncionales ocurren cuando interpretamos el mundo que nos rodea y las situaciones que enfrentamos de una manera negativa e irracional: un ejemplo puede ser pensar en no poder hacer nada sin cometer errores o no ser totalmente capaz de hacer cualquier cosa después de un error. Nuestros pensamientos ejercen una gran influencia en la forma en que percibimos y vivimos nuestra vida diaria y nuestra actitud hacia los hechos.

Distorsiones cognitivas: características

– Están relacionados principalmente con algunos problemas psicológicos, de hecho, son más frecuentes en personas que tienen fobias o formas de ansiedad o depresión.

– Aunque están vinculados a problemas psicológicos, como mencioné anteriormente, son fenómenos completamente normales. Cada uno de nosotros puede ser puesto en distorsión cognitiva en todo momento. ¿A quién no le ha sorprendido un pensamiento catastrófico al menos una vez?

– Son difíciles de reconocer porque estamos tan acostumbrados a enfocarnos en nuestra propia visión de la vida que es difícil mover nuestra mirada y analizar nuestros pensamientos.

– Es posible controlar los pensamientos negativos y la ansiedad excesiva que resulta de un “uso desproporcionado”, con ayuda psicológica profesional y precisa.

Distorsiones y pensamientos cognitivos: ¿por qué se activan y qué se activan?

En nuestra forma personal de relacionarnos con los demás y con nuestro mundo interior, construimos creencias que nos guían a emprender un comportamiento en lugar en vez de otro, a tomar una decisión, a vivir y enfrentar problemas, etc.

 Cada persona interpreta el mundo de manera diferente de acuerdo con su propias creencias, y nos ayuda a dar sentido a todo aquello que nos rodea. Se forma en una edad temprana y se lleva a cabo de por vida.

 Puede suceder que después de una mala experiencia, una decepción, nuestra mente pueda construir creencias erróneas. Por ejemplo, puedes convencerte de que cada vez que la gente se ríe, es porque se burlan de nosotros. Cuando una distorsión cognitiva toma demasiado tiempo, ya no podemos distinguir cuándo ocurre realmente un evento o cuando solo es un producto de nuestra imaginación.

Distorsiones cognitivas: ¿qué emociones?

Los malos pensamientos, provocados por las distorsiones cognitivas, generalmente se traducen en emociones como la ira, la frustración, la tristeza, el autocontrol deficiente, la ansiedad, etc. Estas emociones (experimentadas negativamente) también pueden afectar y reflexionar sobre otras áreas de la vida de una persona, hasta el punto de dificultar las relaciones interpersonales.

Por ejemplo, si creemos (sin pruebas) que una persona está reaccionando agresivamente con nosotros, nuestra reacción será agresiva y defensiva y esta reacción terminará creando tensiones y conflictos.

Diferentes tipos de distorsiones cognitivas.

Gracias a numerosos psicólogos, incluido Aaron Beck, quien en 1976 concluyó que había una teoría detrás de las distorsiones cognitivas, y David Burns, quien popularizó la teoría anterior, ahora podemos distinguir 17 tipos de distorsiones cognitivas. A continuación, expongo las más comunes.

  1. SALTO A CONCLUSIONES: sin que la gente lo diga, sabemos cómo se sienten y qué hacen al deducirlo de su actitud. Ejemplo: mi novio me traiciona porque compró una camisa nueva.
  2. PENSAMIENTO CATASTRÓFICO: esperamos que ocurra algún desastre sin ninguna razón aparente.Ejemplo: estoy seguro de que aún no ha vuelto a casa porque tuvo un accidente.
  1. PENSAMIENTO POLARIZADO O PENSAMIENTO NEGRO Y BLANCO: se piensa que las cosas solo pueden ser de una u otra forma, buenas o malas. Ejemplo: si todos no se divierten en la fiesta, seré el peor organizador de fiestas de la historia.
  2. EXCLUSIÓN DE LO POSITIVO: es una forma extrema de pensamiento negativo que lleva al sujeto a filtrar lo que es positivo en lo que hace y lo convierte en negativo. Ejemplo: decir “es la suerte del principiante” después de ganar una carrera.
  3. RAZONAMIENTO EMOCIONAL: consiste en extraer consecuencias de las emociones que uno siente. Ejemplo: hablar en público es perjudicial para mi salud porque la situación crea ansiedad para mí.
  4. LEER EN PENSAMIENTO: es la tendencia a tratar de entender lo que piensa una persona. Ejemplo: Sé que él piensa que soy feo.
  5. MINIMIZAR: es subestimar la relevancia de los eventos positivos que nos suceden o de lo que hacemos. Ejemplo: todo lo que digo es insignificante.
  6. GENERALIZACIÓN: lo hacemos cuando nuestras deducciones se hacen en base a eventos que no son significativos. Ejemplo: todos los insectos son extremadamente peligrosos porque una avispa me atrapó cuando era joven.
  7. PERFECCIONISMO: es la tendencia a desear y tratar desesperadamente de hacer que todo salga como esperamos. Ejemplo: cada examen en el que no tengo un 10 es mediocre.
  8. PERSONALIZACIÓN: es una distorsión cognitiva que consiste en pensar que todo lo que otros dicen o hacen está relacionado con nosotros. Ejemplo: esa persona ciertamente ha cambiado de pavimento porque me vio.
  9. ABSTRACCIÓN SELECTIVA: solo se percibe un detalle (el negativo) extrayéndolo del contexto. Ejemplo: Me equivoqué dos veces cuando estaba pronunciando mi discurso y por esto nadie lo habrá entendido.

