ANSIEDAD: SÍNTOMAS Y CUIDADO

 

Ansiedad ¿Qué ​​son los problemas de ansiedad?

 

Estas son condiciones que involucran una cantidad excesiva de ansiedad, miedo, nerviosismo, preocupación o miedo. La ansiedad que es demasiado constante o demasiado intensa puede causarle a la persona una condición de preocupación, un estado de alerta, tensión y distracción.
Los problemas de ansiedad son actualmente muy frecuentes y se encuentran entre los síntomas más comunes de nuestra sociedad. Pueden afectar a personas de todas las edades y tenemos diferentes tipos de trastornos de ansiedad, con diferentes síntomas.
Pero todos tienen una cosa en común: la ansiedad es demasiado fuerte, ocurre con demasiada frecuencia y es desproporcionada con la situación a la que se le atribuye.

 

¿Cuáles son los síntomas de un problema de ansiedad?

 

Los síntomas varían según el tipo de los problemas de ansiedad, pero los síntomas generales incluyen:

  • Sentimientos de miedo y malestar;
  • Concentración, agitación y problemas de irritabilidad.
  • Pensamientos obsesivos incontrolables;
  • Comportamientos rituales (como lavarse las manos repetidamente);trastornos del sueño;manos frías y / o sudorosas;
  • Palpitaciones;dificultad para respirar;tensión muscular náuseas;mareos;
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies.                                                                                                                                                                   
 

¿CÓMO SE PRESENTA?

 

TRASTORNO DE LA ANSIEDAD GENERALIZADA

En este marco, la persona se preocupa excesivamente por muchas cosas. Puede preocuparse demasiado, por ejemplo Por la situación económica, por el hogar, por la salud, etc.
La ansiedad a menudo se acompaña de síntomas físicos como dolor de cabeza, dolor de estómago, fatiga. Esta condición puede reflejarse naturalmente en la vida relacional y en las actividades laborales. Con el tiempo, esto puede volverse cada vez más pesado y abrumador para la persona que siente que está perdiendo cada vez más control sobre sus vidas.

ATAQUES DE PÁNICOS

En este caso, la persona tiene síntomas repentinos e intensos,que pueden incluir taquicardia,mareos,falta de aire,sensación de hormigueo, entumecimiento. La persona experimenta una respuesta de miedo anormal que aparentemente no está justificada por ninguna causa.

TRASTORNOS OBSESIVOS-COMPULSIVOS
La ansiedad se expresa en pensamientos imponentes (obsesivos) a pesar de todo razonamiento racional y evaluación; o se induce a la persona a actuar comportamientos y acciones (compulsiones), dirigidas a aliviar el estado de ansiedad.

TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO
En este caso, el trastorno de ansiedad proviene de una experiencia traumática o aterradora vivida en el pasado. Los síntomas incluyen persistencia de la imagen, pesadillas y miedo constante después del hecho.

FOBIAS
Estos son temores intensos de situaciones específicas y cosas que no son realmente peligrosas, como ciertas alturas, mascotas, volar en un avión. Sin embargo, las personas que la padecen se ven obligadas a evitar situaciones que de otra manera les causaría síntomas agudos de ansiedad.

FOBIA SOCIAL (ANSIEDAD SOCIAL)

Esta ansiedad se desencadena por situaciones sociales, la presencia de otras personas o hablar frente a otras

.

  ¿CÓMO TRATAMOS LOS PROBLEMAS DE ANSIEDAD?

 

 

Como psicólogo en Málaga, el primer objetivo que trataremos, a diferencia de todas las otras psicoterapias, no es la reducción de los síntomas, sino la modificación profunda de la relación que tenemos con nuestros pensamientos disfuncionales y emociones negativas. Esto se traduce en una reducción de los síntomas, pero como consecuencia de este cambio de perspectiva y no como un objetivo primario.

Todas las actividades cognitivas humanas son cualitativamente lingüísticas. De hecho, los procesos lingüísticos no solo significan hablar, escuchar o escribir, sino también pensar, imaginar, soñar despierto, visualizar el futuro, planificar, etc. Según este punto de vista, todo lo que es mental es lingüístico.

Los pensamientos, las imágenes, los avances, los juicios, las evaluaciones van a constituir una narrativa privada interminable, un diálogo interno que las personas tienen incesantemente consigo mismas. Cuando este diálogo interno tiene una connotación negativa o es demasiado rígida, causa problemas psicológicos.

El proceso por el cual promovemos esta conciencia se llama «defusión cognitiva». Mediante la defusión cognitiva, las personas pueden dar un paso atrás y observar su propia narrativa de lo que es.

Así, llegamos a reconocer que los pensamientos no son más que «eventos privados» transitorios, un flujo de palabras, sonidos e imágenes en constante cambio que, por lo tanto, no representan ninguna realidad.

Otro aspecto es el de la evitación experiencial.

Por evitación experiencial nos referimos a la falta de disponibilidad de la persona para permanecer en contacto con experiencias personales particulares, como sensaciones físicas, emociones, pensamientos, recuerdos … Esta falta de disponibilidad se traduce en la implementación de comportamientos específicos para modificar el impacto de estos eventos y los contextos que los causan.

Este tipo de actitud, además de ser muy agotador, es un problema y a menudo empeora la situación, como en el caso de la evitación agorafóbica.

Otro aspecto importante es la relevancia que le damos a los valores personales. Las energías y el tiempo previamente utilizados para tratar de luchar contra las experiencias internas de uno deben invertirse en acciones concretas, en un compromiso activo, guiado por los propios valores, para mejorar la vida. El problema no es la emoción o el pensamiento,el problema son todas las acciones que la persona pone en marcha para desahcerse de estas emosciones y pensamientos.

Por lo tanto, ayudamos a las personas a aclararse a sí mismas lo que es realmente importante para ellas, lo que las personas quieren ser, lo que realmente significa y valora, y lo que les gustaría lograr en la vida.

Intentamos ayudar a establecer metas y a actuar con perseverancia y compromiso para alcanzarlas y así obtener una vida más rica, más plena y más significativa.

¿ES EFECTIVA LA TERAPIA?

Esta terapia se ha utilizado con individuos, parejas y grupos, como terapia a corto y largo plazo y para una amplia gama de problemas psicológicos. Se ha demostrado la eficacia para los siguientes problemas: depresión, trastorno obsesivo compulsivo, estrés relacionado con el trabajo, dolor crónico, estrés por cáncer terminal, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, anorexia, abuso de sustancias y esquizofrenia.

Carlos Casaleiz – Doctoralia.es
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
HOLA!!!