Cómo identificar distorsiones cognitivas y cómo desterrar pensamientos negativos

Hay algunas sugerencias de pensamiento disfuncional que pueden ayudarlo a combatir las distorsiones cognitivas y los pensamientos recurrentes que generan malestar y sufrimiento.

– Reflexione sobre sus pensamientos: llevar un diario es una buena manera de reconocer y familiarizarse con sus pensamientos disfuncionales y explorar estas “desviaciones”. La idea, detrás de este ejercicio, es racionalizar los malos pensamientos y detenerlos antes de que se conviertan en creencias limitantes y peligrosas.

– Hágase preguntas: es importante comenzar a cuestionar, cuestionar sus creencias disfuncionales. “¿Estoy seguro de que el otro lo dijo para lastimarme, o solo quería darme un consejo?”

– Trate de considerar el punto de vista de los demás: no todos tienen las mismas opiniones y entender cómo los demás ven las cosas, podría enriquecer su visión. Por ejemplo, de vez en cuando, intente preguntarse: “¿Cómo interpretaría esta situación mi amigo Antonio?”

– Busque fuentes de información válidas: es importante comparar nuestros pensamientos con las fuentes que tenemos disponibles para evitar caer en pensamientos catastróficos.

– Desarrolle su pensamiento crítico: nunca es demasiado tarde para pensar de una manera más analítica, de esta manera será conducido a la razón y excluirá cuál es la conclusión más simple. Por ejemplo, considere las ventajas y desventajas al tomar una decisión importante.

Elimine los pensamientos negativos y las distorsiones cognitivas: consejos para evitar que ganen

  1. RECUERDE QUE ES POSIBLE CAMBIAR LA MANERA QUE PIENSAS: las experiencias negativas que enfrentamos durante nuestra vida marcan e influyen en nuestra forma de percibir las cosas, no podemos cambiar el pasado, pero podemos cambiar nuestra actitud y la forma en la que afrontamos nuestra vida cotidiana. No podemos superar la distorsión cognitiva sin esfuerzo, solo con perseverancia y gran convicción. Puedes intentar ver el lado positivo enfocándote menos en lo que es negativo.
  2. ATENCIÓN A CÓMO TE HABLAS: la forma en que nos expresamos verbalmente tiene un gran impacto en nuestro comportamiento y nuestras creencias. Decir con demasiada frecuencia “qué vida tan terrible” nos lleva a asumir una actitud pesimista. Cambiar el modo en que nos expresamos es el primer paso para cambiar.
  3. CONFÍE EN SUS SERES QUERIDOS: tal vez pueda pensar que sus amigos o su familia no pueden entender cómo se siente. En cualquier caso, mantener relaciones interpersonales estables es una de las armas que tenemos para combatir las tensiones y preocupaciones. Hablar sobre nuestros problemas y lo que nos preocupa es esencial para sentirnos mejor y mantener alejados los pensamientos negativos.
  4. SI NECESITA AYUDA, CONFÍE EN UN PROFESIONAL: en algunos casos, incluso si intentamos seguir los consejos básicos, necesitamos la ayuda de un profesional. ¡No dude en ponerse en manos de un experto si lo necesita porque es posible mejorar sus condiciones de vida y debe intentarlo!

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

Síndrome de Burnout: cuando el trabajo se convierte en estrés.

Entre las formas de estrés que pueden derivarse del trabajo, esto cae en un tipo peculiar, una forma real de agotamiento o desgaste derivado de la naturaleza de algunas tareas profesionales. De un estudio realizado en 1970, H. Freudenberger y C. Maslach, realizaron las primeras observaciones sobre el fenómeno del agotamiento, dentro de un departamento de higiene mental. Habían notado cómo algunos practicantes desarrollaron síntomas típicos de este problema. Tras este estudio, se señaló que el agotamiento afecta predominantemente a quienes realizan las llamadas profesiones de ayuda, pero también a quienes, a pesar de tener objetivos laborales distintos a la asistencia, entran continuamente en contacto con personas que viven  en estados de incomodidad o sufrimiento. A partir de los primeros años en que se estudió el fenómeno, también se encontró en todos los oficios relacionados con la gestión diaria de los problemas de las personas en dificultades, comenzando por la policía, bomberos, asesores fiscales y el ejercicio de la abogacía. , así como en aquellos tipos de profesiones educativas (por ejemplo, los docentes) que generan contacto, a menudo con una profunda implicación emocional.

 – El primer tipo de agotamiento, que llega a quienes trabajan frenéticamente por el éxito hasta el agotamiento, es el de quienes se enfrentan al estrés quejándose de la jerarquía organizacional en el trabajo, con la sensación de que esto representa un límite para sus objetivos y sus ambiciones. . Esta estrategia conduce a una sobrecarga de estrés y, finalmente, a tirar la toalla.

 – El segundo tipo de agotamiento proviene del aburrimiento y la falta de desarrollo personal y se asocia más estrechamente con una estrategia de evitación emocional. Estos trabajadores/as poco exigentes tienden a manejar el estrés al alejarse cada vez más del trabajo y terminar con un sentido de despersonalización y cinismo.

 – El último tipo de Burnout el agotado – parece derivar de una estrategia basada en la renuncia frente a mucho estrés: incluso si estas personas quieren alcanzar un objetivo determinado, no pueden encontrar la motivación necesaria para superar los obstáculos para alcanzarlo.

Si tienes cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros

 

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

Internet y los trastornos psicológicos modernos.

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado los hábitos de trabajo, han influido en las formas de entretenimiento y comunicación de las personas. Como todos los elementos externos a nuestra forma natural de ser, su abuso puede causar dependencia y trastornos psicológicos que llamaremos “modernos”.

La comodidad de la tecnología presenta su lado oscuro y esta no es la primera vez que hablamos de ello. Como todo lo que produce un cambio sustancial en la forma en que vivimos, el impacto psicológico está en la agenda, especialmente para aquellos que tienen una psique más sugestionable. El cambio en los hábitos y las formas de establecer relaciones interpersonales ha sido parcialmente impuesto por la tecnología digital, con Internet como el factor determinante.

Las consecuencias de tal transformación están comenzando a hacerse visibles, por lo que decidimos elaborar una lista de las enfermedades psicológicas ya documentadas y someterlas a un análisis y diagnóstico continuos por parte de especialistas.

Los trastornos psicológicos presentes en los usuarios de la red son interpretados por especialistas no solo como productos específicos de la evolución tecnológica, sino también más generalmente como consecuencias esperadas de comportamientos que se reflejan en la rutina y los hábitos que se someten voluntaria e involuntariamente a personas que presentan algunas condiciones preexistentes y planificadas.

Analicemos ahora en detalle los problemas que hoy están complicando aún más la situación, poniendo la tecnología y su abuso bajo el estetoscopio del especialista.

 

Nomophobia

En una época como la que estamos rodeados de dispositivos tecnológicos cuya omnipresencia ha creado la Internet de las cosas, existe un trastorno psicológico llamado nomofobia, que es la manera de describir la ansiedad patológica representada por no poder tener un dispositivo. móvil.

El término deriva de la unión de las palabras “no”, “móvil” y “fobia”. En el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, el Dr. Rosen explica que la enfermedad tiene diferentes niveles de afectación, que van desde la sensación de incomodidad causada por la ausencia de algo, útil para realizar una actividad particular, hasta la sensación de incomodidad y ansiedad. eso surge de la imposibilidad de usar algo que se considera una necesidad.

El estudio examinó a personas que están tan obsesionadas con el teléfono, tanto que siempre lo llevan consigo, incluso cuando duermen, mirándolo continuamente esperando que aparezca algo en la pantalla o revisándolo para ver si ha recibido alguna notificación.

Efecto Google

Dado que Google existe, con el poder de su algoritmo de búsqueda y la rapidez con la que accedemos, ser capturado ya no es una virtud. Tampoco es tan indispensable tener tanta memoria, porque no hay nada que pueda escaparnos después de escribir una palabra determinada y presionar la tecla Intro.

Todo esto, según algunos estudios científicos, puede generar una especie de dependencia cerebral en Internet, porque se niega a recordar información o tiene más dificultades debido a la facilidad de acceso a los datos a los que se puede acceder a través de Internet.

¿Por qué aprender algo de memoria si los motores de búsqueda nos permiten encontrar toda la información que necesitamos cuando la necesitamos?

El efecto Google tiene consecuencias ambiguas, ya que puede representar, tanto una evolución en la forma de procesar y procesar información como usar el potencial de procesamiento del cerebro para desarrollar creatividad o producir ideas y soluciones, y la aparición de problemas de dependencia.

 

Con esto no queremos decir que la búsqueda en google es algo absolutamente negativo: pero sería bueno usarlo con criterios y hacer que el cerebro funcione de vez en cuando.

 

Adicción a los videojuegos online.

La imparable necesidad de acceder a los juegos online. Es otra forma de adicción que afecta a los usuarios de la red, por lo que incluso se han fundado centros de rehabilitación.

Uno de ellos es en Corea del Sur, donde aproximadamente el 8% de la población de 9 a 39 años sufre de adicción a los videojuegos y está intentando dejar de fumar. El problema es tan complejo que el Senado de ese país ha creado la ley de Cenicienta, que, entre otras cosas, “corta” el acceso a los videojuegos en línea para niños menores de 16 años entre la medianoche y las 6 am.

En otras partes del mundo, este tipo de adicción aún no se ha diagnosticado a niveles alarmantes, e incluso si el trastorno no genera tales consecuencias negativas, siempre es bueno tener en cuenta que cualquier tipo de abuso es perjudicial y debe ser controlado.

Síndrome de la llamada imaginaria.

Si tiene un teléfono móvil, hay un 70% de probabilidades de ser una de esas personas que han sufrido al menos una vez el síndrome de la “llamada imaginaria”.

Según los expertos, hay personas que sienten que han escuchado que su teléfono suena o vibra, indicando un mensaje o una llamada.

Al tomar el teléfono se dan cuenta de que no han emitido ninguna advertencia. Si esto sucedió una o dos veces, no es un problema, es una situación muy común. Pero si se da cuenta de que sucede con demasiada frecuencia, es posible que su cerebro haya desarrollado un impulso o una acción asociada con el timbre del teléfono. Lo mismo sucede cuando escuchas que el teléfono vibra, porque muchas veces nos enfrentamos con ese sentimiento particular y luego resulta que solo lo estás imaginando.

Hay más posibilidades de padecer esta enfermedad, cuando vivimos ciertas rutinas y el teléfono es parte de ellas. Además, el estrés es también un factor de riesgo, que puede estimular la aparición de esta adicción en particular.

Depresion de facebook

Esta es una pregunta compleja y muy interesante. La razón principal por la que Facebook se convierte en un problema para muchas personas está directamente relacionada, según un estudio de la Universidad de Michigan, con la cantidad de horas que estas personas pasan en las redes sociales y el tiempo desde el que aterrizaron en la red.

Los problemas comienzan cuando las personas tienen demasiados contactos y no pueden establecer vínculos fuertes con ellos, pero al mismo tiempo se encuentran expuestos a la cantidad de mensajes y publicaciones positivas publicadas por otros. De la confrontación, nace única y repentinamente una sensación de insatisfacción creada al compararse con la vida de los amigos virtuales. También sucede que muchas personas se deprimen en Facebook porque no tienen muchos amigos en la red social, y esto produce un efecto de soledad o no merecen esas amistades.

Cibercondría

Si tiene dolor en el codo, es posible que haya golpeado en algún lugar, pero si no recuerda cómo sucedió, vaya inmediatamente a buscar información en Internet para descubrir que un dolor en el codo puede ser un síntoma de diabetes o incluso un tumor cerebral que se manifiesta en una de sus extrañas acciones. “¡Vas a morir, seguramente!”

Cibercondría es la mutación moderna de la hipocondría conocida, el trastorno que sufren las personas que creen que padecen enfermedades graves y cuya fuente de información es el autodiagnóstico. La cibercondría es la hipocondría vinculada a Internet y la cantidad de recursos e información que estan ahi

En 2008, Microsoft llevó a cabo un estudio sobre el papel desempeñado por los motores de búsqueda en el autodiagnóstico de personas y el resultado indicó que cada vez que las personas leen la correspondencia de un síntoma relacionado con una enfermedad, eligen la enfermedad más grave.

La información en línea es ilimitada, pero también es contradictoria y demasiado generalizada. No hay nada que pueda diagnosticar un mal malo al buscar en Internet, por lo que es recomendable realizar un examen médico para mitigar las dudas que tenga sobre su salud.

Cibermareo

La llegada de Virtual Boy y otros dispositivos relacionados con la realidad virtual a mediados de los años 90 ha demostrado algo que muchos no esperaban: intolerancia a las imágenes tridimensionales, muy diferentes de las que estábamos acostumbrados.

Algunos dispositivos de este tipo causan mareos y sentimientos de incomodidad a quienes los usan, más allá del contenido que se muestra.

Las náuseas también pueden ser causadas por dispositivos simples y sus interfaces, como sucedió con el desarrollado por Apple iOS. Según varias visitas a centros médicos, el efecto de paralaje que permite que los íconos y las pantallas de bienvenida adquieran una sensación de movimiento ha provocado que muchas personas se sientan desorientadas y presenten vómitos sin entender por qué.

Según los médicos, es como si el cerebro hubiera sido engañado por la realización de que nos estamos moviendo cuando en realidad estamos completamente quietos.

 

Adicción a internet

La lista incluye un trastorno relacionado con el uso excesivo de algo, y en este caso estamos hablando de Internet.

La adicción a Internet se produce cuando la persona está tan tomada por el deseo de estar en línea todo el tiempo, por lo que eclipsa otros aspectos de la vida diaria.

Psicólogos y especialistas que estudian este tipo de problemas son un poco reacios a clasificar como trastorno de adicción a Internet, porque creen que el problema tiene su origen en alguna otra patología conocida y menos modernos, tales como la depresión, la ansiedad social o otros déficits. Por supuesto, dentro de la “adicción” de Internet hay otros, como la adicción al juego en línea, la adicción al contenido para adultos, entre otros.

Ciertamente, a medida que pase el tiempo, surgirán nuevos problemas a medida que la tecnología progrese, integrándose en nuestras vidas diarias. Sin embargo, el principal problema es la predisposición a la dependencia que implica el uso inadecuado de las herramientas de Internet y telecomunicaciones.

La comprensión de la adicción es bastante simple, ya que si nos fijamos en el funcionamiento del cerebro, encontrará que cuando usted es adicto a algo, esto le informará de que se necesita un poco de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina para sentirse bien.

El cerebro aprende muy rápidamente cuáles son las actividades que liberan estas sustancias en función de la necesidad de satisfacer y guiar su comportamiento. Todo lo que es bueno, agradable, cómodo y útil tiene su precio, y la tecnología y el Internet no son una excepción.

 

Fuente: TechHive

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

650484484

Motivación para el cambio: ¿por qué a veces es tan difícil?

 

La característica más importante de los seres humanos, la que nos distingue de todas las demás especies en la tierra, es la capacidad de lograr un cambio dentro de la propia vida a través de la motivación personal.

¿Por qué es tan difícil cambiar?

 

Los humanos no se guían únicamente por el instinto: el pensamiento, la mente, la conciencia, la capacidad de analizar la realidad y las emociones, son factores que nos permiten tener cierto grado de control sobre las situaciones y, sobre todo,hace que cada uno de nosotros/as sea único/a, especial, diferente de todos los demás.

 

La motivación para el cambio es lo que nos permite superar un período negro, salir de una situación de estancamiento o dejar atrás personas o eventos que nos han hecho infelices: cada uno de nosotros puede decidir cambiar y permitirnos sentirnos mejor.Sin embargo, distorsionar la vida de uno, o incluso cambiar un aspecto de ella, no siempre es tan fácil.

 

 La motivación para el cambio y el miedo a lo desconocido.

Cambiar es difícil por una simple razón: todos los seres humanos tienen un miedo natural a lo desconocido. Lo desconocido es aterrador, está lleno de dificultades desconocidas, quizás más grandes que las que ya experimentamos todos los días, está poblado por personas que podrían ser malas, oportunistas o, lo que es peor, es un lugar vacío, de soledad y arrepentimiento.

Si es cierto que estos pensamientos están influenciados por la naturaleza más o menos pesimista de los individuos, es igualmente cierto que lanzarse al vacío y abandonar una situación desagradable pero conocida es una fuente de ansiedad para todos.

Cambiar, de hecho, significa dejar su propia “zona de confort”, esa parte de nuestra vida compuesta de lugares, personas, situaciones, dinámicas sociales (pero también alimentos, idiomas, humor, programas de televisión, etc.) que conocemos.
Tal vez no nos emocione, pero el hecho de que sea conocido nos calma y nos convence de evitar cruzar las fronteras.Las barreras de la “zona de confort” son muy difíciles de romper: superarlas significa ir hacia un lugar desconocido donde no podemos saber cómo terminará. El sentimiento de incomodidad por lo desconocido es la verdadera razón por la cual la mayoría de las personas prefieren contentarse con quedarse donde están y posponer (o evitar por completo) el cambio necesario para convertirse en quienes desean convertirse.

Acepta los retos.

Las presuntas dificultades que nos esperan más allá de la “zona de confort” son los frutos de nuestros miedos, criaturas monstruosas que se agudizan, cuanto más la ansiedad de lo desconocido logra influir en el pensamiento.

¿Cuántas veces, después de un paso importante, nos hemos preocupado por los meses anteriores, riéndonos de las preocupaciones ridículas que nos acosaban? Ser consciente de este proceso es el primer paso para animarse a cambiar.

Motivación para el cambio

En segundo lugar, es útil aprender a ver las dificultades de una manera “positiva”, no como obstáculos infranqueables, sino como desafíos que enfrentar y superar.

De hecho, los desafíos son la única herramienta que tenemos para crecer: gracias a ellos nos fortalecemos, aprendemos a movernos mejor dentro del espacio y adquirimos una conciencia de nuestra calidad (y nuestros límites) siempre mayores.

Además, y es bueno recordarlo, al final de un desafío hay una recompensa que espera. Aquellos que logran superar sus miedos siempre son recompensados, incluso cuando la meta que deseaban alcanzar está muy lejos. Ya solo el hecho de haber enfrentado, luchado y ganado su propio miedo, es la mayor gratificación que se puede dar a sí mismos.

El cambio es complicado, por supuesto. Pero con la motivación correcta y una dosis de coraje para superar la “zona de confort”, no es imposible, si puede vislumbrar su felicidad, asomándose más allá de las barreras.

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

650484484

 

¿Por qué una pareja entra en crisis?

Las dificultades de la pareja en crisis y las razones más frecuentes

Estamos acostumbrados a dar a la palabra crisis un significado negativo, aunque el término (en latín CRISIS y en griego KRÌSIS) se refiere etimológicamente al concepto de elección, cuando separa una forma diferente de ser del anterior. En chino, la palabra crisis consiste en dos ideogramas: el primer “wei” significa problema, el segundo “ji” significa oportunidad. Incluso en nuestro lenguaje, la etimología de la palabra crisis sugiere un significado positivo: de hecho, contiene un aspecto vital que es el de la separación, y un aspecto del crecimiento, el de la elección.

Por lo tanto, la crisis no es un evento totalmente negativo, sino más bien un momento de transición que también puede ser una oportunidad para el crecimiento: indica una evolución, un cambio que a menudo connotamos negativamente.
Cuando hablamos de una crisis en la pareja, es necesario plantear que a menudo estos períodos de cambio se pueden resolver de forma independiente. El mundo “bueno” no es aquel en el que no existen los problemas, pero en el que las dificultades no nos abruman, pueden enfrentarse y, de alguna manera, resolverse. Es por eso que, en mi opinión, una pareja sin problemas es una especie de “no lugar”: son las dificultades las que ayudan a crecer y a aprender cómo comportarse en el futuro. Para decirlo en otras palabras: “El experto es quien ya cometió todos los errores”.

La crisis es cuando un problema se expande y dura con el tiempo mientras la pareja no puede arreglárselas. ¿Hay menos dinero? La pareja puede decidir apretarse el cinturón, preguntar a sus padres, vender algo, intentar cambiar de trabajo, etc.: esta es su realidad y si la entendemos, podemos estar más tranquilos.

Las razones de las crisis profundas y desestabilizadoras son las más complejas de tratar, generalmente son diferentes de las crisis fisiológicas que la pareja metaboliza o con las que coexiste.

Simplificando al máximo podemos dibujar 4 puntos sobre los cuales detenernos para abordar este tema

1) La presencia de familias de origen que interfieren excesivamente con la convivencia de la pareja. Esta eventualidad generalmente sucede o porque uno de los dos miembros nunca se ha liberado realmente de su familia, o cuando, debido a eventos particulares, la familia de origen interviene excesivamente en la pareja, lo que crea su malestar. Aquellos que aún no han abandonado por completo a su familia de origen, generalmente, cuando hablan con su pareja, se refieren a lo que piensan sus padres: “¿Vamos a Egipto? “No, mejor no, de lo contrario, mi madre me mata porque dice que hay terrorismo”.

2) la ruptura del pacto implícito: cada par basa su relación sobre una serie de condiciones que son claramente (“ay de ti si me traiciona”), mientras que otras permanecen “en silencio”, pero se da por sentado para el buen funcionamiento de la pareja (si no me respeta como mujer no te quiero al lado mía). Por lo tanto, un compañero puede traicionar a la pareja no solo físicamente con otra persona, sino también al perder las expectativas no expresadas que constantemente le alimentan. Consideremos, por ejemplo, la mujer que dice “que no se ha casado con ella sino con el trabajo” y por lo tanto se siente traicionada por su marido y se plantee la continuidad de la relación

3) Eventos de la vida que van más allá del umbral de la tolerancia o que son inesperados, como ocurre con el nacimiento de un niño con problemas de salud. Aquí debemos tener cuidado de no confundir el trauma con el estrés: el trauma es algo que no estamos preparados mentalmente”, mientras que el estrés es algo a lo que, por el contrario, estamos equipados. El hecho de que en el curso de nuestra cuando fallece personas de avanzada edad tiene sentido, pero cuando los niños tienen que salir en primer lugar, entonces es insoportable: no hay “hombros psíquicos” apto para soportar la fatalidad. El trauma es un terremoto que nos confunde porque sacude cosas que realmente deberían detenerse. Obviamente es una situación que se puede manejar, pero sigue siendo un evento que sacude al individuo, tiene un efecto devastador incluso en la pareja. El dolor de una persona a la que siempre me he aferrado no es fisiológico, sino traumático. Una enfermedad muy seria es un trauma. Un colapso económico grave es un trauma. Frente a estos eventos, puede ser que la pareja tenga sus dificultades y no las afronte.

4) La evolución de uno de los miembros de la pareja. Si una pareja evoluciona con el fin de distanciar a la otra debido al crecimiento de la conciencia, el ingenio o la madurez, el otro/a ya no lo reconoce: “No es la persona que me casé.” Si en cambio ambos evolucionan (no necesariamente en la misma dirección) es una cuestión diferente. Pero si cambia sólo uno de ellos puede ser un riesgo: en mi experiencia observo que hay más mujeres que dan este paso hacia adelante, con hombres que no reconocen estos cambios y desorientados, comienzan a realizar conductas “estúpida” para mantenerse al mismo nivel de su pareja. (y por tanto con resultados pobres y a menudo contraproducentes).

La disminución de la atracción sexual en la pareja generalmente no es motivo de crisis, pero es un efecto. Por lo general, la actividad sexual está estrechamente relacionada con el bienestar general de la pareja, por lo tanto, este componente (así como el de la comunicación) a menudo puede considerarse una prueba de fuego.
Algunas parejas se las arreglan para volver sobre sus pies por sí mismos, incluso frente a un trauma importante, otros deciden romper y tratar de pasar la página de forma individual, otros no tienen esta capacidad y entran en un punto muerto, en la que se encuentran descontentos e insatisfechos, incapaz de ir adelante o regresa
Este último es tal vez la situación más delicada y que resultan ser la tercera generación de pagar la factura de los problemas no resueltos: el estancamiento, lo que genera insatisfacción en uno de los dos miembros, es probable que empujarlo (consciente o inconscientemente) a involucrar excesivamente al niño en problemas que no le conciernen, con el riesgo de hacer que asuma el papel inconveniente de la pareja de reemplazo.

Psicólogo Te Motivan
Carlos Casaleiz
Hilera 8, Málaga

Dolor crónico: ¿cómo podemos sobrellevar y manejar?

 

Ver que el dolor ya no es incompatible con una buena calidad de vida ayudará al paciente a reducir la angustia y la negatividad.

Puede ver que el dolor ya no es incompatible con una buena calidad de vida. Esto ayudará al paciente a reducir la angustia del dolor y la negatividad asociada.

 

No es fácil definir el dolor porque es algo que no podemos tocar ni ver. Es una experiencia subjetiva que forma la base de nuestra supervivencia. El dolor no es simplemente una respuesta bien definida a un estímulo físico registrado por el sistema nervioso central que produce una sensación desagradable. El estímulo nociceptivo se transmite en la médula espinal y en el cerebro, pero la señal no llega a un único y específico centro de dolor. De hecho, la información se ramifica a varias áreas del cerebro responsables de la interpretación, la evaluación y las emociones. Por lo tanto, las cosas son complejas debido a las experiencias pasadas de dolor, miedos atribuidos a él, la percepción de ser capaz de hacer frente, el apoyo social, y muchos otros factores, de manera desconcertante determinar la forma en que se experimenta el dolor y nuestra reacción .

 

 

El dolor crónico es una condición que persiste durante 3 meses o más, más allá del tiempo necesario para la curación normal. Las principales patologías que pueden conducir a dolor crónico incluyen: neuritis periférica (nervio trigémino, nervio pudendo, etc.), ciática, amputaciones de las extremidades, la migraña y las enfermedades oncológicas. Ya no es útil, este dolor no hace más que interferir con las actividades diarias y la vida en general (Turk y Winter, 2006). El dolor crónico suele ser constante, pero también puede ser episódico o recurrente, como en los dolores de cabeza. Su intensidad puede variar mucho y ser influenciada por factores físicos, ambientales, sociales y psicológicos.

 

 

Tratar de resolver el problema del dolor crónico a veces no es una solución, sino un problema en sí mismo. Por el contrario, los expertos han sugerido recientemente que enseñar a lidiar con el dolor y mejorar la calidad de vida a pesar del dolor es el mejor enfoque para ayudar a las personas a vivir una vida feliz. El objetivo, por lo tanto, es proporcionar a los pacientes mejores estrategias de adaptación para el manejo del dolor. El resultado de los tratamientos de dolor crónico depende del grado de esfuerzo involucrado.

 

Estas son algunas de las razones del éxito:

 

– Disponibilidad para dejar de lado la ira y la desconfianza

 

– Participación activa en el programa de tratamiento

 

– No confíe únicamente en la desaparición del dolor como indicador de éxito terapéutico

 

– Disponibilidad para considerar un manejo conductual y psicológico del dolor

 

– Activación de pasos para reducir el miedo al dolor y sus consecuencias, enfrentando creencias no productivas.

 

Asociado con el concepto de dolor está la discapacidad, indica el grado en que ya no podemos realizar lo que antes hacíamos. La discapacidad está en parte relacionada con la causa física del dolor, pero lo que podemos o no podemos hacer también está relacionado con nuestro miedo a lastimarnos a nosotros mismos nuevamente o al ser incapaces de sentir dolor.

Eso es debido a que algunos de los factores más frecuentemente asociados con el nivel de discapacidad: el miedo al dolor o daño de nuevo, la fatiga, la causa física del dolor, los efectos adversos de los medicamentos, influir en los demás y falta de disponibilidad del lugar de trabajo para cumplir con las limitaciones físicas.

Sin embargo, dado que la discapacidad y el sufrimiento se relacionan solo parcialmente con los aspectos físicos del dolor, pueden modificarse incluso si el último persiste.

El sufrimiento disminuye al cambiar el punto de vista sobre las amenazas asociadas con el dolor. Estrechamente ligado a la sensación de amenaza está el sentimiento de vulnerabilidad: cuando creemos que no podemos luchar contra nuestro dolor, sufrimos más, porque no podemos imaginar una cohabitación positiva. Por el contrario, cuando tenemos confianza y sabemos que podemos contrarrestar los diversos problemas que pueden surgir, la sensación de amenaza disminuye y esto reduce la vulnerabilidad y el sufrimiento. La depresión puede ser una consecuencia del dolor crónico y agrava el sufrimiento, ya que agudiza la sensación de vulnerabilidad y alimenta la creencia de que las cosas inevitablemente irán mal.

 

Los pacientes con dolor crónico reportan problemas de ansiedad y tienden a tener más miedo que la población general (Craig 1994). La mayoría de los estudios señalan que cuando las personas sienten dolor, evitan cualquier cosa que, en su opinión, los ponga en peligro. En el dolor agudo, una cierta elusión es útil porque favorece la curación, pero en el dolor crónico se corre el riesgo de fortalecer la idea de un posible daño, alimentando un círculo vicioso.

 

Varios estudios han demostrado que el miedo al dolor en realidad puede ayudar a alimentar al dolor con el tiempo (Asmundson 1999) por lo que es muy importante que la persona con dolor crónico es guiado en la reducción de la sensación de amenaza asociada con el dolor, abordando poco a poco lo que pone incómodo Esto no significa ignorar el dolor como si no existiera, sino abordar las actividades que pueden aumentar el dolor, pero haciendo que no haya exacerbaciones. De esta forma se adquiere una mayor sensación de control personal, evitando reforzar el miedo al dolor y sus consecuencias. De esta manera uno puede llegar a ver que el dolor ya no es tan incompatible con una buena calidad de vida. Esto ayudará al paciente a reducir la angustia del dolor y la negatividad asociada.

Desde nuestro centro Te Motivan podemos asesorarte en todo lo concerniente a este problema. Estaremos encantado de poder ayudarte.

 

Psicólogo Te Motivan

Carlos Casaleiz

Hilera 8, Málaga

650484484

×
Escríbeme ahora